El amor platónico en ‘El Libro de Yodin’. Tercero en la trilogía de Gloria Chávez Vásquez

Gloria Chávez Vásquez

Por Laura Victoria Gallego.

 

El libro de Yodín, uno de los más reciente entre la ya casi docena de libros publicados por la escritora Gloria Chávez Vásquez, es un viaje al pasado, en la máquina de tiempo que es su memoria y en la que invita a participar de la vida cotidiana de una ciudad en ciernes, situada en la época en que Armenia se convirtió en departamento y su crecimiento explotó de pueblo a urbe y capital de departamento.

 

En Yodín, la autora recrea y dramatiza en forma novelada, ese mundo que vivimos y saboreamos en nuestra infancia, adolescencia o edad adulta como un fenómeno colectivo.

Al iniciar el recorrido del imaginario autobiográfico en la narrativa de Chávez Vásquez, me he encontrado con una muestra del nacimiento en la ficción, del barrio Horizontes, inspirado en Los Cámbulos, en su nombre propio, y que representa a los que surgieron en la época, en distintas direcciones y empezaron a ser parte importante del desarrollo de la ciudad de Armenia.

La escritora retrata a todo color y en alta definición, cortesía de una adolescente y su familia, los Morales, la idiosincrasia de sus gentes, el esfuerzo de las familias, las costumbres de los habitantes, los sueños de los personajes, los juegos tradicionales de los niños y adolescentes, tan semejantes en todos los rincones de la ciudad, las historias de vida, los movimientos y relaciones con la familia: padres, hijos, hermanos, abuela, tíos, primos, amigos y vecinos cuya experiencia podría enmarcarse en un cuadro psicosocial de la Colombia de los años 60s por el contenido de sus niveles educativos, económicos, de socialización, de trabajo, etc.

Resalta la autora, con detalle, cómo eran de marcadas la posición social, la económica y la de poder, cuyo valor estaba representado en los apellidos, las acciones de los clubes, la riqueza y muchas veces una de apariencia. Y por supuesto como un paréntesis, algunas partes de la narrativa me recordaron la expresión de aquellos tiempos tan escuchada: “los pobres vergonzantes”, personajes auspiciados y apoyados por sus familias con el fin de no bajar el status.

Es posible entrever en la lectura, a personalidades y eventos de ese entonces, en los que se inspira la escritora para dibujar los episodios, y que han pasado a formar parte de la mitología popular.

En particular en esta novela, la tercera de la trilogía de Akum, Gloria Chávez concreta que el ser y quehacer sociales unidos a la influencia de la religión, por medio de la Iglesia, las religiosas, los sacerdotes, las madres de familia(matronas por excelencia) un mundo centrado en el machismo bajo la pedagogía de la sumisión, la obediencia y la competencia desempeñaron un papel intrínseco en la formación de Maribel (la escritora) quien sufre porque le es difícil ser ella misma en un ambiente al que no se adapta y en donde su internalización y visión de mundo son diferentes, razón por la cual se siente reprimida y oprimida.

Surge entonces como tabla de salvación la parte mágica en su comunicación con Yodín o sea, con su consciencia a otro nivel en el descubrimiento del mundo, sus aspiraciones y proyecciones, conectados a su soledad y don especial.

Nos ofrece la autora otros elementos integrados como el del bien y el mal, el valor del discernimiento para alertar a los padres sobre la protección de los hijos y el cuidado ante la maldad que rodea el medio con personajes dañinos, como lo es un violador al acecho.

Tampoco falta el tema del amor, “ese amor platónico” entre adolescentes, su ensoñación, desilusión e inquietudes a futuro marcando las aspiraciones femeninas de procrear, formar una familia sin otra alternativa.

Y son los libros los que realmente salvan a Maribel del conflicto social, económico y religioso que se debate en sus pensamientos y su carácter y de los que se libera con la magia de la sabiduría de Yodín.

Cabe agregar lo interesante de la intertextualidad, al incluir textos y canciones de la época, por su apoyo al goce de la obra y a su vez por la competencia al logro de la comprensión y análisis de la misma.

En conclusión, creo que el tema, argumento, desarrollo, leitmotiv y otros elementos trascienden en forma fascinante y dinámica porque el lector puede integrarse y adentrarse a la vida cotidiana de una época diferente y similar a la recreada con personajes y personas de una realidad vigente, en parte, en nuestros pueblos aún hoy.

El de Gloria Chávez Vásquez es un aporte literario significativo y valioso no solo para el Quindío, sino para Colombia y los lectores del mundo.

Laura Victoria Gallego Mejía es licenciada en lenguas modernas y especialista en enseñanza de la literatura Hispanoamericana de la Universidad del Quindío. Fue docente y directora del Departamento de Lenguas Modernas además de jefe de la división de Bienestar Universitario y Extensión Cultural de la Universidad del Quindío.  Fue directora del Instituto de Bellas Artes (1998-2005) Cultiva la poesía Haiku y ha participado en seminarios, charlas, y lecturas a nivel departamental y nacional.

 

 

 

2 Comments

  1. Pingback: El amor platónico en ‘El Libro de Yodin’. Tercero en la trilogía de Gloria Chávez Vásquez – – Zoé Valdés

  2. Heidys Yepe

    Excelente! Tengo los dos primeros libros. A leer a la gran escritora Gloria Chavez-Vazquez.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*