Jesús de Armas por Luant

Jesús de Armas

Por Luant.

Los estudios de Walt Disney dentro de la meca de Hollywood eran demasiado estrechos para la visión, la línea y el concepto artístico de cómo mover sus personajes, de Jesús González de Armas; así que aquel brazo izquierdo irreverente regresó a La Habana para fundar los Estudios de Animación del ICAIC.

Siete años después de El Maná, el primer dibujo animado, Un Hombre y un Chivo lo pone bajo sospecha de los ojos avizores. Era poco recomendable una historieta donde la cabezonería no era el mejor camino. Y lo echaron.

Jesús años después, enfrentado de nuevo al extremismo como largo látigo, comenzó a visitar mi casa en La Víbora al menos como canta el bolero de Tejedor y Luis: ” Doce veces en el año ” por idéntico motivo. Cobrar su nómina de emplanador de la revista Bohemia y que la administradora (a la que Jesús llamaba San Lázara) había accedido a pagarle siempre que fuera mi padre y recogiera el sobre.

Así conocí yo a este hombre genial y atormentado que invariablemente tuvo para mí una de sus medias sonrisas mientras me hablaba de cualquier tema con su voz inolvidable.

Jesús como muchos actores era imposible de doblar, porque su personaje era también su voz.

De Fellini, de la rumba, de mi asma, del estreñimiento síntoma de la histeria, de las pinturas taínas… Y del dibujo.

Le gustó que a mí entonces, me llamara más La UPA que el mismo Disney, y luego comprendí por qué.

Del 8 al 12 de septiembre del 2018, en el Museo de Bellas Artes de La Habana, Jesús de Armas que era como le conocí, volvió a deslumbrar y seducir a propios y extraños con esa visión personal, dolorosa, apocalíptica, llena de humor y de medias sonrisas con la que veía moverse al mundo.

Me parece estarle viendo cuando yo me quedé parado en la escalera de la redacción de PALANTE y empujándome con su fuerte mano me digo bajito: ¡Dale Macbisito…!

Luant es pintor, caricaturista, decimista y bongosero.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*