¿Qué es lo que le sabe Otaola a CiberCuba?

Por Zoé Valdés.

Intentaré ser breve. Hace algún tiempo la publicación digital CiberCuba rechazó fragmentos de un artículo mío algo crítico con Alexander Otaola. La justificación que dieron fue que ellos, los dueños, no deseaban tener problemas con el youtubero influencer porque era demasiado picapleitos y podía llevar la publicación a los tribunales. Aclaro que en mi artículo no había nada que no pudiera ser probado en las mismas palabras altisonantes de Otaola, conservo captura de pantalla de esas respuestas de la plataforma digital. Respondí que yo no escribía para dueños, y aunque seguí con varios artículos más, terminé por multiplicarme por cero y largarme.

CiberCuba acaba de publicar un post acerca de una reciente polémica entre Alexander Otaola y el otro youtubero Eliécer Ávila, líder de Somos +, quien anunció su despedida del liderazgo político, dado que según él convocó a elecciones dentro de su organización; en la publicación del diario digital CiberCuba toma partido a las claras por Otaola, sugiriendo que una expresión que a ellos les suena homofóbica en los labios de Ávila convierte a Otaola en una víctima.

Quiero aclarar aquí que, si a por esas vamos, Otaola es, tal como afirmaba yo en aquel artículo censurado por los dueños de CiberCuba, un racista, un misógino, un odiador en potencia; en resumen, lo último que necesita Cuba y el mundo. Frente a un Eliécer Ávila homofóbico y dictatorial tenemos a un Alexander Otaola no menos dictatorial, tiránico, manipulador, calumniador, difamador, misógino, racista, que no duda en burlarse del desahucio de una pobre mujer, negra, a la que le falta una pierna, y que para colmo no paró hasta colgarle en son de burla un blúmer con nalgas postizas en la puerta de lo que había sido el hogar de Lucy Sosa; puedo suponer que lo hizo además en recordatorio de cuando el mismo Otaola, el vulgar caco de Burlington sorprendido por las cámaras de seguridad, se fachó par de blúmeres con nalgas postizas en la popular tienda de saldos y baratijas.

Alexander Otaola, la víctima para CiberCuba, atacó brutalmente -y hasta se burló de ella- a la centenaria pintora cubana Carmen Herrera, la artista mejor y más vendida en estos momentos, quien el pasado 31 de mayo cumplió 106 años y todavía trabaja. Alexander Otaola mostró el cuadro que más caro se ha vendido en la historia de la pintura cubana, una obra óptica de Carmen Herrera, que es la pionera en ese movimiento pictórico. El ignorante de Otaola no sólo se mofó cruelmente de esta anciana, además manifestó en tono prepotente que él podía hacer un cuadro mejor que aquel que enseñó en pantalla, y que había alcanzado la cifra de venta en una prestigiosa galería londinense de $3 900 000.

Alexander Otaola, la víctima para CiberCuba, atacó a la opositora Ailer González Mena, redactora en jefe de ZoePost, cuando todavía se encontraba en Cuba, y después reiteró sus ataques cuando Ailer esperaba que su situación legal en USA se formalizara; no contento incluyó su nombre en la famosa Lista Roja que le entregó a Donald Trump a manera de chivatonería imperdonable, disfrazado del Ayatollah Jomeini. Trumpista de último momento, Otaola había hecho campaña por Hillary Clinton y hasta una carta ofensiva y amenazante envió abiertamente en la época al senador Marco Rubio tildándolo de todo.

Alexander Otaola invitó y atacó vilmente en su programa a una de las más grandes artistas negras de Cuba y el mundo: Argelia Fragoso. Cómo se puede ver este artículo de ZoePost.

Alexander Otaola, la víctima para CiberCuba, me ha atacado difamándome y calumniándome con mentiras, usando fotos que ha sacado de mi blog, y descontextualizándolas las ha presentado como orgías en las que según él yo participaba, describiéndome como amante de comandantes nicaragüenses, haciendo caso omiso de mi denuncia ante el mundo del secuestro al que fui sometida por el Comandante Tomas Borge con la complicidad del escritor Víctor Rodríguez Núñez y del régimen castrista que yo misma denuncié en mi blog. Recientemente he sido informada que desde el entorno de Alexander Otaola se emiten serias amenazas de tipo mafioso contra las personas que han contribuido en parte a que este periódico haya crecido de la manera que lo ha hecho en menos de un año.

Alexander Otaola pretendió denigrar mi obra como escritora mintiendo al mal informar que yo hacía años no publicaba un libro, obligando a otros youtuberos a repetir sus burradas de agentón del mal. No sólo desde el 2019 hasta la fecha, tal como se ha podido ver, he publicado 6 libros entre poemarios y novelas, además he recibido reconocimientos importantes y todavía quedan proyectos por ver la luz.

