Relato Político

¡Todo el mundo con las manos en la cartera, que ahí viene Cristina!

Por Félix Antonio Rojas.

En Argentina desde hace años no bailan ni se canta tango desde que la contrainteligencia cubana opera libremente por la Pampa y el Cono bonaerense; igualmente por la penetración de los servicios secretos iraníes y chinos se escucha y se baila reggaetón, y toda esa mierda tercermundista de villas miserias provocadas por las políticas socialistas de izquierda al más estilo populista de La Habana y Caracas.

La polenta comunista, impuesta para eliminar a la burguesa parrillada capitalista… pero ni siquiera son originales en la trama y el guión de la tragicomedia Kirchnerista; era más creíble que el Gauchito Gil se le apareciera a la Cristina en Recoleta que creerse el cliché refrito y repetitivo del neonazi, tatuado, violento, con antecedentes penales que intenta asesinar a la madre de la patria y la luz de los Andes… pero, milagro divino, la pistola de juguete se encasquilló después de que el malvado neonazi burlara todos los controles de seguridad de la Santa Cristina.

Operación de falsa bandera pura y dura de toda la vida, montada en el contexto oportuno, aprovechando la coyuntura de una brutal crisis en toda Argentina, política, económica y social, y así cambiar de un plumazo la opinión publica y los sentimientos de la sociedad, tergiversar la realidad de la condena por corrupción de 12 años a la vicepresidenta (se han robado 11 puntos del pib) y convertirla, en dos segundos, en la víctima del odio de un fascista lleno de fobias.

Que le pregunten a Ximena la vecina de Cristina, del operativo que había montado 5 horas antes de la función teatral en Uruguay y Juncal.

Dale, boludo.

Félix Antonio Rojas es friki freelancer.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*