Patria y Vida bajo el efecto mariposa

Por Carlos M. Estefanía.

 

 

«El aleteo de las alas de una mariposa pueden desencadenar un tifón».

Proverbio chino

 

El 21 de febrero pasado publiqué en ZoePost el artículo “Patria y Vida” o el arte de homo racializar a la oposición cubana”. Pensé que no tendría que volver sobre el asunto. Sin embargo, el duelo verbal desatado entre dos de los participantes en su video, confirmando en parte lo que ya decía, me obligan a retomar el tema.

Para quienes ya lo han olvidado o quizás no lo saben, la canción Patria y Vida se hizo pública el 16 de febrero de 2021, en un video donde participan solamente artistas afrocubanos: Yotuel Romero, Descemer Bueno, el dúo Gente de Zona que conforman Randy Malcom y Alexander Delgado, así como los integrantes del movimiento San Isidro: Maykel Osorbo y El Funky; estos dos últimos desde Cuba. El título parodia de la consigna castrista por excelencia de: “Patria o muerte”.

La canción ha vuelto a la palestra pública con la publicación de los porcientos de las ganancias generadas por los derechos de autor a repartir entre los participantes del video. El responsable ha sido el cantautor Descemer Bueno. Según el post publicado por el artista en su página de Facebook la distribución sería la siguiente:

 

Beatriz (Luengo, mujer de Yotuel): 15%

Yotuel: 15%

Alexander: 15

Randy (de Gente de Zona):15

Descemer: 15

Maykel: 5

El Funky: 5

 

La desproporción es evidente en beneficio de los artistas que viven fuera de Cuba y en detrimento de los que protestan desde la isla. Parece que si durante las guerras de independencia unos cubanos blancos, asentados en el exterior usaron como carnes de cañón a otros cubanos negros y blancos radicados en la isla; ahora, aparentemente, son unos cubanos negros sumados a una española blanca, los que usan desde el exterior a otros cubanos negros radicados en Cuba, para lucrar con ellos, no solo de manera política sino también económica.

Debemos aclarar que no es la primera vez que se denuncia esta situación.

Rubén Cuesta Palomo, más conocido como “Kandyman”, ha atacado a Yotuel en diferentes videos. Al parecer el conflicto nace de que Kandyman no ha recibido el apoyo profesional que esperaba de su colega establecido en España. Otro motivo es el no haber sido invitado a participar en Patria y Vida, habiendo tenido Rubén un pasado vinculado a la disidencia, del que carecen cuatro de los seis participantes. En una de sus diatribas Palomo aconseja a Osorbo no confiar ni en el miembro de Orishas, ni en Alexander de Gente de Zona.

 

 

 

 

Podría creer que en el caso de Descemer Bueno quiere desligarse de la tamaña injusticia para hacer honor a su nombre, el infidente, propone en la misma página que se haga una repartición a partes iguales y que de no ser así los opositores internos contarían con su porcentaje.

El “jelengue” * está servido. Si alguien le ha sacado partido ha sido el youtuber Adrián Fernández, invitando a varios de los implicados a discutir el asunto. Ha sido en un debate directo transmitido en directo el seis de mayo. ¡El video fue publicado por Fernández en su canal bajo el título “Descemer Bueno Yotuel Y Maikel Osorbo CARA A CARA RESPONDEN Sobre El Dinero De Patria Y Vida!!!”. Lo que allí se ha armado es la de Dios es Cristo. No es de extrañar que a los 3 días de emitirse la directa, el canal de Fernández hubiese alcanzado más de 51000 visualizaciones. Si continúa el ritmo el video pronto superará el de otra bronca antológica virtual entre cubanos: la pelea a distancia montada por el conductor televisivo Omar Moynelo, el seis de diciembre del 2019, entre Alexander Otaola y Erich Concepción. Dos afamados miembros de colectivo LGTB cubano en el extranjero que no se pueden ver ni en pintura y quienes se comportaron como una viuda negra y un alacrán encerrados en un frasco, apostrofando mutuamente las frases más venenosas, destacándose entre ellas la espetada por Concepción a su compañero de orientación sexual y rival: «nunca un mambí fue pájaro”. Eso que lo verifique la muy en boga historiografía de género. Pero que no se le ocurra a un heterosexual repetirlo, en bronca similar, porque puede ser demandado por la legislación homonormativa imperante.

 

 

Si en el programa de Moynelo salieron a la palestra problemas personales y actitudes que dejan mucho que desear, algo similar, aunque a no tan bajo nivel fue lo ocurrió con los representantes de otro sector victimizado que asistieron a la directa Adrián Fernández. Sin embargo, aquí el hecho resulta particularmente lamentable, al tratarse de una pelea entre creadores del allí proclamado nuevo himno nacional cubano.