Quede claro que no estoy culpando a CiberCuba, pero sí estoy señalándoles y recordándoles amistosamente que si el uno es homofóbico y dictatorial, el otro es de lo peor que le ha podido suceder al exilio cubano en los últimos tiempos por su indecente forma de presentar la causa cubana como su rancho particular, el que precisamente ha adquirido ordeñando la teta del dolor del pueblo cubano, con sus pujonerías, payasadas, envidias, miserias, excrecencias verbales, mentiras y manipulaciones que sólo le brindan facilidades a la tiranía castrista para meter a todo el exilio en un mismo morral obsceno y miserable.

Primer vídeo en el que Otaola se burla de Lucy Sosa, mujer negra, impedida física, a partir del minuto 58:

Segundo vídeo en el que se burla de Lucy Sosa, mujer negra, impedida física, desahuciada de su hogar, a partir del minuto 3:

En cuanto a la polémica entre estos dos nefastos personajes, espero que ayude, en fin, contribuya, a que ambos desaparezcan del panorama político cubano cuanto antes, y vuelva a instalarse una cierta cordura y elocuencia como lo merece nuestro país.

Ojalá que CiberCuba equilibre su posición al respecto, porque ser racista, misógino, chanchullero, bretero, envidiosillo, mentiroso, enredador, nazi y chivato -recuerdo la Lista Roja que este odiador profesional le entregó al Presidente Donald Trump contra artistas y opositores, en lugar de entregar una Lista de esbirros castristas y negociantes a los que él mismo promueve en su programa, como Cubamax, y de presos políticos- no es menos que ser homofóbico y dictatorial. De lo contrario debiéramos preguntarnos qué es lo que le sabe semejante mojoncillo de gasolinera, últimamente tan visiblemente desmejorado, a CiberCuba.

Zoé Valdés es escritora y artista. Fundadora y Directora general de ZoePost y Libertad Prensa Foundation. Fundadora del Movimiento Republicano Libertario Martiano.

 

9 Comments

  1. Félix Antonio Rojas G

    La verdad se tenía que decir y se dijo.
    Brutal artículo, desenmascarado al impostor más grande que tiene el exilio…

    Zoé Valdés Grande de Cuba. P🇨🇺L.

  2. Pingback: ¿Qué es lo que le sabe Otaola a CiberCuba? – – Zoé Valdés

  3. Justo A Ruiz

    excelente

  4. Que lo compre quien no lo conoce, solo que aqui nadie se va sin pagar.

  5. Niurka Rodriguez

    Wow excelente artículo mejor dicho imposible

  6. Mercedes Jimenez-Hart

    ¡Bravo!

  7. Raul Izquierdo

    Ninguno de los dos sirve para nada y mucho menos para ser vendidos como patriotas, uno por falso, demagogo y ambicioso, mas muchas cosas + que es, el otro Otaola por bretero y alharaquero aspavientoso, vulgar y ota-ola de cosas. Uno no es + para nada y el otro no es menos y nada mas… Ser homosexual, en el mas intimo ejercicio de las libertades y derechos, como vivimos los hetero, porque sin ser homofobo no soy defensor de ciertas actitudes y reivindicaciones que considero exageradas, es algo bien diferente de tener una «actitud maricno ante la vida» Hay homosexuales que los tengo por amigos, que van por la vida con decoro y una actutid viril, siendo mas hombres que muchos que se dicen tales, pero la mariconeria para mi va mas alla de una denotacion verbal peyorativa, la palabra bien cabe para denostar peyorativamente a actitudes pendejas y mariconeriles por miserables y debiles de personas que no solo no saben encajar su homosexualidad abierta sino que han mantenido sobre ella una actitud resentida y acomplejada, que no supera al odio y la carencia de personalidad, vendiendonos una seguridad en si mismos falsa por postiza cuando finalmente van por la de vida de brete en brete, despellejando a todo aquel que no se suma a la carroza de su mariconeria enfermiza. Relativizar los conceptos o principios que son categoricos lleva al cancer de lo politicamente correcto por evitarse problemas y eso es muy grave en una sociedad, peor aun en una sociologia enferma, repleta de medrantes personajeros y privada de todo, como la de Cuba.

  8. Me uno a la opinion de Raul Izquierdo sencillamente no hay mas nada que agregar

  9. Rodolfo González

    en un intercambio de ese tipo entre estos dos personajes, lo más probable es que cada uno tenga razón cuando insulta al otro. Lo mejor es dejar que sigan

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*