El rol imperativo de la educación cívica en la reconstrucción psicológica de la nación cubana

Imagen Erich Wirz

Por Léo Juvier-Hendrickx.

Después de 62 años de un adoctrinamiento marxista-leninista brutal, el sistema de educación castrista ha sido exitoso en destruir los valores y la conciencia constitucional y  democrática de toda la nación cubana. Cuba es un pueblo sin recursos, devastado por la doctrina rusa, y sin herramientas para desarrollar un profundo cambio social y educacional que reflejan los anhelos de un país libre y democrático. 
El rol de la educación cívica en Cuba es imperativo para desarrollar los valores de nuevos ciudadanos libres y para fundamentar la incipiente sociedad civil cubana. El proyecto educacional que la oposición radical pretende desarrollar para Cuba debe enfocarse en la aceptación de nuevas ideas, aceptación del libre mercado, y la aceptación de un sistema político basado en el compromiso y las ganas de cambiar el rumbo de nuestro destino como nación. 
Uno de los más grandes retos de la oposición es introducir reformas educacionales y romper con el sistema de adoctrinamiento castrista, lo que ha sido el instrumento más eficaz para mantener a la población en completa ignorancia política. No cabe duda que el cambio político en Cuba tiene que ser acompañado por un cambio en el sistema educacional. La sociedad civil emergente tiene que establecer nuevas normas sociales mientras va rompiendo el sistema ideológico que ha tenido el control social sobre sus vidas hasta hoy. 
La ideas de libertad individual, democracia y constitucionalidad debieran estar entre las ideas principales que desarrollarán en el nuevo tránsito radical hacia una Cuba en libertad. Entre las metas educacionales, las escuelas deben enseñar a los niños las teorías de la democracia constitucional si quieren verdaderamente desarrollar y sostener una sociedad libre. 
El currículo para la reconstrucción psicológica de la nación cubana se debe enfocar en cuatro áreas principales: el conocimiento cívico, las habilidades cívicas, las virtudes cívicas, y el rol de los maestros. Mediante la nueva educación cívica en las escuelas los estudiantes podrán desarrollar el pensamiento crítico que les permitirá evaluar el sistema de gobierno y sus funciones. 
Entre los conceptos claves que debemos enseñar a los cubanos bajo un sistema constitucional democrático están: el imperio de la ley, gobierno limitado, gobierno representativo, derechos individuales, soberanía popular, participación política, y sociedad civil. Entre estos conceptos que a veces pueden ser muy difíciles de comprender para personas en sociedades post-totalitarias se deben abordar los problemas que encontramos en las sociedades democráticas.  Por ejemplo, debemos explicar el conflicto que puede surgir entre la libertad individual y el orden colectivo, entre el respeto de los derechos de las minorías ante un gobierno de mayoría, y el conflicto entre los derechos privados ante el bien público.   
También debemos inculcar que una democracia constitucional conocerá el percance si el gobierno acapara mucho poder, o si el gobierno no tiene suficiente poder. En efecto, la democracia es una balanza frágil entre estos dos extremos. Igualmente se debe dar énfasis en que el gobierno no puede defender a ultranza el derecho de la mayoría a detrimento de los derechos de una minoría, o viceversa, como es el caso del castrismo donde una élite minoritaria tiraniza a la mayoría. 
Entre las virtudes cívicas que debemos desarrollar para nuestra reconstrucción psicológica nacional está : la autodisciplina, el civismo, la compasión, la tolerancia, y el respeto y valor de todos los individuos. Estas virtudes cívicas son casi inexistentes en la sociedad castrista, donde ya las personas no se recuerdan de los modales más elementales de vivir en sociedad como lo es el decir, “Buenos Dias”, “por favor”, “con permiso”, y “gracias”.
El tercer pilar para nuestra reconstrucción psicológica nacional se debe focalizar en potenciar a los nuevos maestros con técnicas pedagógicas y material educativo que fomenten el desarrollo cívico de los estudiantes. Entre las cosas más esenciales que estos nuevos maestros deben hacer hincapié es en animar y proteger la expresión libre de ideas en una atmósfera de libertad académica. Los maestros deben también establecer y aplicar reglas justas de acuerdo a los principios de protección igualitaria para todos los estudiantes sin discriminar las opiniones que no se ajusten a la mayoría, al igual que crear un ambiente en sus clases donde la dignidad y el valor de todos los individuos sea respetado. 
En conclusión, ¡Cuba necesita a toda costa una reforma educacional que libere y proteja al individuo! Los cubanos merecen un sistema educacional que fomente el aprendizaje activo, en vez de un sistema de adoctrinamiento de recepción pasiva de información como existe hoy en día. Donde nadie puede cuestionar al dictador frente a la pizarra. Para lograr estos objetivos tenemos que abrirnos a los consejos y ejemplos de las sociedades democráticas y libres del mundo. 
La UNESCO en su programa de educación señala que el desarrollo del pensamiento crítico, independiente y creativo es vital para llevar a cabo una profunda reforma social hacia un estado democrático. Al igual señala que los maestros tienen que, primeramente educar a los niños con una apertura y comprensión hacia las otras personas, las culturas diversas y las verdaderas historias de sus países que son tergiversadas en las sociedades totalitarias, al igual que enseñar a los estudiante a abandonar la violencia y adoptar métodos para resolver las diferencias y los conflictos de forma cívica. 
Es obvio que tenemos una gran tarea ante nosotros, pero cada uno de los cubanos ya puede dar el primer y más importante paso, el de demostrar su desacuerdo con el sistema de adoctrinamiento mediante el abandono de la pañoleta comunista, ese grillete ideológico que le ponen en el cuello a cada niño cubano. Solo así lograremos reconstruirnos de las ruinas en que nos ha sumido el castrismo. 
Léo Juvier-Hendrickx es líder de BelgoCuba, Cubanos Libres de Bélgica.

2 Comments

  1. Félix Antonio Rojas G

    Exquisito e higiénico artículo…

  2. Pingback: El rol imperativo de la educación cívica en la reconstrucción psicológica de la nación cubana – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*