Política

El pueblo cubano no quiere ser libre

Por Julio César Soler Baró.

Los pueblos oprimidos no quieren la libertad. La libertad es cosa de los pueblos libres. Los pueblos oprimidos, como el cubano, lo que quieren es comida, un techo bajo el cual masticar y dormir decentemente y un gobierno que le garantice esas dos cosas.

De ahí que sea tan difícil alcanzar la libertad de Cuba.

La dictadura Castrista, bien instruida en estos menesteres, mantiene al pueblo cubano siempre al límite, a punto de cubrirle esas necesidades. No vaya a ser que se le ocurra, a ese pueblo, comenzar a pensar en ser libre.

Esto del pan y el techo es algo que la Dictadura Castrista ha sabido manejar en la justa medida, tomando o promoviendo o prometiendo o ensayando iniciativas que cubran dichas necesidades, únicamente cuando no les queda otra que eso o aquello de que el pueblo hambriento y mal vestido se le tire a la calle, aun cuando creyendo, el pueblo, que lo hace en busca de libertad.

Las revoluciones son cosa de hambre y frio.

De ahí, otra vez, que las revoluciones no surtan de

libertad a los pueblos oprimidos sino de casa, comida, cobija y gobierno.

No, no es libertad lo que quiere el pueblo cubano, el pueblo cubano quiere comida, un techo bajo el cual comer y dormir decentemente y un gobierno que le garantice ese par de cosas. Por eso cada vez que este hambriento y en taparrabos toma las calles la dictadura le da jarabe de palo con bálsamo de alitas de pollo, tres huevos, dos pepinos bautizados al ritmo del vulgar de turno y se acabó la pataleta.

Atrás quedan los encarcelados del hambre, los de conciencia, nosotros los desterrados y los muertos. Latentes hasta la próxima vez que la canasta límite se pierda y así un capítulo más de “El Ditirambo en el atrio de la patria”. Porque del atrio, no pasa.

#JullAtrs.

Julio César Soler Baró, poeta, pintor y antropólogo cubano exiliado en Suecia. Oluwo Otura-Nico.

Obra de Walfrido Hau Ferrer, pintor cubano.

 

3 Comments

  1. Que consuelo me da este articulo, cuando lo he dicho me han insultado y tirado piedras virtuales, el esclavo cuando se acostumbra a ser esclavo hasta las cadenas las lucen como si fueran de oro y diamantes, cuando les cogen la vuelta los pillos casi todos te chantajean con la politica de los sentimientos y el “mandame” y si les reprochas algo se ponen impertinentes y hasta un buen insulto te llega , que los cubanos no quieren ser libres lo ha sabido desde siempre porque lo primero que te dicen es “el muerto que lo ponga otro”ven todas esas manifestaciones?? en cuanto les den un poco de luz y unas patas de pollo se acabo todo al tiempo aman la miseria de lo contrario no se explica porque al año y un dia regresan a sus carceleros

  2. Daniel Fernandez

    Asi mismito. Ademas es algo para lo que los pueblos occidentales han sido entrenados a traves de Cristianismo falaz, acepta todo, resignate (o seria mejor resingate?) que en el cielo, por sumiso y comemierda, tendras tu recompensa. Dios te mando a este valle de lagrimas para que te arrodillaras ante el poder y ante el y para que te cagaras en la hora en que naciste y luego cuando te mueras, Dios te dara un par de alitas (no de pollo, sino de angel) un arpa y una nube, para que te pases el resto de la eternidad comiendo la misma mierda que comiste en la Tierra. y por eso no se rebelan, porque no saben lo que es ser libre, estan educados desde milenios en la esclavitud y la humillacion permanente. Estan, casi que literalemte (por la falta de carne y testosterona) CASTRADOS. La libertad vendra de fuera o no vendra….

  3. Maria E.

    Así es, muy buen articulo, es la realidad!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*