Política

Biden: puro fraude, dudas, y corrupción

Joe Biden en el hospital con sus hijos posando para la prensa tras el accidente que le costó la vida a su primera esposa y su tercer vástago

Por Zoé Valdés.

Quien la prensa oficialista mundial ha llamado “el presidente proyectado” después de haberlo dado precipitadamente y en firme como presidente electo (inclusive borrando de un plumazo los cuatro años de presidencia del presidente actual Donald Trump), y hasta como presidente tout court, sin siquiera ser confirmado, y el que ojalá sea proyectado de verdad pero para otra galaxia, bien lejos, no deja de sorprender: aparte del fraude electoral en combinación con Cuba, China y Venezuela, como ya se ha visto suficientemente (díganme si esto lo hubiera hecho el presidente Donald Trump ya la sangre corriera hasta por las vidrieras de Tiffany, que, por cierto, la mítica joyería al parecer fue comprada entre terceros por China), además y para colmo algún cadáver aunque de manera indirecta esconde en una de sus numerosas gavetas, sin contar que por fin a la prensa no le ha quedado más remedio que publicar la enorme corrupción y deudas al fisco en los que ha incurrido su hijo Hunter Biden en colaboración estrecha con su padre, o sea con el “presidente proyectado”.

Las primeras dudas que surgen al leer un artículo en el WSJ de Joseph Epstein, muy criticado en las redes sociales y replicado en Yahoo, en respuesta a otro en donde la esposa de Joe Biden, Jill Biden, se hace llamar Dra, es si realmente esta señora tiene un doctorado, cuando lo único que se ha registrado acerca de sus estudios es una licenciatura sin más. Orgullosa en la actualidad de ser maestra de inmigrantes un documental reafirma que la Sra. Biden era ya la amante de Joe cuando este estaba casado con Neilia, la madre de sus hijos y esposa en la época, fallecida junto a uno de sus hijos en el accidente de tráfico, en el que Joe no cesa todavía de culpar al camionero cuando en verdad éste no fue culpable y al parecer la señora Biden se lanzó en contra del camión quién sabe con qué tipo de animosidad en su cuerpo después de haber descubierto la traición entre la criada y su marido; la criada era Jill, hoy señora de Biden. ¿Creen que esto llenará páginas de la prensa? De ninguna forma. Ahora, eso sí, se multiplicarán las portadas de la “Primera Dama proyectada” en las revistas de modas que renunciaron a publicar una mera foto de la bellísima Primera Dama actual, Melania Trump (portadas que brillaron por su ausencia); desde ya andan desbocadas por ver cómo -Photoshop mediante- convierten a una vieja vulgar e inmadura que se viste de niña en una dama toda glamour.

Por otra parte, en un documental que se podía encontrar en You Tube, hoy misteriosamente desaparecido -nadie ignora por qué, aunque en este Canal todavía hay mucho material que no deben perderse- se afirma que el entonces político Biden no vaciló un instante en retratarse con los dos hijos sobrevivientes del accidente en el hospital con la intención de vender su abnegada labor de padre viudo a la prensa siempre en vistas de su carrera política. Una carrera de político en la que por cierto no ha hecho nada trascendental como no sea destacar su lado racista, toqueteador, y corrupto.

En cuanto a lo último de corrupto… Si no es porque su hijo Hunter Biden hasta hace poco declaró que en efecto tenía al fisco detrás por la deuda de 400 mil dólares con Hacienda, no sólo su padre, la prensa de Estados Unidos y la mundial, continuarían negando y ocultando, quizás por una orden muy superior, lo que ha sido más que evidente: no sólo que Hunter es un corrupto, un drogadicto y un pedófilo, además de que su padre es un corrupto y un manoseador de niñas, niños, y mujeres, a juzgar por los vídeos que no debemos olvidar jamás.

Tengan por seguro que si la mitad de un día de todo esto que se ha revelado por ciertos medios todavía con la boca chiquita acerca de la familia Biden hubiera sido descubierto en la vida y familia de Trump, otra reacción habría sido bastante diferente, esa prensa oficialistoide y colaboradora nos hubiera vendido otra versión. Menos mal que nos queda el New York Post.

Zoé Valdés.

 

 

 

8 Comments

  1. Félix Antonio Rojas G

    Zoepost.com siempre con la verdad…

  2. Misleidis

    Gracias Zoé, esclarecedor. Tu periódico es un refugio en estos tiempos.

  3. Ketty Sainz

    Gracias, Zoe Usted siempre tan directa y clara

  4. Pingback: Biden: puro fraude, dudas, y corrupción – – Zoé Valdés

  5. maximo omar ruiz matoses

    Buen artículo de esta escritora Zoe Valdés ! Recuerda lamentablemente la historia “no contada” de Biden , porque no quieren los medios masivos de difusión sobre todo los liberales(la mayoría) unidos en una conspiración mundial . Dónde estará la “cabeza” ? Es lástima que Trump no pueda completar otros cuatro años mas en la Casa Blanca!

  6. Antonio

    Javier Fernández, me parece fuera de lugar su comentario. Zoe Valdés es dura con Biden porque tiene que serlo. Ni más ni menos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*