Mundo

Escándalo

Eduardo Castro para Pixabay

Por Roland J. Behar.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) es un grupo armado laico, marxista-leninista y palestino-nacionalista. Fundado en 1967, el FPLP su objetivo la destrucción violenta de Israel y el sionismo. El grupo ha sido identificado, y se ha demostrado que es una organización terrorista por los organismos de inteligencia de EE. UU., la Unión Europea, Canadá, Australia e Israel.

El 22 de octubre, en conformidad con la Ley Antiterrorista israelí de 2016, Israel agregó a la lista de entidades que apoyan, promueven y financian el terrorismo a otras seis instituciones (ONG) palestinas que son parte integral y brazo del “Frente Popular para la Liberación de Palestina – FPLP”, y se armó Troya.

Ante tamaño atrevimiento del estado hebreo han reaccionado, como de costumbre, la ONU, La Unión Europea, el Departamento de Estado norteamericano, la Cancillería Alemana y “los solidarios” de siempre, como Human Rights Watch (HRW), el Centro Carter y el Centro de Derechos Constitucionales (CCR) ambos ciegos y sordos ante verdaderas violaciones de estos derechos en Cuba y otros países  menos “solidarizables”.

La congresista Betty McCallum (DFL-Min.), presidenta del Subcomité de Asignaciones de Defensa de la Cámara de Representantes, presentó una resolución que pide a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que condene la decisión de Israel de designar como “organizaciones terroristas” a seis prominentes grupos palestinos de derechos humanos y de la sociedad civil que trabajan para defender los derechos de los palestinos que viven bajo la ocupación militar israelí.

Para sintetizar el criterio, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet declaró: La decisión de Israel de designar a seis organizaciones de la sociedad civil palestina como “organizaciones terroristas” es un ataque contra los defensores de los derechos humanos, las libertades de asociación, opinión y expresión y el derecho a la participación pública, y debe ser revocada de inmediato,

¿Por qué la medida? ¿Porque las reacciones?

El Servicio de Seguridad General (GSS) y la Oficina Nacional de Financiamiento del Terrorismo de Israel (NBCTF), realizaron una operación conjunta que comenzó a principios de 2021 y  basada en su legalidad y certeza determinó  que dichas  seis organizaciones pertenecientes al “Frente Popular para la Liberación de Palestina” fueran designadas como organizaciones terroristas porque constituyen una red de organizaciones encubiertas activas en el frente internacional en nombre del “Frente Popular”, para apoyar su actividad y promover sus objetivos mediante la recaudación de fondos que con la excusa de “fines humanitarios” no son más que fuentes de financiamiento de la FPLP para el terrorismo contra israelíes.  Dichas organizaciones son las siguientes: Unión de Comités de Mujeres Palestinas (UPWC), ADDAMEER – Asociación de Apoyo a los Prisioneros y Derechos Humanos, Bisan Center for Research and Development, Al-Haq Organization, Defense for Chillaren International – Palestina (DCI-P) y la Unión de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC).

Las reacciones por las instituciones más arriba enunciadas no se hicieron esperar.  Es mucha la plata que se mueve y se queda en los resquicios.

Estas organizaciones han logrado colarse en el presupuesto de dichos gobiernos y entidades gubernamentales occidentales, para aprovecharse de la solidaridad, generosidad y entendimiento de occidente respecto a temas tan vitales como el respeto a los derechos humanos y el desarrollo de la mujer, para esquilmarles, en beneficio de los terroristas, sus familiares y objetivos. Cabe la pregunta, ¿cómo es posible? El refranero cubano tiene la respuesta: “El que reparte y bien parte, se queda con la mejor parte”

La historia nos demuestra que es así. ¿Cuántos de los fondos asignados a la liberación de Cuba o Venezuela, realmente se emplean para sus objetivos primarios? ¿Cuánto se va por los resquicios?

No creo que las reacciones anteriores respondan a un sincero deseo de mejorar la calidad de vida de los palestinos. Como en Cuba y Venezuela, la cúpula mandante en Ramala y Gaza sin elecciones por casi dos décadas es dirigida aún por terroristas confesos, no arrepentidos, cuyo lema y meta sigue siendo la desaparición del Estado de Israel “desde el rio (Jordán) hasta el mar (Mediterráneo). Lo demás es decorado.

En definitiva, esta es otra maniobra de la campaña orquestada por esa acostumbrada mezcla de terroristas e izquierdistas a la que nos hemos acostumbrado a soportar por más de dos siglos.

Probablemente no pase nada, la ONU, La UE y comparsa sigan pagando por las balas y bombas que matan israelíes, estos terroristas seguirán chupando de la blanca ubre occidental e Israel seguirá luchando por su supervivencia y desarrollo, las razones son simples: nunca más seremos víctimas silentes e indefensas.  Además, no hay otra opción. ¿A Ud. no le parece? A mí sí.

Roland J. Behar. Middle East & Latin American Politics Commentator.

Web Roland J. Behar.

 

 

4 Comments

  1. Pues si tiene mucha razon hay que aplicarles la ley del talion, ojo por ojo, y el pacifismo? esa cancion me tiene aburrida , la Onu y la UE ya esta todo dicho son una cueva de parasitos antisemitas

  2. Pingback: Escándalo – – Zoé Valdés

  3. Hector Martinez

    Ya estos contubernios de todas estas organizaciones con estos organismos internacionales minados de izquierdistas caviar da más que asco,esta situación seguirá hasta que todos estos organismos sigan siendo financiados con dinero público.

  4. Roland J Behar

    Coincido, gracias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*