El fraude electoral en las elecciones de Estados Unidos. Falso que Hillary Clinton ganó voto popular

Armando Valladares

Por Armando Valladares.

El fraude que llevó a John F. Kennedy a la presidencia de EE. UU. es quizás el más grande de toda la historia de los fraudes cometidos por los demócratas. El alcalde de Chicago, Richard J. Daley, manipuló los resultados otorgando la victoria a Kennedy por 8,858 votos.

Un recuento histórico de aquel mega fraude está magistralmente expuesto por el escritor español, Cesar Vidal, historiador y politólogo en un artículo titulado “Kennedy cincuenta años después”.

El Partido demócrata ha sido el líder de los fraudes electorales, de hecho, es el único partido que tuvo una organización llamada ACORN que durante más de 40 años se dedicó, como su función más importante y PRINCIPAL la de registrar, como demócratas, en las listas de votantes a personas que no eran ciudadanos norteamericanos, a indocumentados y residentes sin derecho al voto.

Esta organización, fundada por socialistas, llegó a tener medio millón de activistas en más de cien ciudades importantes de todo el país, inscribió FRAUDULENTAMENTE, unos DIEZ MILLONES de personas para el PARTIDO DEMOCRATA; su presidente Bertha Lewis declaró en más de una ocasión que: “Estados Unidos debía ser una república socialista”. Las actividades ilegales de esta organización se descubrieron cuando una pareja de jóvenes, Hannah Giles y James O’Keefe, haciéndose pasar, ella por prostituta y él por proxeneta, con cámaras ocultas estuvieron filmando y grabando todas las actividades ilegales de este grupo, al que el expresidente Obama le regaló 860 mil dólares. Cuando se publicaron los videos, la opinión pública se escandalizó y el FBI se presentó en decenas de oficinas de ACORN en todo el país, se llevaron las computadoras y cientos de cajas de documentos… Y, cerraron esta organización. Tan graves y contundentes fueron las pruebas de las actividades criminales de este frente demócrata que ni Obama, ni ninguno de los líderes del Partido pudieron intervenir para salvar a ACORN.

Cuando se habla de fraude electoral en Estados Unidos los primeros que lo niegan son los demócratas, por aquello de que no debe hablarse de “soga en la casa del ahorcado”, y después, gente desinformada, tontos útiles, entre ellos congresistas y senadores del Partido Republicano.

Hay TRES sacramentos para el Partido Demócrata:

  • El ABORTO, asesinando bebes hasta los nueve meses de embarazo
  • Eliminar la Enmienda 2 para desarmar al pueblo
  • El fraude electoral

Existe una organización llamada Judicial Watch que entre muchas otras actividades tiene un programa ‘ELECTION INTEGRITY PROJECT’, para demostrar cómo en los registros hay millones de votantes inexistentes, muertos, convictos, personas que no saben que los demócratas votan por ellos en el estado de donde se mudaron hace 40 años… Además de personas “fantasmas”, con direcciones falsas. Limpiar esos registros ILEGALES es uno de los objetivos de esta organización.

En nombre del National Voter Rregistration ACT (NVRA) que obliga a los Estados a actualizar los registros de votantes, Judicial Watch logró llevar a las Cortes a estados que se negaban a limpiar sus registros de votantes.

Los primeros intentos de Judicial Watch en esa ardua tarea, tuvieron como respuesta las burlas y negativas de las autoridades demócratas que echaron rodilla en tierra para seguir manteniendo el fraude. Todos esos dirigentes del condado de Los Ángeles y de otros estados eran parte y cómplices del fraude. Por ejemplo: Alex Padilla, secretario del Estado de California y Dean C. Logan responsable de los registros de votantes del condado de Los Ángeles, repetidamente ignoraban y no respondían a las peticiones de JUDICIAL WATCH y JW los demandó en la Corte.

