Biden-Obama.3: Remake de la Tenaza Solapada de Hostilidad hacia Israel

Por @LFdezPolicy.

 

Una de las más preciadas enseñanzas que desde pequeño me fue trasmitida por mi padre fue que tanto en la vida de un común ciudadano como en la política, es importante observar y analizar con detenimiento los detalles; ya que éstos pueden revelar en gran parte la esencia de determinadas hechos, concepciones y decisiones, sean políticas y/o personales, que muchas veces con intención se ocultan para distraer o encubrir ante la opinión pública los verdaderos objetivos de una acción.

Esta enseñanza ha sido para mí un elemento central al investigar cualquier problemática política; pues además de analizar las principales causas y el porqué de un fenómeno; siempre he prestado especial atención a enfocar el prisma también hacia esos detalles aparentemente secundarios pero muy indicativos que logran mostrar cuáles son los verdaderos objetivos de la política exterior de una administración detrás de sus acciones o declaraciones por muy solapadas que sean presentadas.

En el artículo publicado la semana anterior (Biden-Obama.3: Inicial Hostilidad Solapada hacia Israel) analizaba cómo entre las primeras Ordenes Ejecutivas firmadas por Biden, con el objetivo de destruir el legado en política exterior de la administración Trump y en gran parte influenciada por la aversión de Obama hacia Israel, se reiniciaba (remake) una sutil  hostilidad hacia el Estado israelí a través de la adopción de medidas contrarias a los intereses de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), primer país que rompió recientemente el clima de tensiones del mundo árabe con Israel con la firma de los Acuerdos de Abraham que llevaron al establecimiento de relaciones entre EAU e Israel y que sirvieron para promover la posterior firma de esos Acuerdos por parte de otros tres Estados árabes (Baréin, Sudán y Marruecos).

Esas conjeturas políticas iniciales se reforzaron al analizar otro grupo de detalles expuestos en ese artículo como fueron los contactos iniciales de funcionarios del gobierno Biden con la Administración Palestina (AP), la voluntad expresada de reiniciar el financiamiento a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), la reapertura de la misión palestina en Washington; la decisión de retomar el improductivo esquema de negociación “multilateral” ejecutado con Obama.1-2 para una posible solución del conflicto palestino-israelí, así como las ambiguas declaraciones de varios funcionarios estadounidenses en torno a  la posible reanudación del Acuerdo Nuclear con Irán y la decisión de Biden, durante sus primeros 21 días al frente de la Casa Blanca, de no sostener una conversación telefónica con Netanyahu, líder del Estado de Israel, principal aliado de USA y única democracia en el Medio Oriente.

Sin embargo, posterior a la publicación del mencionado artículo, otros dos detalles políticos que más evidencias han mostrado sobre el regreso con Biden de la hostilidad hacia Israel fue la designación de Maher Bitar, un declarado activista antisraelí, como Senior Director de Inteligencia del Consejo de Seguridad Nacional y de Robert Malley, pro-iraní, como Enviado Especial de Estados Unidos a Irán.

En el caso de Maher Bitar, a diferencia con Robert Malley, llamó mucho la atención el hecho que esta noticia con gran repercusión y cobertura mediática en Israel no fue divulgada ni analizada en los sitio-web de los principales medios “informativos” tradicionales occidentales como CNN, BCC, New York Times, Washington Post, Wall Street Journal y otros renombrados MSM. Por ello, enseguida concentré la atención en investigar porqué estos nombramientos habían encendido las alarmas en los medios de comunicación, centros de análisis y en los círculos políticos israelíes; y en precisar quiénes eran Maher Bitar y Robert Malley.

Maher Bitar.

En una apretada síntesis, varios medios israelíes y el estadounidense The Epoch Times resaltaban que Bitar, es un ciudadano americano de origen palestino que sirvió en el Consejo de Seguridad Nacional con la administración Obama como director de asuntos israelíes y palestinos. En sus años en la Universidad de Georgetown, fue líder del grupo pro-palestino y antisemita Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) alineados con los Hermanos Musulmanes y organizó campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones» (BDS) contra Israel y sus partidarios en su campus. (Nguyen, 2021).

Por su parte, (Bar, 2021) detalla que Bitar fue suplente de Samantha Power cuando era Embajadora de USA ante la ONU y jugó un papel clave en la aprobación de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad contra Israel; trabajó con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA). Desde 2017 fue abogado general de los demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes; principal asesor legal del representante Adam Schiff (PDem.CA) y estuvo profundamente involucrado en el primer juicio político al expresidente Donald Trump. (Israel, 2021)

Robert Malley.

