Sociedad

Las fobias específicas: características y tratamiento

Imagen Mohammed Hassan. Pixabay

Por Lucimey Lima Pérez.

Muchas veces el uso del término fobia está mal usado y se interpreta como un temor a algo, sea animal, persona, objeto o situación, que no provoca todos los síntomas que comprenden los trastornos de fobias, pero que asustan. Las mismas se encuentran en las clasificaciones dentro del grupo de ansiedad, los cuales incluyen, además: la ansiedad por separación, la ansiedad generalizada, la ansiedad social, las crisis-trastornos de pánico y la agorafobia.

Las fobias específicas se caracterizan por un miedo persistente, intenso y muchas veces irracional. Como en todos los trastornos mentales, el curso temporal marca el diagnóstico, así que no se trata de un evento puntual, debe estar presente por al menos 6 meses.

Existen alrededor de 470 fobias específicas, unas más frecuentes que otras, pero todas documentadas con nombre propio de acuerdo con el desencadenante, y a veces sorprendentes.

Recientemente y luego de varias sesiones exploratorias en las que buscaba un origen que nunca he encontrado, llegué al diagnóstico de deipnofobia en un joven con una vida globalmente funcional y satisfactoria, pero incapaz de sentarse a la mesa a comer ni con su familia de origen ni con su familia política, solo con su esposa y en casa. Su perseverancia en la asistencia al acto terapéutico es estricta espontáneamente. Ha participado activamente y ha realizado todos los ejercicios y tareas que hemos conversado en las más de 20 sesiones que llevadas a cabo hasta el presente. Considero que la técnica de aproximación sucesiva ha sido la más exitosa y ya puede sentarse con todos a la hora del postre. Un aspecto para destacar y que ha contribuido a no ¨patologizar¨ ha sido la prudencia de todos los miembros de la familia, conscientes de lo que sucede, nunca es un tema de conversación y mucho menos de presión. Hace más de un año un médico general le indicó un ansiolítico, el cual toma cada vez menos, y solamente cuando se trata de celebraciones de grupos más amplios, menos familiares y en lugares públicos. Los sitios abiertos como parques y áreas para barbacoas le afectan mucho menos. Como es bien conocido las causas son generalmente impenetrables y no detectadas.

Deipno proviene del griego antiguo y significa comida servida. Fobia también es de origen griego, phóbos, o latín, timor, y equivale a miedo.

Podemos imaginarnos los múltiples síntomas de ansiedad que acompañan a las fobias, tales como palpitaciones, sudoración, temblor, molestias intestinales, hiperventilación. En las fobias específicas, el miedo y la ansiedad se solapan, son intensos y provocan reacciones evitativas muy fuertes. Pueden relacionarse con otros trastornos de ansiedad, además, de con depresión, adicción a sustancias, o traumas anteriores, entre otros.

Existen temores que son explicables y no desbordantes, hasta cierto punto comprendidos, afrontados, temporales y controlables. No hablamos, entonces, de fobias.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y con el Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Psiquiátrica Americana, las fobias son los trastornos de ansiedad, y en general mentales, más frecuentes que existen. Las fobias específicas, independientemente de su nombre propio, alcanzan una prevalencia de hasta el 9% en el mundo.

El tratamiento comprende varios afrontamientos psicoterapéuticos, incluso algunos existen programas de computación que alivian la exposición al factor desencadenante. También se utilizan antidepresivos, ansiolíticos y anticonvulsivantes. Consideramos que las sesiones de psicoterapia, que incluyen un aprendizaje paulatino y contundente son siempre útiles per se o como adyuvantes.

Dejo a su imaginación la cantidad de estímulos que desencadenan fobias específicas. No dudo que tendrá usted muchos ejemplos. Señalo dos comunes: arañas y tormentas…

Lucimey Lima Pérez es Psiquiatra, Psicoterapeuta, Máster y PhD en Neuroquímica. Investigador Emérito del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

One Comment

  1. Pingback: Las fobias específicas: características y tratamiento – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*