El 3 de enero de 2019 Judicial Watch anunciaba la victoria legal contra el estado de California y el condado de Los Angeles y la firma de un acuerdo (settlement agreement) por mandato de la Corte Suprema, mediante el cual obligaba al condado de Los Ángeles a borrar de sus listas 1,5 millones (un millón quinientos mil) de votantes “inactivos” (Canada Free Press, 3 de enero, 2019) (The Washington Times, 7 de enero, 2019).

Los 58 condados que tiene California, TODOS, tienen registrados más votantes que ciudadanos legales inscritos para votar.

Según informa “US ELECTION ASSISTANCE COMMISION

el condado de Los Ángeles tiene más votantes registrados que los ciudadanos en edad para votar.

El mandato de la corte obligó al Secretario de Estado Alex Padilla, el mismo que se burlaba de Judicial Watch, a notificar a los 58 condados de California que por decisión de la Corte están obligados a remover de las listas los votantes inactivos (fraudulentos.)

Cuando el 15 de junio de 2017 JUDICIAL WATCH solicitó al condado de Los Ángeles una relación de los votantes registrados activos e inactivos (fraudulentos) la respuesta fue que esa información no estaba disponible.

En la página 13 del Settlement agreement, en las líneas números 24 y 25 dice: “hay 5,238 465 (cinco millones doscientos treinta y ocho mil cuatrocientas sesenta y cinco) registraciones activas y 3,475,328 (tres millones cuatrocientos setenta y cinco mil trescientos veintiocho) inactivos (votantes fraudulentos). estos “inactivos” son más o menos el doble del 1,515,330 que había declarado el condado de Los Ángeles al US ELECTION ASSISTANCE COMMISION (EAC).

EL condado de Los Ángeles estaba obligado a remover de las listas de votantes ‘’ TODOS’’ los inscritos ilegalmente.

En la página 15 del ‘Settlement agreement” en las líneas 9, 10 y 11, en el párrafo 51 dice: California reported to the EAC that Los Angeles County removed ZERO registration between November 2014 and NOVEMBER 2016 (TEXTUAL) es decir en esos años nadie murió ni se mudó de Los Ángeles, que tiene más de diez millones de habitantes.

Esos tres millones cuatrocientos setenta y cinco mil trescientos veintiocho votos ilegales, o parte de ellos, fueron acreditados a Hillary Clinton y con estos y los votos fraudulentos de otros estados ganó el voto popular; claro, sólo con los de Los Ángeles alcanzaba.

En el párrafo 79 del “Settlement agreement” líneas 11, 12 y 13 el secretario de ESTADO Alex Padilla y Dean C. Logan en respuesta a una carta de JUDICIAL WATCH (Second Notice Letter) pidiendo una relación de los más de tres millones de votantes inactivos (así se refieren a los registrados ilegalmente) estos dos altos funcionarios demócratas respondieron que that inactive registration were irrelevant to list maintenance (textual en inglés)

decir que esos más de 3 millones de votos ilegales eran irrelevantes como para ponerlos en una lista, es una declaración cínica y de absoluto desprecio por la ley.

Por más de 40 años esos tahúres de las elecciones en este país estuvieron endosando esos votos fraudulentos, por supuesto, a los candidatos demócratas, a Al Gore, al expresidente Obama y a Hillary Clinton. Ni ella ni Al Gore ganaron el voto popular, tampoco el expresidente Obama que en la elección del 2008 tuvo 9,540 193 del voto popular y en 2012, 4,982 291 mucho menos de los más de diez millones, como mínimo, que recibió de las reservas de votos ilegales del partido demócrata.

Gracias a la agresividad de Judicial Watch en sus investigaciones, demandas y otras acciones legales en más de una docena de estados, se ha logrado limpiar los “dirty voter Rolls “no totalmente, pero en gran medida. Todavía quedan muchos millones de votantes ilegales en esas listas.

