Desde la eternidad: Yoli contra Yoli

Luant

Por Ulises Fidalgo.

Hemos leído las crónicas de la reportera de ZoePost en el ultramundo: el Infierno o el Purgatorio, pero hoy tenemos un trabajo suyo realizado desde las estrellas. Desde dentro del mismísimo Star System. Ayer en la noche la reportera se encontraba a la entrada del Infierno brindándole mascarillas a las almas en penas que acaban de morir. Ella, Yolanda es su nombre, no entendía para qué los muertos necesitaban protección contra el coronavirus. De todos modos ella continuaba porque era una tarea encomendada desde las instancias más altas (o más bajas, en el Infierno la altura se mide hacia abajo). Lo cierto es que las mascarillas no eran destinadas a la protección, sino que era el principio del castigo eterno. Por sus pecados deberían llevar mascarillas durante toda la eternidad. Yolanda había sido escogida para ese trabajo a causa de su nombre. Como todo el mundo sabe en el cartel de la entrada al Infierno reza: “Eternamente Yolanda”. 

Casi a media noche Yolanda recibió un mensaje desde las oficinas de ZoePost donde se le informaba que debía ir inmediatamente a Palo Santo, California. Traduzco: Hollywood, CA. Debía entrevistar a Angelina Jolie. En la redacción habían recibido la noticia de que Angelina había contratado a un sicario para que matara a la misma Jolie.

-¿A quién debía matar el sicario?- Preguntó la reportera Yolanda asustada.

– A la Jolie. 

– ¿A mí?

– No. A ti no. A ella misma, Angelina Jolie.

– Ya me extrañaba – musitó aliviada Yolanda,- porque yo soy un personaje. No soy una persona real de carne y hueso. No sé cómo podrían matarme.

– Bueno, Angelina tampoco es que tenga mucha carne. Más bien es de silicona. Ese derivado del petróleo. Tal vez es por eso el sicario no pudo matarla, porque nadie puede matar a un dinosaurio que ya está muerto… Por favor, Yolanda, averigua todos los detalles de este asunto.

– A la orden.

Yolanda subió los pocos escalones que la llevaban desde el Infierno hasta Hollywood, y se entrevistó con Angelina Jolie. Sabía que no debía presentarse de modo muy amistoso. Angelina odiaba a los amigos, le tenía tirria a la palabra “Friends”.

– Yoli- le espetó la reportera a boca de jarro-, hemos sabido que has intentado suicidarte de una manera muy curiosa. ¿Por qué no lo intentaste con una serpiente, como Cleopatra?

– Odio a Liz Taylor. No sé cómo hizo para parecerse al final de su vida a Michael Jackson sin usar silicona. A mí me está resultando muy difícil.

– Pero pudiste tomar algunas pastillas. Así se suicidan todas las mujeres fatales.

– Lo que ocurrió es que vi la película del brasileño ese que está casado con esa chica griega de apellido López.

– ¿Penélope?

– Esa misma.

– Penélope Cruz no es griega, es española, – aclaró Yolanda.- Y Penélope es su nombre. No es que López sea el apellido y el resto, el nombre. Tampoco Javier Bardem es brasileño. Es español.

– Bueno, más o menos lo mismo. El caso es que vi la película “Mar Adentro”, y preferí que me suicidaran en vez de hacerlo yo por mi misma. Tal vez no sepas, pero los ricos pagamos para que nos hagan las cosas. Hace tiempo no pongo el lavaplatos. No voy ahora a suicidarme por mi misma como una vulgar muerta de hambre, que no necesita dietas para adelgazar.

– Hay algo que no entiendo. Hace unos años te amputaste los senos porque tenías miedo al cáncer de mamas, y ahora ya no le temes a la muerte.

– Te seré sincera. La operación no era por miedo a la muerte. Adoro las prótesis, pero ante los periodistas tendría que dar una explicación más sofisticada.

– Ah, la explicación también era artificial.

– Dije sofisticada, no artificial.

– ¿Pero cómo encontraste al sicario?

– Fue todo un desafío. – Dijo Angelina admirada de sí misma- El problema es que querían cobrar por adelantado, porque no se fiaban de que después de muerta, yo quisiera pagarles. 

– Lógico. ¿Entonces le pagaste por adelantado?

– No, porque yo no me fiaba de que después de pagarle ellos quisieran matarme.

– Por fin encontré a un sicario bien honesto, pero que resultó ser un inútil. Fue incapaz de atravesar mi escudo de silicona. 

– Todo una película – dijo Yolanda admirada ante el suspense. 

– Me di cuenta de que tampoco podría encontrar a un sicario efectivo y confiable para cometer eutanasia, sola por mí misma. Así que hablé con mi amigo Viggo Mortensen.

– ¿Y por qué él?

– Es que pensé que como había vivido en México podría conocer un buen sicario. 

– Pero donde vivió fue en Argentina.

– Exacto, por eso me trajo un psicoanalista y me convenció de que siguiera viviendo. Me dijo que tanto esfuerzo y dinero para construirme este cuerpo eternamente joven, no debía desperdiciarse.

– Pero tu cuerpo seguirá siendo joven aún después de ti.

– Por eso. No me gustaría verme a mí misma desde fuera. Imagino lo que deben sufrir todos ustedes al verme y no ser yo.

Yoli abandonó la casa de Jolie al amanecer y corrió a toda prisa hacia la tranquilidad del Infierno. Antes nos dejó dicho que no la volvieran a destinar a sitios tan peligrosos.

Ulises Fidalgo es Profesor de Matemáticas de Case Western Reserve University.

Luant es pintor y bongosero.

13 Comments

  1. Félix Antonio Rojas G

    Humor inteligente y exquisito…

    • Ulises Fidalgo

      Muchas gracias, y con una caricatura y con la ilustración de Luant y todo. Gracias.

  2. Pingback: Desde la eternidad: Yoli contra Yoli – – Zoé Valdés

  3. Heidys Yepe

    Superb!

  4. Justo A Ruiz

    me encanto

  5. Luis Mac-Beath. LuAnt

    Una genialidad. Que puntazo eso de los pocos escalones que separan Hollywood del infierno. Genial !!!!!

    • Ulises Fidalgo

      Honrado por el halago de tan gran humorista. El puntazo fue recordar que ella hizo de Madrastra en Blancanieves. Eso es!

  6. Debia haber contratado a Brad Pitt para el trabado sucio y facil de suicidarla ya que ella no tiene mucha carne donde elaborarla y claro el supuesto «suicidador» la «conoce» biblicamente muy bien.

    • Ulises Fidalgo

      La verdad es que la historia esa de que ella buscó un sicario para suicidarse está bastante extraña. Particularmente no me la creo. Creo que salió ahora con esa historia para contraprogramar las celebraciones de Friends. Espero que los hijos y sus padres no le hayan hecho caso.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*