¿Francia finalmente hará justicia sobre los terroristas islámicos?

Por Michael Curtis*

Drawing by Charlie Hebdo designer Coco, published in Vigousse after the attack Coco / Vigousse

Un caso judicial en París comenzó el pasado 2 de septiembre de 2020 relacionado con una serie de ataques terroristas en la historia reciente de Francia. El caso se da luego de cinco años de investigación y demora, en parte por el COVID-19 que provocó el cierre de la mayoría de los juzgados franceses, con el juicio de 14 sospechosos, tres de ellos <<in absentia>>, acusados ​​de estar relacionados con los responsables del atentado  terrorista  en la revista semanal satírica Charlie Hebdo en el centro de París y a otra ola de ataques a partir de Enero del 2015 como el supermercado Hypercacher, en el Este de esa ciudad capital.

Los sospechosos están acusados ​​de participar en la logística y preparación de los ataques y la ayuda financiera que permitió el uso de materiales operativos y armas que utilizaron los  yihadistas en los atentados. Debido a su naturaleza inusual, este caso es importante no solo en sí mismo, sino también por su relevancia en el polémico debate en curso sobre los límites de la libertad de expresión y la importancia de la libertad intelectual y cultural.

La revista Charlie Hebdo (CH)  ha sido, para muchos,  un faro de la libertad de expresión en Francia. Es una publicación calificada de ofensiva pero que ofrece igualdad de oportunidades, satirizando a figuras públicas, símbolos religiosos e ideas de todo tipo. Los atentados terroristas, objeto del juicio de París, comenzaron a raíz de la oposición islamista por blasfemia a las publicaciones de Charlie Hebdo que el 9 de febrero de 2006 reeditó 12 caricaturas satíricas publicadas originalmente por el diario danés Jyllands-Posten en 2005, tituladas «El rostro de Mahoma», algunas de las cuales fueron deliberadamente provocativas. Las autoridades musulmanas las consideraron insultantes, especialmente una que mostraba al profeta con una bomba en su turbante. En general, muchos musulmanes consideran sacrílego un retrato del profeta y, por lo tanto, se sienten ofendidos por las caricaturas.

En 2007, la Gran Mezquita de París inició un proceso penal contra CH bajo las leyes de discurso de odio de Francia, pero el tribunal de París absolvió a la revista, encontrando que la publicación había ridiculizado a los fundamentalistas, no a los musulmanes en su conjunto. En ese momento, el presidente Jacques Chirac condenó las caricaturas como publicaciones que podrían dañar las convicciones, en particular las religiosas, de otros.

LA CONTINUIDAD DE LA VIOLENCIA

Esta decisión judicial no evitó la violencia. En noviembre de 2011, la oficina de CH en el distrito 20 fue bombardeada. Más allá de la protesta pacífica, los hermanos Kouachi, de ascendencia argelina, armados con Kalashnikovs (AK 47) y lanzacohetes, atacaron la oficina de CH, matando a 12 personas: el editor, periodistas y caricaturistas, y un oficial de policía afuera del edificio. Los asesinos gritaron, «Allahu akbar», «Dios es grande», y afirmaron que eran parte de un grupo de Al Qaeda. Proclamaron: «Hemos matado a Charlie Hebdo. Nos hemos vengado por el Profeta Mahoma.

Tres días después, otro terrorista, Amedy Couibaly, un amigo de los Kouachis, se comprometió con ISIS y al-Qaeda con sede en Yemen en la península arábiga y atacó el supermercado kosher en el este de París, disparando a cuatro judíos y a una mujer policía. Fue asistido por una mujer, Hayat Boumeddiene, que huyó vía Turquía a Siria. Una de las procesadas en París in absentia, es considerada por la policía la como extremadamente peligrosa. El ataque al supermercado kosher fue un indicio de que los judíos eran el principal objetivo de los extremistas islamistas. Tres años después del ataque, en marzo de 2012, en la escuela judía de Toulouse , tres niños y su maestro fueron asesinados a tiros con una pistola  calibre 45 y otra  de 9 mm que se atascó.