En el 2018 un juez Federal por las acciones legales de JW obligó al estado de Kentucky a limpiar los registros de votantes. En el actual 2020, Judicial Watch, como resultado de demandas en cuatro estados: Colorado, North Carolina, Pennsylvania y Virginia, luego de una investigación de JW en 19 condados de esos estados, descubrieron unos 2,500.000 (dos millones quinientos mil votantes ilegales. (The Washington Times, 6 de enero, 2010) y hay mucho más todavía.

Carolina del Norte admitió tener 1.000.000 (un millón) de votos “inactivos” (fraudulentos). Otra de las luchas de los demócratas es eliminar las identificaciones a la hora de votar. La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito adoptó el argumento de JW en favor de hacer obligatorio la foto en la tarjeta de votar en Alabama. Los demócratas acusaron de racista a JW y definieron la decisión de los jueces como “una medida odiosa y discriminatoria contra los afroamericanos” tratando, hipócritamente, de utilizar el racismo para lograr una de sus grandes y tramposas metas: votar con una identificación sin foto y en algunos estados votar solo con la licencia de conducir y sin tener que enrolarse en las listas de votantes antes de las elecciones. En este país, para cambiar un cheque, para subir a un avión, hay que tener una tarjeta de identidad con foto. ¿Por qué los demócratas quieren eliminar la foto de la tarjeta de votante? para cometer fraude. ¿Por qué quieren votar con la licencia? para que miles de no ciudadanos y de ilegales que tienen licencia voten por ellos.

La desesperación de los demócratas ante la posibilidad de volver a perder las elecciones y que gane el presidente Trump la reelección, los ha llevado a tomar acciones desesperadas… El Gobernador de California, Newsom, por un mandato ordenaba ilegalmente, que se le enviaran boletas para votar por correo a TODOS los votantes registrados, sin que estos las solicitaran. JUDICIAL WATCH en las cortes logró bloquear el mandato del gobernador y abortar otro fraude más. Si los demócratas lograran que todos voten por correo con el pretexto del coronavirus, el fraude de ellos dejaría insignificante al que llevó a Kennedy a la Casa Blanca.

Los líderes del Partido Demócrata siempre han estado en contra de que los militares destacados en el extranjero tengan derecho a votar, porque saben que la inmensa mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas votan por los republicanos. El activista más obsesionado con que los militares no voten desde el exterior es el actual presidente del Partido Nacional Demócrata, el marxista Tom Pérez. Cuando el Estado de la Florida en 2012 solicitó una limpieza de los registros de votación, porque habían descubierto 182.000 (ciento ochenta y dos mil votantes que no eran ciudadanos) Tom Pérez, que estaba entonces de segundo en el departamento de Justicia, con varias organizaciones demócratas de extrema izquierda, demandaron al Estado de la Florida para prohibirle desechar esos 182 mil votantes. Y en una decisión sorpresiva, la corte de apelaciones del distrito 11 falló 2 a 1 a favor de los demócratas. Siempre ha sido un misterio por qué el Gobernador Scott no apeló esa decisión, quizás estaba pensando en su próxima aspiración a senador. Esos 182 mil, no ciudadanos han votado todos estos años por los demócratas, votaron por Obama, por Gore por Hillary Clinton y votaran este año por Biden. ¿Cuántos norteamericanos saben de esto?

El fraude de los demócratas en la Florida históricamente ha sido escandaloso.

Antes de las elecciones del 2000 el Secretario de Estado había expurgado decenas de miles de ciudadanos identificados como criminales de la lista de votantes de la Florida, con los afroamericanos identificados en las listas de algunos condados en HASTA CINCO VECES su parte de la población. Los demócratas se indignaron por haber borrado a esos criminales de las listas y afirmaron que ‘’muchos de ellos no eran delincuentes’’, estaban furiosos porque   perdieron decenas de miles de votos demócratas.

