Trump sigue en la pelea, fortalece su equipo legal y se dirige a liberar «El Kraken».

Profesor Andrew Appel, Universidad de Princeton, demuestra en 7 minutos cómo alterar una máquina de votación. Foto Politico.com

Por Carlos Carballido.

 

Contrario a lo que intenta demostrar el monopolio mediático global, la campaña electoral del presidente Trump continúa  en una batalla legal  en varios estados donde se han evidenciado irregularidades en las votaciones y suma ahora a la prestigiosa abogada Sidney Powell al equipo jurídico para dirigir la impugnación hacia el área cibernética que tuvo que ver con la tabulación de las boletas que, misteriosamente, cayeron en cascada y de manera unidireccional hacia el candidato Joe Biden.

Powell, quien ganó notoriedad en la defensa del General Michel Flynn, ha reiterado que cuenta con suficiente información que pudiera liberar al llamado “Kraken”, una especie de esquema de fraude electoral mediante el uso de softwares como Dominion que, a pesar de las múltiples prohibiciones que tiene en varias naciones por su inefectividad, ha sido contratado como sistema de computo oficial en los colegios electorales de al menos unos 30 estados de EE UU, básicamente en aquellos en disputa legal.

La noche del  3 de Noviembre  fue el detonante que levantó todo tipo de sospechas. El conteo de votos se detuvo sorpresivamente  en varios estados claves  y  repentinamente, (se sabe que estadísticamente es imposible por la Ley Benford), el conteo aumentó desproporcionalmente para Biden y se alejó de Trump. Aunque hay suficiente evidencia de la aparición de boletas entre la medianoche del siguiente día que empezaron a ser tabuladas, los expertos en ciberseguridad aseguran que el salto desmedido tuvo que ver también con cierta ayuda de estos software que estaban tabulando los conteos.

La incorporación de la abogada Powell indica que el equipo legal de Trump está redirigiendo, o ampliando según sea el caso, la impugnación que pudiera revisar de una vez las irregularidades que estos software han provocado en las elecciones de EE UU y que muchas veces han llegado a la Corte Suprema pero en demandas muy locales, así que no es un tema nuevo que esa legislatura pueda desestimar tan fácilmente.

 

EL FRAUDE ELECTRONICO NO ES NUEVO

 

El tema del fraude electoral, no es nuevo ni es Trump quien lo denuncia por primera vez. La propia Hillary Clinton estuvo con ese mantra desde el 2016 y se llegó a hablar de una supuesta interferencia rusa en ese sentido. Trump, quizás sabía que esto podría suceder y entonces emitió una Orden Ejecutiva   poco conocida pero que permitía investigar y sancionar a personas, países o grupo comercial (Dominion tiene su sede en Canadá y opera con capital múltiple, sobre todo de China)  que propicie fraude en cualquier elección internacional. La orden facilita a la Dirección Nacional de Inteligencia,  DNI,  a que investigue una posible injerencia a más tardar en 45 días después de una elección.

Esta Orden Ejecutiva, que la prensa monopólica  global  ha ocultado,  estableció un medio legal para investigar una posible manipulación informática para afectar la  elección del 2020.  Si es así, los resultados electrónicos informados deben modificarse sustancialmente para descartar el recuento falso u otras medidas que puedan evitar la certificación de resultados fraudulentos que dependan de los recuentos finales que parecen haber sido manipulados mayormente por las travesuras generadas por computadoras e internet.

Estas irregularidades no son nuevas. En Georgia, por citar solo un estado en disputa, se destinaron unos 100 millones de dólares para comprar equipos  de Dominion que han sido incluso denunciados por  el senador demócrata de Oregón, Ron Wyden.

 

LA VULNERABILIDAD DE MÁQUINAS DE VOTACIÓN ESTÁ DEMOSTRADA

 

Andrew Appel, profesor de informática de la Universidad de Princeton, ha sido uno de los principales especialistas que desde hace varios años viene advirtiendo que el voto electrónico es fraudulento porque puede ser hackeado de múltiples formas y de manera reiterada en las elecciones de las últimas décadas a favor de ambos partidos. Su notoriedad fue noticia cuando demostró que en solo 7 minutos podía abrir una maquina de votación electrónica con un destornillador  e incorporarle un código al software que prácticamente hacia que al tocar la pantalla el voto fuera para el lado contrario. Appel ha seguido insistiendo que el voto por internet es realmente ridículo como explica en una reciente conferencia que usted puede consultar aquí.

