Política

Defensores de derechos humanos en Cuba desaprueban la gestión de Bachelet y el castrismo le agradece

Por Redacción ZoePost/Martí Noticias/Agencia EFE.

Michelle Bachelet ocupó el cargo de Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos desde el 1 de septiembre de 2018 hasta el pasado 31 de agosto, su salida despertó elogios de La Habana y fuertes críticas entre los defensores de derechos humanos en Cuba.

El diplomático Juan Antonio Quintanilla Román, Representante Permanente del régimen comunista en Ginebra, manifestó gratitud y admiración por los cuatro años de gestión como Alta Comisionada de los derechos humanos.

Durante este periodo, activistas y organizaciones defensoras de los derechos humanos en Cuba apelaron en numerosas ocasiones a la figura de Bachelet para que intercediera por la situación de Cuba.

Así, en 2018, cuando apenas comenzaba su gestión, el Movimiento Cristiano Liberación le pidió que mediara ante el régimen de Cuba para que permitiera una investigación independiente sobre las muertes no aclaradas de los opositores Oswaldo Payá Sardíñas y Harold Cepero; en 2019, luego de un contundente informe sobre la situación en Venezuela, cientos de cubanos le pidieron en una carta abierta que visitara la Isla y estableciera contactos con los distintos sectores de la sociedad civil; y en 2021, tras la represión desatada para reprimir las manifestaciones antigubernamentales del 11 de julio, varias organizaciones como el Directorio Democrático Cubano,​ Cuban Prisoners Defenders, Cubalex y el Movimiento San Isidro, le pidieron que abordara la situación de las personas detenidas y que investigara a profundidad lo que sucede en la isla.

También el biólogo y activista cubano Ariel Ruiz Urquiola, realizó huelgas de hambre frente a las oficinas de la Alta Comisionada exigiéndole un pronunciamiento sobre Cuba y jamás fue visitado ni recibido por la funcionaria.

A lo largo de su mandato, muchos activistas y organizaciones promotoras de la democracia han señalado que el compromiso de la alta funcionaria con el régimen cubano y sus gobernantes Fidel y Raúl Castro, afianzado desde su cargo como presidenta de Chile, le impidieron ser imparcial y denunciar las violaciones de derechos humanos en Cuba.

Bachelet visitó Cuba en enero de 2018, uno de sus últimos viajes al exterior antes de abandonar la presidencia, y se reunió con el general Raúl Castro, sin siquiera ver a un solo miembro de la oposición pacífica cubana. Tras la muerte de Fidel Castro, se refirió a él como “un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina”.

Al dejar su puesto como la funcionaria principal de derechos humanos de las Naciones Unidas, la organización internacional Human Rights Watch señaló que en su mandato hizo “un solo pronunciamiento público y cero resultados concretos visibles” en cuanto a Cuba.

El periodista cubano José Raúl Gallego dijo en Twitter que el trabajo de Bachelet “fue decepcionante”.

“Le está pidiendo a otros que hagan lo que usted no fue capaz de hacer en el caso de Cuba, que viró el rostro a las constantes violaciones de derecho cometidas por la dictadura durante su mandato”, escribió el también activista.

El arquitecto Julio Herrera, escribió en Twitter “Adiós Bachelet, los cubanos solo te recordaremos con profundo rencor”.

La usuaria llamada “Ania Liste” escribió que en el caso de Cuba Bachelet “se puso todo el tiempo de parte de sus amiguetes de la dictadura. Será recordada por ignorar las constantes violaciones en la isla de los derechos humanos más elementales”.

“María del Pilar” también escribió: “Da vergüenza como le has dado la espalda al pueblo de Cuba haciéndote la ciega ante las violaciones sistemáticas de los derechos humanos cometidas por la dictadura en el poder”.

Otro usuario de Twitter señaló: “No hiciste nada por los cubanos que hoy son aplastados por la dictadura Castro-Canel. La gente en Cuba no tiene ni los más mínimos derechos humanos”.

Fuente Martinoticias / EFE.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*