Durante el recuento de votos en la elección Bush-Gore (“2000 UNITED STATES PRESIDENTIAL ELECTION RECOUNT IN FLORIDA”) se encontraron diversas irregularidades, por ejemplo: en una investigación sistemática por parte de la COMISION DE ESTADOS UNIDOS sobre DERECHOS CIVILES concluyó que, “aunque los afroamericanos constituían el 11% de la población votante en la Florida, echaron en las urnas el 54% de los votos”. Entre mayo de 1999 y el día de las elecciones del 2000, dos secretarias de Estado de la Florida, Sandra Mortham y Katherine Harris, contrataron una empresa “DBT Online” a un costo de $4.294 millones para una investigación de los registros de votantes y descubrieron en una lista de mayo de 2000 más de 57.000 votantes  identificados como criminales, y ordenaron a todos los condados sacar a estos delincuentes de las listas de votantes. Los demócratas se opusieron y sus argumentos fueron surrealistas, tales como que esos votantes (demócratas) ‘tenían nombres similares a los criminales reales’, etc. Otra de las metas de los demócratas es permitir que los criminales voten, porque saben que la mayoría votará por ellos.

Ahora mismo el millonario Mike Bloomberg donó millones de dólares para pagar las multas y deudas legales a 31 mil exconvictos para que puedan votar por Biden en las próximas elecciones. Comprar votos es un crimen Federal. Ahora Bloomberg está bajo investigación del FBI. La desesperación por ganar las elecciones de los demócratas no tiene precedentes.

Recientemente Judicial Watch ha iniciado acciones legales con los oficiales de las elecciones en la Florida para remover de las listas los nombres de 50,000 (cincuenta mil) fallecidos.

Pero la reina del fraude electoral en el estado de la Florida, fue la jefa de las elecciones en el condado de Broward, Brenda Snipes, demócrata. Durante los 15 años que estuvo en el cargo, se caracterizó por demorar y manipular el resultado de las elecciones. La Ley de la Florida dice que 30 minutos después del cierre de las urnas hay que dar los resultados. Snipes se burlaba de la ley. Una de sus hazañas fue destruir las boletas de la elección presidencial del 2016, sin esperar los veintidós meses requeridos por la Ley Federal. (Sun Sentinel 9 de noviembre, 2018) (The Guardian, 15 de noviembre, 2018).

En el 2012 se encontraron 1000 (mil) boletas sin contar después de las elecciones y accidentalmente, eran republicanas. Otras 2.040 boletas desaparecieron y ella dijo que “estaban en algún lugar de su oficina’’. En el 2004 se perdieron 58.000 (cincuenta y ocho mil boletas) (Sun Sentinel 19 de noviembre, 2018) ¿y qué pasó? NADA.

En el 2017, en medio de un litigio, la Corte ordenó a Snipes que permitiera examinar las boletas. El 1ro de septiembre de 2017 Snipes ordenó la destrucción de 688 cajas que contenían las boletas. El juez dictaminó que Snipes había destruido ilegalmente las boletas (2000 UNITED STATES PRESIDENTIAL ELECCION RECOUNT IN FLORIDA). ¿Y qué pasó? NADA, porque la fiscalía de Broward es una de las más corruptas que existe.

La carrera de esta jefa de elecciones terminó cuando el entonces Gobernador de la Florida Rick Scott aspiró al senado y el también republicano Ron DeSantis se postuló contra el demócrata Andrew Guillum para la gobernación del estado.

Las elecciones fueron el 6 de noviembre de 2018. Seis días después todavía no se había informado del número total de votos. Para el viernes siguiente todavía no había ningún ganador declarado en la carrera por el Senado de Estados Unidos y los votos aún se estaban “contando”. A medida que se contaban más votos, parecían favorecer al candidato demócrata. No aparecían los votos republicanos. Entonces Scott presentó una demanda alegando que el condado de Broward estaba violando la Ley y en un discurso acuso a Snipes de estar cometiendo un “fraude desenfrenado” (textual). El juez falló a favor de Scott y ordenó a Snipes que divulgara el número de votos emitidos en las elecciones, desglosados por votos ausentes, anticipados y en el día de las elecciones, así como el número de votos que aun debían de contarse antes de la 7:00 pm. Snipes como hacia siempre ignoró la orden del Juez…Y no pasó nada.

