Cultura/Educación

Nuestro idioma de cada día: El “sueño americano” está dormido en “tiempo real”

Obra Ernesto Briel

Por Emilio Bernal Labrada.   

Academia Norteamericana de la Lengua Española.

LOS MEDIOS INFORMATIVOS nos hablan continuamente del “sueño americano”; suponemos, por consiguiente, que los habitantes están todos DORMIDOS, aunque no sabemos si en “TIEMPO REAL” (véase abajo).

Si se trata de un IDEAL, una ASPIRACIÓN o un ENSUEÑO de los inmigrantes, santo y bueno: llamémoslo así. Pero en todo caso no será el sueño “americano”, puesto que entonces representaría algo perteneciente a la América toda: la del Norte, la del Sur y la del Centro. Ahora, si intentan referirse únicamente a la septentrional, entonces dígase “estadunidense“ (puede hacerse elipsis de la letra O), o bien “noramericano” (como “norteamericano” es ya polisilábico, puede suprimirse la sílaba te de “norte”: fíjense en “norcoreano”, “norirlandés”, “nórdico”, etc.)

TIEMPO REAL.  La frase se ha puesto de moda en inglés, pese a ser totalmente disparatada. Si existe el “tiempo real”, ¿entonces habrá “tiempo IRREAL”? No. El transcurso del tiempo es siempre REAL e INALTERABLE. La única circunstancia en que se justifica la referencia a “tiempo real” es cuando se transmite algo directamente, en contraste con una grabación que se divulga posteriormente. Si hace falta recalcar la simultaneidad, dígase “en vivo”, “en directo”, “de inmediato”.

CUESTIONES ORDINALES. Si bien con frecuencia nos enorgullecemos de oír que “el español es el segundo idioma más hablado de EE.UU.”, tal frase es copia de un dislate anglo. Primero, no será sólo el más hablado, sino el más oído, escrito, etc. Segundo, si un idioma es el “más hablado”, tiene que ser el primero. Por consiguiente, es un contrasentido calificarlo de “elsegundo más hablado”. Digamos simplemente que el español es “EL SEGUNDO IDIOMA DEL PAÍS”. Lo mismo se aplica a otras frases ordinales cuya sintaxis imita al inglés, como “la tercera bebida más popular”, “el cuarto libro más leído”; prefiérase “la tercera bebida en popularidad”, “el cuarto libro entre los más leídos”.

LA PUBLICIDAD PECADORA.  Una famosa empresa chocolatera, más conocida por su par de iniciales (la M doble, para más señas) se promueve con una escena navideña y este lema: “Las fiestas son mejores con (sus chocolaticos)”.  Algo nos dice que la frase sale coja, falta del auténtico sabor hispano. ¿Qué les parecería así: “Disfrute MEJOR de las fiestas con…”

La publicidad de una marca de tabaco masticable sufre de una serie de dislates descomunales. Nos informa que tiene “sabor elaborado para durar”, frase que tiene un extraño gustito a traducción, poco convincente. Preferible sería “sabor de larga duración” o “…más duradero”. Luego nos sugiere que  visitemos su “sitio web” (aunque la voz figure en el Diccionario, cibersitio ositio redero son giros no “weberos” y preferibles al anglicismo). Acto seguido nos  advierten que es lugar “limitado a consumidores de tabaco elegibles de 21 años o mayores”.  Suena a jerga burocrática copiada del original (¿por qué van a ser “elegibles”?, ¿aspiran a un cargo público?). En sencillo castellano diríamos algo así:  “únicamente para consumidores de 21 años o más”. Y alguna vez hemos dicho que eso del “tabaco SIN HUMO” es otra gansada de la angliparla: ¡todo el tabaco es “sin humo” hasta que se enciende! ¿No será sencillamente “tabaco MASTICABLE”?

En el próximo artículo hablaremos de la anglómana jerga de los narradores deportivos. Hasta entonces, recomendamos DESPERTAR del “sueño americano” y tener presente que el tiempo es siempre REAL.

Emilio Bernal Labrada, de la Academia Norteamericana, es autor de: EL BUEN USO IMPIDE EL ABUSO / GOOD USAGE PREVENTS ABUSAGE, ASESINATOS IMPUNES Y CRÍMENES DE CASTRO EN LA VIDA PÚBLICA DE EE.UU.,LA PRENSA LIEBRE O LOS CRÍMENES DEL IDIOMAy otras obras.  Pedidos a [email protected] o a amazon.com“La fuerza sin razón es la sinrazón.”

Ernesto Briel (Guanabacoa, Cuba, 1943 – Nueva York, Estados Unidos – 1992)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*