Por supuesto, ya más de un influidor cubano con mayores o menores luces, del lado del régimen o en su contra está metiendo la cuchara en la bronca.

 

 

Pero si de alguna utilidad tiene el guirigay armado es la de servirnos para comprender que no fueron las ansias de justicia de Descemer Bueno, las que lo llevaron a cometer esta infidencia, que dejó muy mal parados a los que montaron Patria y Vida, más que como un acto altruista de disidencia como un negocio.

Lo que lleva a Bueno hacer de “garganta profunda” y dar el chivatazo que tanto caso ha creado, no es en realidad la injusta repartición de ganancias por Patria y Vida; ha sido la amistad de su compañero de proyecto con esa suerte de manzana de la discordia en redes que es Alexander Otaola. Al parecer Descemer creía que Yotuel, al promover la canción del programa de Otaola, haría de paso un papel de conciliador en la demanda judicial que le tiene planteada el influidor al artista (y al revés).

Lo peor es que con esta nueva directa empeora la cosa, no solo porque se ha puesto en evidencia la animadversión de Bueno hacia su demandante, sino porque en alarde innecesario ha revelado los millones que representan su catálogo de composiciones, algo que equivaldría a ver un tonel de sangre en un mar plagado de tiburones.

Pero eso no ha sido lo peor, lo peor ha sido la manera en que se confirma la racialización preconcebida del proyecto Patria y Vida, algo que subrayamos en el artículo que le dedicamos anteriormente. Descemer en un torpe intento de ganar la empatía de Yotuel, le ha recordado que esa era una canción interpretada por seis negros. Bastante tiene Yotuel, casado con una mujer de piel clara, ciudadana de un país donde se vive una verdadera guerra de sexos, para meter en también en casa la confrontación de razas.

El que si no pasó por alto la discusión ha sido el propio Otaola, primero intenta justificar la diferencia de pagos a los artistas que están en Cuba, con la idea poco convincente de que el régimen podría apropiarse de sus ingresos, lo hace mostrando una propuesta de distribución inicial correspondiente a un 12,5 para los cantantes de la isla, respectivamente.

 

 

Más interesante es el escalpelo dialéctico que utiliza Alexander Otaola para extraerle de las entrañas a Bueno, sus resentimientos racistas, reivindicando la universalidad de la canción contra la lectura segregacionista que se desprendía de las expresiones de aquel a quien suele llamar de manera irónica “Maestro”.

Proponiéndole o no, Otaola le ha servido la cabeza de su demandado/demandante en bandeja a los órganos de propaganda del régimen cubano, ninguno de sus voceros podría superarlo en la deconstrucción moral de una de las columnas de Patria y Vida; una mesa que, sin la pata de Bueno, quedará coja y por tanto inútil para cualquier efecto.

Un día antes de que saliera a la luz el choque entre Descemer y Yotuel, el pensador cubano, Ariel Hidalgo, publicaba en Cuba encuentro su artículo “¿Ha comenzado en Cuba un nuevo proceso revolucionario?” Allí trataba de revertir el contenido negativo que el término “revolución” para la mayoría de los cubanos por la manipulación que se ha hecho de este término, sin entender lo que en realidad es una revolución. Para explicar el verdadero sentido de ese tipo de giro histórico, Hidalgo apela al ídolo secular de todos los cubanos, José Martí, recordando el título de Revolucionario**, que llevaba el partido con el que preparó la última guerra independentista. Guerra que por cierto sus partidarios de entonces y con todo avenimiento a la verdad, llamaban Revolución, apunta.

Hidalgo vuelve a recordar que ese mismo término lo usaron los llamados auténticos para su partido** definiéndolo, además como “socialista” y “antiimperialista”. Algo que, vuelvo agregar, se llevó consigo como parte de su programa ortodoxo, Eduardo Chibás al romper con el llamado autenticismo. Por cierto, este tipo de ideología ha sobrevivido en Cuba. Me refiero tanto a la vocación de combatir al imperialismo, como a la de establecer a largo plazo un socialismo, que no tiene que ser como el que se importó de la Unión Soviética. Esta posición aún tiene ecos en Cuba, no gracias a las décadas de régimen comunista, sino pese a ellas. Se manifiesta en lo que escriben los redactores del, cada vez más independiente, aunque aún no abiertamente disidente, blog de La Joven Cuba, en el modo en que se expresan los activistas en el aún más crítico, pero todavía dialogante con el poder, Movimiento de artistas N27, que encabeza Tania Bruguera. Incluso se percibe en declaraciones de los miembros de un movimiento más confrontacional como es el de San Isidro.