El 18 de noviembre de 2018, casi dos semanas después del día de las elecciones, Scott fue declarado ganador. El 30 de noviembre de 2018, Rick Scott destituyó a Snipes de su cargo.

Los demócratas quieren abolir la tarjeta de votante para votar. Quieren abolir los requerimientos de residencia para poder votar donde quieran las veces que quieran. Quieren votar con la licencia de conducir porque muchos estados no requieren la ciudadanía para concederla. Quieren que el voto sea por correo para todos.

Y su gran sueño: eliminar el Colegio Electoral.

Los que con más fervor niegan la existencia de fraude electoral en Estados Unidos son los demócratas. Los que más resistencia han hecho para que no se limpien las listas de votantes fraudulentos, son los demócratas. Cuando Judicial Watch solicitó las listas de votantes en el condado de Montgomery, los oficiales demócratas enloquecieron de ira y en respuesta acusaron a JW de ser un agente de Rusia (The Verdict, julio 2020 pg. 8) Hay organizaciones que ante el cúmulo de evidencias han admitido que existen millones de votantes ilegales en esas listas, pero niegan que exista el fraude electoral. Entonces ¿para que quieren los demócratas esas listas que han defendido con uñas y dientes para que no las eliminen? ¿Por qué se resisten a que se limpien esas listas? Entonces ¿para qué ACORN inscribió como demócratas unos diez millones que no eran ciudadanos norteamericanos?

Pew Research Center durante la administración de Obama informó que había 24 millones de votantes ‘’inactivos”, uno por cada ocho votantes legales.

Mas de 1,8 millón de muertos como votantes activos y 2.75 millones de personas registradas en más de un estado. (The Hill, 8 de julio, 2020)

George Phillips, experto en fraudes electorales declaró que “el número de no ciudadanos que votaron (2016) supera los 3 millones”.

Richard Hase, profesor de derecho autor de un blog sobre elecciones dice que “eso de que hay personas que votaron más de una vez, no es verdad” (programa “NEW HOUR” de PBS).

En el 2016 una investigación de Brian Mass para la TV KCN de Denver, reveló como de manera reiterada habían votado en Colorado personas que estaban muertas, Ej: Sara Sosa, fallecida 2009, votó en el 2010, 2012. Su esposo, Miguel murió en el 2008 y votó en el 2010 y el 2012.

El Presidente Trump dijo que ganó el voto popular si restaban los millones de personas que votaron ilegalmente y TENÍA RAZÓN. El representante Steve King y el Senador Ted Cruz, republicanos, apoyaron al Presidente.

Sin embargo, el entonces líder de la mayoría en el Congreso, Paul Ryan dijo que no había evidencia de fraude.

En mayo de 2016 la prensa local en Los Ángeles reportó que 265 muertos habían votado en una elección local, 215 de ellos en el condado de Los Ángeles, 32 de estos muertos votaron OCHO VECES cada uno. Esto fue el resultado de una investigación del periodista David Goldstein de CBS2 investigation uncover votes BEING CAST from Grave year after year, CBS Los Ángeles, 23 de mayo, 2016.

Ya comenzó el fraude de los demócratas en estas elecciones; en el condado de Luzerne, Pennsylvania el FBI y el Departamento de Justicia investigan el hallazgo de boletas de militares que votaron por Trump tiradas en un basurero. (John Binder (periodista Breitbart 25 de septiembre, 2020)

Greenville, Wisconsin.

