The Financial Time dice que olvidemos el fin del Covid y anula esperanzas en vacunación contra Virus Chino.

Por Consejo Editorial de ZoePost.

 

Lo que llamamos Gran Prensa pasó de ser medios informativos a convertirse en estructuradores del escenario político y social a nivel global que no sólo designa presidentes antes de ser confirmados, sino que también definen el camino que la humanidad debe seguir en lo que llamamos Nuevo Orden Mundial.

El Financial Time (FT) ha sido ahora el encargado de crear el nuevo escenario que debemos vivir cuando creíamos que la vacuna contra el Covid-19 vendría a salvarnos de ese virus fabricado en China para devolvernos el mundo tal y como lo conocíamos tan sólo hace un año atrás.

En un artículo realmente desesperanzador, el FT traza la línea hacia donde la aldea global nos obliga a dirigirnos y dice textualmente « A pesar de la cosecha de vacunas, la industria de la salud espera que el combate  del coronavirus dure varios años». Es decir, quizás por un lustro o una década, seguiremos encerrados, quebrando economías mundiales y locales y aumentando la tasa de suicidios debido a que salir afuera ya no es una opción ni médica ni mucho menos política.

Cuando todos pensamos que este asunto del Covid-19 sería superado debido a que la virología médica indica que la combinación de inmunización de rebaño y el reforzamiento de la misma a través de vacunas (efectivas o placebos), la nueva –¿Orientación política?- apunta a que olvidemos ese escenario de esperanza.

Según el FT, en el mundo real, los políticos aseguran que las vacunas anuncian el comienzo del fin de la pandemia y que todos estamos esperando volver a ver a familiares y planificar nuestro tiempo libre allá afuera.  Incluso, dice el FT, las reservas de vacaciones de verano en Europa han aumentado.  Sin embargo, la publicación advierte: la realidad es que la industria de la salud se prepara para una guerra duradera contra el Covid.

Stephen Tang, (interesante apellido) director ejecutivo de OraSure Technologies, una empresa de diagnóstico,  afirma que la necesidad de tener pruebas disponibles para continuar detectando Covid-19 durará mucho más allá del 2022 en las economías de países del primer mundo pero -y he aquí lo interesante-,  para los países de ingresos bajos y medianos, quizás hasta bien entrado el 2027 o 2030, desafortunadamente. En otras palabras, el terror a lo que es un tipo de gripe agresiva para personas con condiciones de salud debilitadas o preexistentes, será por más de una década la justificación perfecta de hacer con poblaciones enteras lo que los políticos y burócratas de la Organización Mundial de la Salud deseen, a solicitud de esos poderes financieros o finanFieros que sabemos dirigen instituciones mundiales, medios de prensa y partidos políticos.

El FT cita a varios empresarios de las transnacionales farmacéuticas como Pfizer, BioNTech y otras que, aunque ya ganan millones con las vacunas contra el Covid sacadas con premura y sin seguir protocolos de ensayo que por lo general duran 10 años, ahora dejan claro que la capacidad de mutación de la cepa hará que siempre estemos un paso detrás del virus y se necesiten nuevas vacunas. Nada nuevo en la historia de los virus, pero ahora, de la noche a la mañana es como su se hubiese descubierto el agua caliente.

Angela Hwang (otro apellido interesante), ejecutiva de Pfizer, al menos tuvo un arranque de honestidad cuando dijo al FT y citamos «Desde donde estamos aquí en Pfizer, vemos esto como un negocio duradero”.

Más allá de especulaciones y teorías de la conspiración, el Covid-19 ha sido un ensayo sociológico basado en la enfermedad y su capacidad de infectación. Epidemias más terribles y letales ha sufrido la humanidad, incluso en épocas reciente (la tasa de letalidad del Covid es relativamente baja en relación con otros virus como el Ebola o variantes del Flu). Ha servido para encerrar a una población que en su mayoría está harta de la incapacidad de los políticos para hacer un mundo más sostenible y próspero. Igualmente ha sido el Caballo de Troya para ganar presidencias tras la violación de la propia Constitución de las Naciones (la más reciente, el artículo III de la que rige Estados Unidos).

La peor parte la han llevado los pequeños y medianos empresarios que han perdido absolutamente todo mientras grandes Transnacionales y Monopolios como Amazon, Walmart, Silicón Valley, Farmacéuticas y políticos han visto aumentar sus fortunas de manera exponencial. ZoePost ya ha escrito sobre cuánto han ganado esas empresas en plena «Plandemia».

Hay un dato curioso en este guión. Con la confirmación de Biden como presidente de EEUU comenzaron a circular datos de que en unos 40 estados de la Unión la curva del Covid-19 estaba descendiendo y era muy posible que en unos dos meses volveríamos a la normalidad.

Biden se convirtió en el nuevo Mesías de la esperanza Anti-virus pero, ¿cómo volver a la normalidad si con esta nueva pandemia el mundo puede ser manipulado al antojo de las grandes élites financieras y de países como China, única nación con un incremento sustancial de su Producto Interno Bruto en el 2020 y ahora la más favorecida por la nueva administración?

Claro que no se puede permitir el regreso a lo que conocimos como un mundo feliz de casi un año atrás donde tomarse un café en París, quizás frente al Sena, era el sueño de millones. El Financial Time ha sido ahora quien ha salido a decirnos que NO. Que no nos vistamos que a ese baile NO iremos. El Virus llegó para quedarse. Usted y yo nos fastidiaremos. En cambio, la élite y los políticos seguirán cobrando sus salarios y viajando en sus jets privados porque ya no importa si los atrapan en el acto. Usted estará encerrado en su casa creyendo todo lo que nos venden en el mundo virtual y viendo cómo pagamos las deudas a final de mes.

 

 

2 Comments

  1. Victor Fernandez

    ¡Excelente artículo!

  2. Felix j Nasser

    Coinsiderar tu opinion, contigo es absolutamente correcto. Espectacular explicacion, gracias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*