El pasado 26 de Octubre, la cadena pública PBS, encontró que las máquinas de votaciones en Georgia presentaban errores comprometedores que pondrían en peligro las elecciones del 2020. La cadena mostró esas irregularidades en un video (usted puede verlo aquí) que aunque sutilmente ponía en peligro a Biden, igualmente demuestra que el sistema de votación electrónica abre una puerta real al fraude electoral.

Varios sitios conspirativos están diciendo que  se ha podido capturar servidores en Alemania y Barcelona, España pero el equipo de la abogada Powell dice que más allá de eso, hay acciones más sencillas.  Dominion almacena sus datos en la nube de Amazon, y las fuerzas del orden federal podrían acceder a ellos basados en la oren ejecutiva de Trump del 2016. Igualmente el Centro de Datos de Utah que, entre otras cosas, almacena datos relacionados con la ciberseguridad, puede procesar y procesa «todas las formas de comunicación, incluidos los documentos completos de correos electrónicos privados, llamadas de teléfonos celulares y búsquedas en Internet».

Estas posibilidades que ofrecen los sistemas de almacenamiento en The Cloud (La Nube) permiten que  -de existir sucesos extraños entre las oficinas en el extranjero de los grandes servicios electorales electrónicos- se puedan comprobar de manera eficaz y parece que por aquí va encaminada la estrategia porque el propio Trump ordenó que se despidiera  a Chris Krebs, jefe de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Interna , quien apresuradamente emitió un comunicado negando irregularidades en el conteo de votos electrónicos en esta elección sin presentar ningún argumento válido.

La movida de Trump en el Pentágono tampoco ha sido casual. En el Departamento de Defensa, el asistente del general Michael Flynn, Ezra Cohen-Watnick, ha sido nombrado subsecretario interino de inteligencia. Anteriormente, fue el coordinador de políticas estratégicas de EE UU para todos los programas de inteligencia, «que incluyen, entre otras cosas, acciones encubiertas, inteligencia humana y vigilancia electrónica».

El equipo legal de Trump está moviéndose cada vez más adentro en terrenos que ninguna administración quiso hacerlo a pesar de las múltiples demandas estatales y locales en cuanto al fraude electoral electrónico que difícilmente los tribunales menores o mayores se atreverán a desestimar por los antecedentes que ya existen en  las propias cortes. La insistencia en detener los conteos y el recuento  no es descabellada porque en la práctica es innecesario ya que se volverían a tabular los mismos errores en boletas físicas como en votaciones electrónicas.

El bombardeo de la presa convencional en tildar de ridículos estos recursos legales que se están demandando no significa  que sean irrelevantes, menos si provienen de acciones en bloque que han dado como presidente a un candidato que en la práctica solo cuenta con 232 votos electorales certificados. La desinformación es un efecto que ocurre si existe demasiada información allá afuera que aturda la capacidad de definir qué es un hecho comprobado y cual  es una especulación que los medios dan como cierto.

La única realidad que existe es que estas elecciones están impugnadas y será o bien las cortes o bien las legislaturas estatales quienes la definirán porque las evidencias han sido presentadas y no son tan simples e irrelevantes como se ha querido hacer ver. La pelota está ahora del lado de La Ley y veremos si el tentáculo del monopolio global que controla la prensa y las redes sociales, es tan fuerte y efectivo que llegue a minar un sistema jurídico que,  hasta ahora,  alardea de ser el mejor del mundo.

 

Carlos Carballido es periodista, columnista y Vicedirector de ZoePost.

4 Comments

  1. Alfredo

    Excelente informacion

  2. Pues espero que siga adelante y no se rinda o USA acaba como las repúblicas hispanas y su hermana España (monarquía) osea, convertida en una república bananera.

  3. Ana Morales

    Excelente articulo, felicitaciones.

  4. Bárbara Julia

    Espero q el Presidente Trump y sus abogados sigan hasta el final y acabe con la corrupción globalista ya basta q quieran acabar con la integridad de este país y de nuestra constitución y vamos a defenderla al precio q sea necesario ganó y gana Trump el mejor Presidente

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*