Fue el negociador principal del Acuerdo Nuclear con Irán de 2015, Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Del 2014-2017 se desempeñó en el Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Obama; quien en 2015, lo nombra como su «hombre clave» en Oriente Medio al frente de la oficina de Oriente Medio del Consejo de Seguridad Nacional. Malley aboga por el acercamiento con Hamas y los Hermanos Musulmanes.  Como asistente especial del presidente Clinton, fue miembro del equipo de paz de Estados Unidos que ayudó a organizar la Cumbre de Camp David de 2000. (Rezain, 2021)

Malley es un firme defensor del acercamiento con Irán; se opuso a las 12 condiciones del exsecretario de Estado Mike Pompeo para levantar las sanciones a Teherán y defendió el papel de Arafat durante las negociaciones con Ehud Barak y Bill Clinton en Camp David en 2000. Es partidario que EE. UU presione a Israel con la abstención del uso del veto en la ONU. La Unión Nacional para la Democracia en Irán (NUFDI) solicitó al actual Secretario de Estado, Antony Blinken, reconsiderar esa designación debido a la posición conciliatoria y blanda de Malley con el régimen iraní en las negociaciones de ese Acuerdo. (Keinon, 2021)

Con esta información general sobre Maher Bita y Robert Malley, y por la importancia del cargo propuesto, se concentró la atención en la designación de Maher Bitar como Senior Director de Inteligencia del Consejo de Seguridad Nacional. De ahí, la pregunta obligada: ¿Qué relevancia tiene dicho cargo en la conformación de la política de seguridad nacional en EE. UU, su política exterior hacia el Medio Oriente y en el futuro de los Acuerdos de Abraham?

(Greenfield, 2021) en un reciente artículo precisa que como Senior Director de programas de inteligencia, Maher Bitar será el nodo que recibirá la información confidencial de todas las agencias de inteligencia; coordinará operaciones entre las comunidades de inteligencia y la Casa Blanca; y decidirá qué información comparte la comunidad de inteligencia de Estados Unidos con los servicios de inteligencia extranjeros. Además, seleccionará qué información se debe compartir al presidente, y en nombre del presidente determinará las prioridades para las operaciones de inteligencia; y en su oficina está el servidor que almacena información clasificada en extremo sensible. Como señala (Glick, 2021), un exmiembro senior del consejo de seguridad nacional sentenció: “El director senior de inteligencia controla la información que todos ven. Y al controlar la información, controla la conversación».

Teniendo en cuenta el antecedente de cómo la administración Obama espió a Israel a través de la NSA escuchando las comunicaciones de los líderes israelíes durante el período previo al acuerdo nuclear con Irán; ahora con Maher Bitar existe el peligro real de que la administración Biden pueda volver a obstruir los esfuerzos israelíes para reducir el programa nuclear iraní; y con la complicidad de varias agencias y medios de información crear un estado de información y opinión contrario a la política de Israel, a la ejecución de los Acuerdos de Abraham e imponer una posverdad favorable para las demandas de la Administración Palestina incluida la posible presencia de Hamas en un gobierno de coalición palestino.

Por otra parte, con sus primeras órdenes ejecutivas y las designaciones de Bitar, personaje abiertamente antisraelí como Senior Directo de NSA, y de Robert Malley, pro-iraní y adverso a Israel, como Enviado Especial de EE.UU a Irán, a cargos estratégicos en la elaboración y ejecución de la política exterior y la seguridad nacional de USA; la administración Biden envía un mensaje de desaliento e incertidumbre tanto a los cuatros países firmantes de los Acuerdos de Abraham como a otros que comenzaban a manifestarse más favorables a iniciar negociaciones para el establecimiento de relaciones con Israel independiente de la evolución y los resultados del conflicto palestino-israelí y de la confrontación con Irán.

La administración Biden con estas medidas y designaciones busca desmantelar aceleradamente los logros de la política exterior de Trump en esta región y reproducir la tenaza de presión contra Israel usada por Obama; por una parte, con Bitar busca retornar al clásico inoperante modelo de negociación multilateral de Obama.1-2 para una posible solución del conflicto palestino-israelí y así desalentar a potenciales países árabes interesados en suscribir los Acuerdos de Abraham; y por otra parte, reactivar las negociaciones en torno al Acuerdo Nuclear (JCPOA) 2015  e incluso hacer nuevamente concesiones unilaterales como el levantamiento de las sanciones económicas impuestas por Trump; con lo cual obstaculizarían y condicionarían cualquier tipo de acción de respuesta militar y política de Israel contra Irán.

Por eso, Israel observa con fuerte preocupación cómo la administración Biden está retomando la línea iniciada por Carter (1978-79) y desarrollada posteriormente por Obama de acercamiento a la Hermandad Musulmana y de solapada hostilidad y condicionamiento al Estado de Israel y a otros tradicionales aliados de EE. UU en el Medio Oriente; pues esto puede provocar un aumento de la inestabilidad política y militar en la región con el auge del expansionismo y la interferencia de Irán en diversos países y conflictos en curso, sea de manera directa o indirecta a través de aliados o proxies.

