La lucha titánica de Andy Ngo por salvar la libertad de prensa

Por Gloria Chávez Vásquez.

 

“Los medios de comunicación han acostumbrado a ciertos sectores sociales a escuchar lo que halaga los oídos” Juan Pablo II (1920-2005)

 

Para los que todavía no creen que la libre expresión ha sido condenada a la hoguera por los inquisidores en los Estados Unidos, la serie de ataques al norteamericano Andy Ngo antes y después de la publicación de su libro Unmasked, es una prueba irrefutable. El periodista se vio obligado a abandonar el país debido a la persecución y amenazas constantes a su vida por parte de Antifa y otros matones de la izquierda.

El principal periódico de Portland, donde residía, The Oregonian, reporta que Ngo se estableció en Londres, en busca de seguridad personal. Un vocero de Portland Police Bureau informa que el periodista presentó 10 reportes policiales acerca de las amenazas y ataques físicos que le hicieron a él y a su familia desde junio del 2020.

Aun así, Andy Ngo no ha dejado de ser el valiente periodista investigativo que busca esclarecer la verdad de los hechos, a toda costa.  El miércoles pasado criticó duramente por Sky News Australia a los periodistas que se han dedicado a desinformar sobre las más recientes masacres en Atlanta y Boulder, Colorado.

Los voceros del periodismo radical culparon al racismo por las muertes, en un salón de masajes, de 8 jóvenes asiáticas en Atlanta, a pesar de que el mismo asesino confesara estar motivado por una adicción sexual. El criminal culpa a las masajistas, de su falta de control. Las mismas autoridades locales a cargo de la investigación dijeron que no había evidencia de racismo. Aun así, los mediocres reporteros promovieron la narrativa racista en la masacre que ocurrió 48 horas después en Boulder. Al comentar la captura del sospechoso, que muestra un video, los amarillistas rojos se apresuran a decir que es de la raza blanca cuando en realidad se trata de un musulmán sirio. Nadie comenta que todas las victimas eran blancas. Nadie cuestiona si se trata de terrorismo.

Los enemigos de Andy Ngo lo describen como un conservador de derecha. Pero él se considera de centro derecha. Nacido y criado en Portland, Oregón, sus padres huyeron de Vietnam en 1978 donde habían sido prisioneros en campos de trabajos forzados y reeducación por parte del gobierno comunista. Su madre era de una familia educada de la clase media que tenía negocios de joyería. Su padre había sido policía en un pequeño pueblo costero en su país. Se conocieron en un centro de refugiados cerca de Tanjung Pinang, en Indonesia en 1979.

Originalmente budista, Andy se convirtió al cristianismo en la escuela secundaria. Después de un tiempo como evangélico se interesó en el escepticismo y se declaró en contra de toda religión organizada, que utilice lenguaje inflamatorio.

Como estudiante en la Universidad de California (UCLA) Andy se hace voluntario de AmeriCorps, se gradúa (2009) como diseñador gráfico y trabaja como fotógrafo para una agencia de carros usados. En 2013 se ofrece como fotógrafo voluntario en el Center for Inquiry en Portland y dos años más tarde se matricula en Portland State University, en el programa de maestría de ciencias políticas, con énfasis en relaciones internacionales y política comparada. Se une al club Universitario de los Freethinkers (librepensadores). Trabaja además como editor de multimedia en The Vanguard, un periódico estudiantil.. En abril 26 de 2017 filma un panel organizado por un estudiante musulmán que emite comentarios controversiales. Ngo cuelga el video en twitter. En 24 horas el video se hace viral y conmociona el mundo de las plataformas sociales. Cuatro días más tarde es despedido por The Vanguard.  Colleen Leary, la editora lo acusa de “sobre simplificación” y “violación de la ética periodística”. Ngo, responde que su despido se debe al “partidismo” y a “la política de corrección”.

En mayo 2017, Ngo escribe un artículo para National Review: “Despedido por reportar la verdad¨, en el que califica el despido como “una tendencia hacia la autocensura en nombre de la corrección política”. Leary y sus seguidores tratan de desacreditarlo.

Durante la conferencia del 5 de marzo de 2018, dictada en la escuela  Lewis &Clark en Portland por la profesora Christina Hoff Sommers, conocida por su crítica al movimiento feminista, Ngo filma y cuelga el video de las protestas y a los activistas pidiendo donaciones para sus causas. Posteriormente investiga las reacciones “iliberales” que amenazan las libertades en los colegios y universidades.

En febrero 2018, Ngo y el grupo Freethinkers invitan, para hablar en el campus, a James Damore, exingeniero de Google, autor de “El memo en diversidad de Google”. Después de filmar las protestas y amenazas por parte de miembros de Antifa, Ngo decide comenzar un podcast: Things you should Ngo. Cosas que deberías saber. (Gno suena como know en inglés).