La oficina del Sheriff informó que encontraron tres paquetes de boletas cerca del Aeropuerto Internacional Appleton. (Washington Examiner 25 de septiembre, 2020) en Virginia se han detectado, hasta el momento, casi dos mil votantes que recibieron boletas dobles, en el condado de Fairfax 1000, otras 300 en Richmond y 100 en el condado Henrico. La duplicación de los votos es una forma DE FRAUDE. El jefe del Partido Republicano de Virginia, Richard Anderson declaró: ”sabíamos que los demócratas harían trampas, pero nadie imaginó que los votantes recibirían boletas dobles” (NBC 4 y Washington Examiner 25 de septiembre, 2020)

Los datos de las elecciones federales revelan que alrededor de 28.4 millones de boletas por correo han desaparecido en cada uno de los últimos ciclos electorales (John Binder Breitbart News 25 de septiembre, 2020)

En las primarias de junio pasado en Nevada, Las Vegas, 223,000 boletas por correo se consideraron “imposibles de entregar” en la elección, alrededor del 17% del número total de boletas enviadas por correo a los votantes SIN SOLICITARLAS (John Binder, Breitbart News 25 de septiembre, 2020) y esto es la punta del iceberg.

Las informaciones para este artículo no son extraídas de Facebook, ni de ningún otro medio carente de seriedad. Son documentos oficiales, legales, tomados de decisiones de las cortes, de prensa (no las de fake news) de organizaciones prestigiosas. Negar que millones de muertos votan, que hay decenas de miles de no ciudadanos en las listas de votación, que hay millones que votan en más de un estado, negar el fraude masivo y que esos 24 millones de votantes fraudulentos no existen, es cerrar los ojos para reafirmar aquello de que “NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER”

————————————————————————

Armando Valladares, Preso Político cubano. Escritor, embajador de Estados Unidos. Director del Instituto Interamericano por la Democracia.

 

10 Comments

  1. Sussan González

    Me ha gustado mucho. Hoy tenemos mucha desinformación. Artículos como este valen oro. Gracias

  2. Mayra Elias

    Gracias Sr Armando puntual su comentario para esta epoca Dios lo Bendiga. Mi familia y yo le agradecemos la libertad en nombre de Isabel Elias.

  3. Maria Elena Enriquez

    Excelente ! Todos mis respetos y admiración a usted Sr. Armando valladares, por se un hombre valiente y un gran escritor. Nunca me olvido de su libro Contra toda Esperanza, que un amigo de mi esposo lo entro en Cuba en los finales de los años 70s y se lo presto por dis dias y mi esposo se lo leyo en una noche y yo al otro día, escondidos en nuestro cuarto, ese libro suyo marco mi vida. Gracias, gracias, salud y bendiciones!

  4. Excelente Gracias por la información.

  5. Tenemos que compartir esta información

  6. Monica

    Que asqueros es la política y pensar q un país depende de eso para ser gobernados. Tengo tanto q decir q no se por donde empezar, pero me pregunto si se han conseguido pruebas de corrupción y fraude por ejemplo a esta B. Snipe and Tom Perez porq no han sido juzgados y encarcelados? Parece q a los políticos no se les puede tocar, solo se les despide con salario seguro millonario. Como es posible q bankers or human traffic offender are punished, ex J Epstein, judged and no a los politicos. El día q in gran pez político sea encarcelado de por vida este país cambiará para bien. No queremos se vuelva otro país latino donde la corrupción es el pan de cada día y donde no se puede progresar como uno lo hace en este país, así sea limpiando casas.

    • Sonia Rodriguez

      Excelente y se hace necesariamente urgente compartir, el velo o el telón de lis demócratas se está cayendo, esta noticia y otra que leí acerca de las senadores procesados por pedofilia me ha dejado con nauseas, por eso el presidente Trump recalcó que el no es UN POLÍTICO, es un hombre estadounidense, porque el estaba convencido y sabía que era lo que hacían estos políticos y como nos engañan.

  7. Omar Chaparto

    De la mayor importancia este informe tan completo y detallado sobre el asunto más importante hoy día para los Estados Unidos y para el mundo. Es conocido en muchos países la tendencia y habilidad de la izquierda para manipular elecciones. Ojalá los mismos votantes demócratas dejen el fanatismo y la ceguera a un lado y obren en favor de la transparencia democrática.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*