Política

Miserables

José Antonio Ortega Lara, sepulcro donde estuvo enterrado 532 días por ETA, Jesús María Uribetxebarria Bolinaga, verdugo y torturador de ETA

Por Alejandro Campoy.

En el centro de la imagen hay un sepulcro. Es el sepulcro en el que un hombre estuvo enterrado vivo durante 532 días. Ese hombre se llama José Antonio Ortega Lara y es un hombre cualquiera, usted o yo, un simple funcionario, en definitiva, nadie. Es el hombre de la imagen de la izquierda. A la derecha, otro hombre cualquiera, otro nadie, Jesús María Uribetxebarria Bolinaga, pero en este caso convertido en un verdugo y torturador. También podría ser usted o puedo serlo yo

Todos los días se abre la puertecilla y entra un escueto desayuno con alguna revista. Luego las interminables horas de la mañana. José Antonio trata de hacer algo de ejercicio dentro de su sepulcro, pero la mayor parte del tiempo es la nada, la nada. La comida y otra vez la nada, el silencio, la falta de luz solar. La noche, la frugal cena, y más nada. Sólo veinticuatro horas. Un día. Otro día igual. A este le sigue otro, exactamente igual. A veces cruzan palabras víctima y verdugo, breves. Alguna noticia irrelevante del exterior. Pero la inmensidad del tiempo vacío la ocupa la nada, la oscuridad, el vacío. Los propios pensamientos se van convirtiendo en un ruido ensordecedor. Días, semanas, meses. Pasan las estaciones del año… invierno, primavera, verano, otoño… otra Navidad, pero también pasa, y no ocurre nada, y sigue la nada, sigue el silencio, sigue el espantoso estruendo dentro de la propia cabeza, aparece el deseo de morir… primavera, de nuevo el verano… julio, la libertad.

El hombre de la izquierda es una víctima del horror, del mismo nivel y calibre que cualquiera de los supervivientes del Holocausto o del Gulag. El hombre de la izquierda es inocente. El hombre de la derecha es culpable, es el verdugo, es el torturador, el nazismo, el totalitarismo y la dictadura.

El hombre de la izquierda es un partido político llamado Vox. Al hombre de la izquierda, José Antonio, Vox, la víctima, el inocente, se le acusa hoy de ser franquista, fascista, machista, racista, se le acusa de ser el partido del odio y el enfrentamiento, el partido de la violencia, el único partido antidemocrático e inconstitucional, el único partido con el que nadie puede hablar y con el que nadie debe sentarse ni gobernar.

El hombre de la derecha, el verdugo, Jesús María, es un partido político llamado Bildu. Bildu, el verdugo, el torturador, es ahora un demócrata, un hombre de paz, un socio de gobierno confiable, objeto de homenajes y películas premiadas en festivales de cine. Es democracia, libertad de expresión y libertad de opinión, es derecho de autodeterminación, es aquel con el que hay que hablar, sentarse y gobernar.

Este relato invertido, nauseabundo y enfermizo hasta el vómito, este espantajo, este “franquismo” fantasmal que no es más que un fantoche con el que poder atemorizar a los más ignorantes y débiles mentales es el que conviene a grupos cuyo único interés es el poder: el poder local, el poder regional o el poder central, pero sólo el poder. Y por conseguirlo y mantenerlo son capaces de bastardear y deformar la realidad y la verdad de las cosas hasta la nausea, hasta el punto de tomar a una sociedad entera y enterrarla viva dentro de un sepulcro, donde la van manteniendo alimentada hasta que se vuelve loca y pide la muerte.

Sucede hoy todavía en muchos sitios: Cuba, Venezuela, Corea del Norte, China, pueblos enteros enterrados vivos hasta la desesperación de tener que arrojarse a las olas buscando la libertad o la muerte. Cualquier intento de justificar este discurso falso, invertido y perverso hasta lo más hondo no es más que la prueba de una enfermedad incurable, y los que lo sostienen deben ser retirados de inmediato de la toma de decisiones que afecten a todos los ciudadanos. Son una infección mortal. Párense un momento y fijen sus ojos en la imagen de José Antonio, y pónganse ustedes mismos en ella. Es lo que se nos quiere condenar a ser. Disfrútenlo.

Alejandro Campoy es español. Profesor de Historia en la Enseñanza Secundaria.

2 Comments

  1. idd00jea

    Mucha verdad en este artículo. Pero ahora, con el imperio del gobierno actual social-comunista de Pedro Sánchez se pretende que los verdugos gocen de ventajas carcelarias.

  2. Mucha razon lleva pero por desgracia para muchos la ignorancia dilaga y ahi van como tontos a darles el voto,lomismo a ocurrido en USA desde los años 50 llevan ocupando las instituciones las escuelas y el adoctrinamiento ha sido constante y feroz hasta que lo han logrado no solo en España en muchos paises como italia, Francia si no eres de izquierda no vas y no pasas de ahi y actualmente en en USA estan igual aplicando los dogmas de Alinsky, queriendo aplicar la TCR pero es ya tanto que los ciudadanos ya se estan rebelando y abriendo los ojos , que Dios nos coja confesados. Magnifico articulo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*