Volviendo al artículo de Cuba Encuentro. Allí, tras exponer varias definiciones de revolución y analizar el estado actual de la isla, el articulista augura el pronto desencadenamiento en la isla de una nueva revolución, en el mejor sentido de la palabra.

En verdad no carece el columnista de buenos argumentos, pero habría que recordar que no solo es el abuso de la propaganda, sino la historia real la que nos muestra que cualquier revolución, desde las comunistas, pasado por las que dieron lugar a regímenes populistas o nacional socialista, hasta llegar la que reivindican los liberales, ya fueran centralistas o secesionistas, están lejos de ser un colchón de rosas, algo que han llegado reconocer sus propios protagonistas.

Toda Revolución, sin exclusión, no importa la cantidad de idealistas que pueda arrastrar a su causa, lleva implícito un alto grado de maldad, demagogia, oportunismo, incumplimiento de promesas entre sus ejecutores, los cuales nunca demoran en devorarse entre sí mismos. Otra cosa es cómo nos las blanquean o pintan de rosa aquellos que resultan vencedores, una vez adueñados de los aparatos educativos del estado.

Afortunadamente el mal nunca se borra del todo, es algo que se manifiesta para el que tenga ojo avizor, incluso pueden verse antes que caiga el antiguo régimen. Por muchas miserias que tenga el viejo poder nunca serán suficientes para ocultar las de las fuerzas que al final le derrocarán. A veces basta con que salgan a la luz intrascendentes rencillas personales. El choque desatado por el aleteo de una mariposa, entre los “titanes de bronce” de Patria y Vida, el paradigma de nuestra actual canción contestaría, equivale a destapar la alcantarilla de lo que según Hidalgo se nos avecina: otra revolución cubana.

Notas:

*Jelengue, según El Diccionario de la lengua española, es una expresión coloquial usada en Cuba para referirse al cachondeo (falta de seriedad) o a una discusión acalorada entre dos o más personas.

*** El 10 de abril, del año 1892, se funda por José Martí el Partido Revolucionario Cubano

*** El Partido Revolucionario Auténtico, intentó continuar la experiencia del Partido Revolucionario de Martí, en las condiciones creadas en Cuba por la Revolución nacionalista de1933. Se crea en febrero de 1934 para defender los cambios provocados por aquella Revolución

Carlos Manuel Estefanía. Nacido en La Habana en 1962, realizó estudios de Filosofía en las Universidades de La Habana y Moscú, licenciándose en 1987 en la especialidad de Materialismo Histórico. Posteriormente realizó estudios de postgrado en materias tales como, economía, relaciones internacionales, periodismo, lingüística, teoría de la comunicación y semiótica. Así mismo recibió cursos por encuentro en la Facultad de Derecho en la Universidad de La Habana, en materias tales como: Historia del Estado y el Derecho, Teoría del Estado, Derecho de Familia, entre otras. En mayo de 2009 recibió el título de Magister en Pedagogía del Español y de las Ciencias Políticas por la Universidad de Estocolmo.

Radica en Suecia desde 1993, donde es fundador e integrante de la directiva de la Sociedad Académica Euro cubana, así mismo, es presidente de la Asociación de Graduados Extranjeros en Suecia. Es además miembro de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en Suecia (PROFOCA) y del Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio.

3 Comments

  1. Esos chanchullos cubiches me tiene bien hartica , todo una chusmeria no se entiede de que aullan con el boniato en boca tanto es mas que sabido que todo eso esta dirigido e inducido por el teniente que los atiende, camilo, michel, yusnaby geosvani y agreguenle todos los nombres raros que sacamos de todo esto? NADA todo tiempo perdido y mientras los presos siguen presos y la dictadura sigue ahi fresca como una lechuga , la gente mas apestosa, y la isleta mas destruida, y el pueblo? con las manos , los pies y las bocas amarradas y tapadas Bah!! polfa

  2. Lázaro R. G. Castell

    Víctor Hugo también recelaba de las revoluciones; comparaba su claridad con la terrible luz de los volcanes. «(…) Un volcán puede producir una aurora, pero ¿por qué no esperar la salida del sol? Un volcán alumbra, pero el alba alumbra más (…)», escribió en «Los miserables». No obstante, Carlos M. Estefanía, tremenda tarea acabas de ponerme con este tremendo análisis. Ahora tengo que echarme todos estos videos para formarme mi propia opinión. Excelente artículo.

  3. Pingback: Patria y Vida bajo el efecto mariposa – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*