Sin embargo, esta problemática no se limita a cuestiones tradicionales de geopolítica de EE.UU en el Medio Oriente; este remake de la política exterior de Obama como dijera (Glick, 2021) se enmarca también en la confrontación ideológica que está desarrollando la izquierda globalista, en el plano nacional e internacional, para la instauración de un nuevo orden mundial en coexistencia con regímenes autoritarios; pues Israel está viviendo una situación política interna muy similar a la actual en EE.UU que puede tener significativas repercusiones en la correlación de fuerzas internas y en su política exterior.

Estas primeras medidas y declaraciones de la administración Biden vuelven a poner a Israel ante una disyuntiva similar a la experimentada con Obama.1-2: la opción del apaciguamiento, o sea, lidiar con una administración estadounidense solapadamente hostil cooperando siempre que sea posible; o defender independiente sus intereses estratégicos aun cuando implique encontronazos directos con EE.UU, creando mecanismos de colaboración y alianzas tácticas con nuevos socios en Europa y la región por si no hay otra alternativa que el desafío ante un inminente peligro por parte de Irán.

En estos dos artículos he concentrado la atención sobre la problemática USA-Israel para mostrar como las primeras Ordenes Ejecutivas de Biden, declaraciones y las designaciones en los principales cargos en las áreas de Seguridad Nacional y Política Exterior de personajes comprometidos con la política de Obama buscan cancelar los relevantes logros de Trump en política exterior hacia el Medio Oriente y retomar la política de hostilidad de Obama hacia Israel y de convivencia con regímenes autoritarios como los ayatolas iraníes. El análisis de estos últimos detalles, aparentemente secundarios, refuerzan las conjeturas iniciales y las conclusiones expresadas en el artículo precedente; y sirve como punto de referencia para una proyección de la posible política exterior de Biden-Obama.3 hacia Cuba y Venezuela.

Fuentes de información.

Bar, Netta. Biden appoints Palestinian American to key intelligence role. 11 February 2021. Jews News Syndicate. JNS.
Bertrand, Natasha. He helped Adam Schiff impeach Trump. Now he’s joining Biden’s NSC. 21 January 2021.
En Politico.

Brand, Deborah. Biden Names Anti-Israel Activist, Adam Schiff Aide Maher Bitar to Senior Intel Role. 26 January 2021. Breitbart

Ettinger, Yoram. Biden and the Muslim Brotherhood trap.  12 February 2021. The Ettinger Report. World Israel News WIN.

Glick, Caroline. Maher Bitar and Israel´s ideological elections. 31 January 2021. World Israel News. WIN.

Greenfiled, Daniel. Biden Puts Anti-Israel BDS Activist in Charge of NSC Intel. 26 January 2021. Center for Security Policy.

Harris, Bryant. Arab-American lawyer involved in Trump impeachment to advise Biden on intelligence. 24 January 2021. The National News. NWorld.

Israel Davi. Biden Appoints Former Palestinian UNRWA Official as Director of NSC Intelligence. 24 January 2021.

Jakes, Laura e Crowley, Michael. U.S. Names Iran Envoy in Battle of Wills with Tehran Over Nuclear Negotiations. New York Times.

Keinon, Herb. Growing concern in Israel over appointment of Malley as US rep. to Iran. 27 January 2021. The Jerusalem Post.

Memo Middle East Monitor (MMEM) Biden appoints Palestinian-American as senior intelligence director. 25 January 2021.

Nguyen Li, Mimi. Biden Appoints Former Obama Official to Key Role in National Security Council. 27 January 2021. The Epoch Times.

Pachter, Damian. Biden’s policy diametrically opposed to Trump’s. 10 February 2021. IsraelHayon

Phillips, Melanie. Obama’s 3rd term. 8 February 2021. IsraelHayom. Y en www.melaniphillips.com

Rezaian, Jason. Biden’s pick for Iran envoy is a pro. Deal with it. 29 January 2021. The Washington Post.

Shindman, Paul. Morocco tells Arab states: Embrace diplomacy with Israel. 10 February 2021. World Israel News. WIN.

Spetalnick, Matt e Mohammed Arshad. Former Obama aide Malley named Biden’s top envoy on Iran: official. 28 January 2021. REUTERS.

TOI Staff.  Biden set to name Obama aide Malley as Iran envoy; hawks reportedly ‘aghast’. 29 January 2021. The Times of Israel.

Weiss, Melissa. Robert Malley being considered for special envoy on Iran. 20 January 2021. Jewish Insider.

Yitzhak, Eduard. Biden nombra ex funcionario de UNRWA como director de inteligencia del NSC. 24 enero 2021. Israel Internacional.

 

@LFdezPolicy, Experto en Relaciones Internacionales y Geopolítica.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*