¿Por qué tantos millones de electores para Donald Trump?

Por Alain Roumestand.

Como ocurre con muchos temas esenciales, la opinión pública francesa nunca tiene todos los elementos que le permitan tener una visión justa de las situaciones presentadas.

Como prueba, la sorpresa para los medios franceses, los observadores de todo tipo y, por tanto, los franceses mal informados, que le dieron a Joe Biden el ganador en un maremoto democrático en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Sin embargo, Donald Trump, considerado en gran parte el perdedor, se encuentra con un fuerte aumento en el número de sus votantes en comparación con 2016 y especialmente con un aumento muy fuerte en el voto de la minoría negra y la minoría hispana que se decía que estaba en contra. un presidente llamado ‘racialista’ en el mejor de los casos, racista en el peor.

Así que escuchemos a los votantes de Donald Trump para entender esta situación en un país amigo y aliado de Francia y, por tanto, sumamente interesante.

 

Política doméstica.

 

Los trumpistas insisten en la situación económica de Estados Unidos que, antes de la inmensa crisis global de la pandemia de Covid, nunca había sido tan dinámica en décadas. Están sorprendidos por las cifras de creación de empleo a pesar de la actual recesión mundial. Los salarios durante el mandato de Donald Trump han aumentado drásticamente, mientras que el país no experimentó inflación. La llegada al poder de Joe Biden les hace temer una recesión brutal con una orientación económica y financiera diferente.

Entre los trumpistas hay una gran cantidad de negros e hispanos, lo que no fue el caso en las elecciones anteriores. El aumento del nivel de vida y la mejora de la vida diaria, tanto en términos de trabajo como de vivienda, de muchos miembros de estas grandes minorías, han sido el proceso. Trumpistas de todos los orígenes recuerdan la crisis migratoria que Donald Trump logró para frenar la inmigración ilegal. Recuerdan las largas filas de migrantes de América Latina para acceder a la primera potencia continental. Su temor es que Joe Biden se regularice y otorgue la ciudadanía estadounidense a millones de inmigrantes ilegales. Y esa inmigración masiva se reanuda. El miedo de los trumpistas a Joe Biden a lo largo de la campaña se ha centrado en los aumentos de impuestos que se avecinan en caso de un cambio de presidente. Muchos estadounidenses han señalado el inevitable aumento de las regulaciones que restringen el empleo y la producción. Fueron alertados por las declaraciones demócratas que apuntan a abandonar la explotación de combustibles fósiles, que han hecho la riqueza y el desarrollo actual del país. El escepticismo de Donald Trump con respecto a la COP, el Acuerdo de París y los acuerdos climáticos internacionales se reconoce como una buena práctica en la defensa de los intereses estadounidenses.

En cuanto a la gran cuestión de la gestión sanitaria de la crisis de Covid, los partidarios de Trump han argumentado que Estados Unidos es una confederación que ve a los gobernadores de cada estado en control de la política sanitaria en casa, lo que exime a la presidente del estado federal de responsabilidades nacionales. Los trumpistas señalan que la crisis es grave en todos los estados predominantemente democráticos.

 

La política exterior.

 

Los trumpistas siempre han estado atentos a la repatriación de tropas, GI’s desplegados en teatros extranjeros y a la reducción de pérdidas humanas en la juventud comprometida en el ejército nacional.

Si la política exterior de la primera potencia mundial no fue mencionada en el segundo debate televisado entre los candidatos, los votantes de Donald Trump señalaron positivamente el fin del Estado Islámico, un estado territorial que fue completamente desmantelado a principios de 2019.

Las sanciones que se han tomado contra Irán se consideraron positivas frente al peligro que representa un peligroso Estado expansionista en su área de influencia, y directamente relacionadas con el terrorismo yihadista. Joe Biden quiere regresar como parte del acuerdo nuclear de Irán, un acuerdo que Donald Trump denunció.

La batalla arancelaria contra la segunda potencia mundial, China, fue vista como fundamental para garantizar la situación de las empresas estadounidenses y del comercio exterior, y por tanto del empleo. Se presenta a Joe Biden, con razón o sin ella, como un deseo de reconciliación con los mercados devoradores de China.

Los acuerdos celebrados entre Israel, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos se consideraron ejemplares dada la inutilidad de todos los intentos llevados a cabo en años anteriores. La llegada al poder de los demócratas hace temer a los trumpistas un regreso a la denigración de las políticas lideradas por Benyamin Netanyahu. Asimismo, el peligro de Corea del Norte, evitado por encuentros directos con Kim Jong Un, sorprendió favorablemente a un buen número de votantes que no esperaban que un presidente de Estados Unidos dialogara con el representante de la última gran dictadura comunista.

Posteriormente, las medidas tomadas contra el poder comunista de Cuba han satisfecho en gran medida a los hispanos visceralmente anticastristas durante décadas. Los votantes republicanos, en cambio, juzgan desfavorablemente la disminución anunciada por los demócratas en los créditos militares para la defensa del país.

Las críticas de los demócratas a la colusión de Putin entre Trump y Rusia no se sostienen ni por un momento cuando se discuten con sus oponentes republicanos. El fallido intento de juicio político en a lo Nixon, dirigido por Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes. se considera bajo y lúgubre.

 

El Partido Demócrata y la Izquierda Radical.

 

Más allá de estos análisis sobre la política interior y la política exterior a realizar, es especialmente el miedo a la pérdida de los valores que hicieron de la grandeza de EE.UU. lo que atormenta a los trumpistas. Para ellos, Joe Biden es un candidato anciano, agotado por casi 50 años de vida política.

Consideran que fue elegido por los demócratas como el contraste de una intelectualidad dominada por la izquierda radical que quiere cambiar la sociedad, apoyándose en minorías activas.

La plataforma electoral de Bernie Sanders, transmitida por la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris, no pasa. Los trumpistas de base temen a esta «élite» de las universidades, los medios y la cultura. Los movimientos violentos de la extrema izquierda, las «vidas negras importan», los atemorizan por las degradaciones, los saqueos, los abusos cometidos en las ciudades americanas. El apoyo a Joe Biden de artistas como Stevie Wonder, Rihanna, Brad Pitt, Jennifer Aniston, Madonna, George Clooney, se ve mal por venir de los súper privilegiados.     Entonces, a pesar de la opinión que tenemos sobre el presidente estadounidense y su política de 2016 a 2020, estos argumentos deben tenerse en cuenta para entender la apretada elección de 2020 (elección apretada que no es la primera en el historia reciente de los Estados Unidos). El trumpismo, nos guste o no, existe frente a un partido democrático cambiante.

Alain Roumestand es Editor, ex director de Liceo. Especialista en el estudio de los medios de comunicación e historiador. Autor de libros sobre la revolución francesa y la resistencia. Autor de «Fidel Castro Ruz», publicado por Edilivre.


One Comment

  1. Juan Fernandez

    Espero que la prensa se de cuenta que todavía este país está a la derecha y salgan de la burbuja. Aunque lo dudo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*