LAS CARICATURAS COMO PROTESTA POR LA AUTOCENSURA EN EUROPA

En el centro de los acontecimientos relacionados con Charlie Hebdo se encuentra una figura valiente, Flemming Rose, entonces editor cultural del periódico danés y principal responsable de la decisión de publicar. Estaba dispuesto a defender la libertad de expresión en todas sus formas y arriesgó su vida para hacerlo. Al-Qaeda lo puso en su lista de blancos. Rose siempre se ha negado a disculparse por publicar las caricaturas. Explicó en un artículo del 19 de febrero de 2006 que había encargado las caricaturas en respuesta a varios incidentes de autocensura en Europa causados ​​por el aumento de los temores y sentimientos de intimidación al tratar temas relacionados con el Islam. Su objetivo era simplemente reducir o acabar con los límites de expresión autoimpuestos. Su argumento es muy relevante hoy. Algunos miembros de la izquierda política de Europa no han estado dispuestos a enfrentarse a la ideología racista de los islamistas  y tratan de convencer de que El Corán  es la  nueva versión de El Capital de Karl Marx  y seguir viendo a los musulmanes de Europa como el nuevo proletariado.

EL IMPACTO DE LOS ATENTADOS

Los hechos terroristas tuvieron un doble impacto. Una fue una gran muestra de simpatía por CH con grandes manifestaciones pacíficas en Francia y en el extranjero, otra en París a la que asistieron François Hollande, Angela Merkel y el entonces primer ministro británico David Cameron. Los manifestantes sostenían lápices para indicar su apoyo a la libertad de expresión. Por un momento, las palabras mágicas «je suis Charlie» se llevaron en carteles y en la ropa para mostrar el apoyo internacional. En su honor, el nombre de una calle en París se cambió a «Place de la Liberté d’Expression». El presidente Hollande envió tropas a las calles para vigilar los sitios.

El otro impacto fueron nuevos ataques en Francia, especialmente una serie de ataques terroristas coordinados en París y sus suburbios. Los más descarados fueron fuera del Stade de France, el estadio deportivo de Saint Denis en las afueras de París, durante un partido de fútbol entre Francia y Alemania al que asistió el presidente Hollande, seguido de tiroteos masivos en cafés y restaurantes, y luego, el 13 de noviembre DEL  2015, un ataque, el más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial, en el teatro Bataclan en el distrito 11, anteriormente propiedad de una familia judía, en el que 130 murieron y muchos más resultaron heridos. El Estado Islámico de Irak y el Levante, ISIL, se atribuyó la responsabilidad.

Se dice que los asesinos terroristas gritaron: «Hemos matado a Charlie Hebdo; nos hemos vengado por el profeta Mahoma». Pero están equivocados. Charlie Hebdo sigue publicado. Nuevamente publicó con valentía en su número actual de septiembre una docena de dibujos animados publicados por primera vez en Dinamarca en 2005 y afirma con valentía: «Nunca nos acostaremos, nunca nos rendiremos». Sin embargo, es necesario tener precaución. CH se publica en condiciones de absoluto secreto, en un lugar secreto; el personal está rodeado de guardias armados y medidas de seguridad. Se utilizan puertas especiales y palabras clave, y los periodistas son amenazados de muerte.

Francia reconoce oficialmente que el odio todavía prospera en el país. En una base de datos francesa, más de 8 mil ciudadanos e inmigrantes  figuran como radicales islamistas. La ola de violencia ha provocado 258 muertos desde el 7 de enero de 2015. En medio de esta realidad, el tribunal de París debe considerar el tema de fondo. ¿Es Francia la campeona de la libertad de expresión en sus publicaciones, o las caricaturas traspasaron los límites de la civilidad y el respeto por los demás?

La ley francesa establece que la incitación al terrorismo es un delito punible. La polémica continuará. En junio de 2020, el Tribunal Constitucional francés derogó las disposiciones de una ley para combatir el discurso de odio en línea. Quizás el presente caso judicial decida sobre la cuestión general de la libertad. Sin duda, confirmará la naturaleza de los ataques terroristas. Uno estaba en contra de la libertad de expresión.

 

*Michael Curtis© es un reconocido periodista, investigador y documentalista estadounidense

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*