En su artículo, «Una visita a la Inglaterra Islámica» para el Wall Street Journal (agosto 29, 2018), el periodista describe sus experiencias en dos vecindarios de East London, incluyendo su visita a la mezquita y a un centro islámico. Concluye que Londres sufre de “multiculturalismo fracasado”. El Business Insider y el Hufftington Post lo acusan de “islamofobia” y los radicales de la pluma emprenden una campaña para desprestigiarlo.

Semanas más tarde Ngo se encuentra filmando el Him Too Rally organizado por un miembro de Patriot Prayer en el sur de Portland, cuando un grupo de matones de Antifa lo rocía con plastilina liquida. Tras el ataque, Ngo declara a la publicación digital The Hill que los políticos demócratas “se hallan en una posición difícil ya que muchos de sus votantes comparten metas similares y simpatizan con Antifa”. El periodista pide “claridad” al liderazgo demócrata e invita a sus líderes a que “se pronuncien contra la violencia y contra ese tipo de anarquía”. En agosto 24 del 2020, Andy Ngo testifica ante el subcomité Judicial del senado de los Estados Unidos titulado “El derecho de la gente a reunirse pacíficamente: Protegiendo el discurso al detener la violencia anarquista” («The Right of the People Peaceably to Assemble: Protecting Speech by Stopping Anarchist Violence.»)

Durante las demostraciones y contra protestas en Portland, el Día internacional de los Trabajadores, en mayo 1 de 2019, Ngo fue atacado y rociado con pimienta cuando filmaba dos eventos separados. Un año después Ngo publica una serie en el New York Post citando la cantidad de reportes falsos de crímenes de odio, reportados a la policía en Portland. Tanto The Oregonian como el Rolling Stones lo etiquetan como “un provocador de derecha”. El BuzzFeed y la revista New York lo acusan de “activismo” y “reportaje de participación”.  La revista alega que el de Ngo es “un ejemplo de periodismo entrometido.» En 2019, Ngo identifica a varios periodistas, entre ellos Shane Burley y Alexander Reid Ross como los ideólogos de Antifa.

A mediados del mismo año, Ngo cubre las protestas en un mitin organizado por Proud Boys en Portland. Un grupo de Antifa lo ataca cuando se encuentra filmando. Ngo sufre heridas y golpes en la cabeza y un patán lo baña con batido de leche. El abogado de Ngo informa que su cliente, a quien llevaron al hospital, sufre una hemorragia cerebral. Días más tarde inician una demanda contra (entre la lista de asaltantes), los miembros de City Rose Antifa, por daños y perjuicios. Hasta el día de hoy, la demanda sigue en pie, a pesar de los esfuerzos para que sea desestimada en corte.

Mas recientemente, en febrero, cuando sale publicado:  Unmasked: Inside Antifa’s Radical Plan to Destroy Democracy, (Desenmascarados: El Plan Radical de Antifa para destruir la Democracia) tanto los medios de comunicación como los periodistas de izquierda se ensañan en censurarlo y boicotear la salida del libro. El crítico de The Angeles Times y corresponsal de Yahoo News en Washington, (el mismo que compara al Senador Ted Cruz y sus seguidores con los nazis), Alexander Nazaryan, dice que Unmasked es un libro “supremamente deshonesto sobre el movimiento de izquierda conocido como Antifa». A pesar de falsas aseveraciones como esta, en pocos días el libro se convierte en uno de los títulos políticos más populares y con mayor número de ventas en el país.

Actualmente Andy Ngo es reconocido como un líder del periodismo investigativo, y uno de los megainfluencers más exitosos en el mundo angloparlante y bilingüe (cerca de un millón de seguidores en las plataformas sociales).  Es obvio que el arma de este joven titán del periodismo es su cámara. Su constancia, valentía y voluntad de lucha lo convierten en la némesis del periodismo corrupto.

La pregunta es: ¿cómo podrá la mentira y la censura desmentir las imágenes directas en los videos de Andy Ngo?

Gloria Chávez Vásquez es escritora y periodista.

4 Comments

  1. Pingback: La lucha titánica de Andy Ngo por salvar la libertad de prensa – – Zoé Valdés

  2. Maria Elena Enriquez

    Esto si es periodismo, gracias Andy Ngon por honrar tu profesión, necesitamos periodistas como el. Gloria excelente escrito! 👏🏻👏🏻👏🏻

  3. Pingback: Andy Ngo habla sobre el estado real de Antifa -

  4. Heidys Yepe

    Gracias Gloria Chaves-Vazquez. Excelente artículo sobre este valiente hombre.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*