Protección contra la demencia. ¿Qué hacer?

Perfil censurado. Obra de Noel Morera

Por Lucimey Lima Pérez.

Los trastornos cognitivos (cognitivo: relacionado al conocer, al pensamiento, a la expresión verbal, a la ejecución) por varias causas, que consideran alteraciones del pensamiento, incluyen las demencias de cuatro tipos: Alzheimer, vascular, fronto-temporal y de Lewis. Aunque podríamos conversar sobre muchos aspectos ligados a la epidemiología, la clínica, el progreso, el cuidado y el desenlace de las demencias, nos referiremos a algunos aspectos, muy limitados, muy discutidos, pero contributorios en la reducción del riesgo, estos son:

  1. Aspirina. El uso de aspirina a bajas dosis fue prescrita como anticoagulante para reducir el riesgo de accidentes cerebro-vasculares e infartos cardíacos. Sin embargo, recientemente, en base a la experiencia de años, no es para todos los sujetos. Por tanto, la consulta particular con el especialista es ineludible. En un estudio que tomó más de siete años e incluyó a más de 15,000 adultos, evaluaron la aspirina (100 mg/d versus placebo), los resultados no demostraron diferencias significativas, pero sí ausencia de efectos deletéreos (Armitage, RU, noviembre, 2021).
  2. Azúcar. Se ha publicado una larga lista de artículos, entre ellos varios aparecidos en Journals of Gerontology Series. Por razones muy claras, aunque menos claras en referencia a mujeres no caucásicas, los riesgos ante contaminantes ambientales y a exceso de carbohidratos (azúcares) elevan las deficiencias cognitivas. Tema específico y relevante. La ingestión de azúcares afecta las funciones cognitivas (Alzheimer Association International Conference, julio 2021). Los autores señalan que en el trastorno de Alzheimer disminuye la utilización de glucosa en el cerebro y, por tanto, la producción de insulina (Ford, Illinois, julio 2021). Luego existe una relación inversa entre el consumo de azúcar y la cognición global, la memoria y la velocidad de percepción.
  3. Café y té. El café es una fuente de antioxidantes y el té también, porque contiene cafeína (Zhang, RU, 2021). Los autores trabajaron con más de 365,000 participantes que consumían café en diferentes formas, e incluyeron el té negó y el té verde (2006-2010). De los participantes, 5,000 desarrollaron demencia, por lo que los investigadores declaran que 2-3 tazas de café o 3-5 de té previenen la demencia y los accidentes cardiovasculares (PLo SMed, 2021).

Evidencias ¨desnudas¨, aunque documentadas.

No sé si imaginarán la cantidad de preguntas que estos datos suscitan en mí y mucho peor, qué podría recomendar. No lo sé… en base a estas recientes evidencias que comunico. Me mantengo en estudio y observación y no abandono la observación diaria, que es testimonio fidedigno de la verdad anecdótica, basada en la evidencia.

Sin embargo, puedo aseverar que existen varios aspectos claramente consumados en cuanto a la ¨prevención¨ (si posible), pero muy especialmente a la disminución del progreso de las alteraciones cognitivas, e, incluso, al cuidado de nuestras funciones intelectuales y físicas. Me permito solo citar dos: i) ejercicio físico al menos 30 min 3 veces a la semana, no tiene que ser intenso, si puede ser más de lo expresado, sin exageraciones, mucho mejor; ii) ejercicio mental constante, no abandonar el cerebro en cuestiones menores, tales como olvidos persistentes, las llaves de casa o de carro, por ejemplo, desarrollar capacidades para ubicarlas mejor quizás es menor, más aún, ¡ejercitar su mente! Ejercicios mentales múltiples de acuerdo con las preferencias., esto es: rompecabezas, juego de palabras, lectura, análisis de películas o documentales, llevar cuentas, escribir, actividades manuales, y tanto más… Usted lo sabe… No sin dejar de considerar la buena dieta, el buen dormir, el disfrute, la interacción social, el autocontrol de los impulsos y las ansiedades… Es un trabajo diario y continuo, lo cual puede ser una agradable rutina.

Lucimey Lima Pérez es Psiquiatra, Psicoterapeuta, Máster y PhD en Neuroquímica. Investigador Emérito del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

Noel Morera un pintor cubano.

One Comment

  1. Pingback: Protección contra la demencia. ¿Qué hacer? – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*