Economía

Ministra Feitó

Ministra Feitó

Por Elías Amor.

El régimen comunista cubano no pierde una sola ocasión para pasearse por los foros internacionales a lanzar sus mensajes. Justo lo que no permite hacer en Cuba a los que piensan de forma distinta. Allí, la ideología comunista no tiene rival y enseñorea el espacio político, económico y social para desgracia de todos los cubanos.

De modo que, con frecuencia, los dirigentes comunistas salen de Cuba para ir por el mundo diciendo mentiras. Menos mal, que se descubren rápido y que acaban perdiendo toda la credibilidad. Resulta ahora que la ministra de trabajo de Cuba, la señora Feitó, dijo en la sesión plenaria de la 110 Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, que “Cuba promueve políticas inclusivas para el acceso a empleos de calidad”. Y se quedó tan tranquila.

¿Empleos de calidad en Cuba? Aburridos, en empresas estatales y organismos presupuestados, mal pagados, sin perspectivas de mejora, eso no son empleos de calidad. Además, para acabar de adornar el aserto, la ministra declaró que Cuba avanza en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, a través de macroprogramas y proyectos.

Si, muy bien, pero en realidad, la Isla es el país que menos porcentaje dedica a la producción de energía renovable de América Latina, y la dependencia de los alimentos del comercio no se reduce, sino que se incrementa. Si no fuera por el pollo procedente de Estados Unidos, los cubanos no tendrían acceso a este alimento, y eso con el embargo/bloqueo.

Difícil papel el de la ministra de trabajo, cuando acude a estos foros internacionales de la OIT, donde seguramente tendrán no pocas dificultades para entender cómo funciona un ámbito laboral, el cubano, en el que no existen sindicatos de clase libres, ni organizaciones empresariales independientes, ni mucho menos se aplican las políticas de diálogo y de concertación social en la negociación colectiva; políticas que existen en las economías de mercado. Visto en una perspectiva real, el sistema de relaciones laborales cubano es de los más coercitivos del mundo.

La ministra explicó a la OIT las medidas adoptadas por el régimen durante los momentos álgidos provocados por la COVID-19. Según ella, fueron medidas dirigidas a “asegurar la protección de los trabajadores y la población en general, especialmente de los sectores en situación de vulnerabilidad”. Que se lo pregunten a los cuentapropistas que tuvieron que cerrar sus pequeños negocios.

La realidad es que en Cuba ha tenido lugar una explosión de pobreza por culpa de la Tarea ordenamiento comunista que desembocó en un malestar social desconocido el 11-J de 2021, reprimido con violencia por la seguridad del estado. Pero las bases de ese malestar, lejos de haberse corregido, han ido en aumento. Por mucha protección a los desamparados y que ningún trabajador pierda su empleo, el número de cubanos que desean huir del país no para de crecer continuamente, y la confianza en el régimen se ha derrumbado.

La señora Feitó puede decir lo que quiera en la sesión plenaria de la 110 reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, y, por supuesto, culpar a Estados Unidos de todos los males ocurridos en la Isla. Una buena forma de hacer amigos, sobre todo entre aquellos que otorgan alguna credibilidad a este mensaje, que es igualmente incierto. Mezclar churras con merinas y acabar defendiendo las vacunas o la industria biotecnológica cubana en un foro de asuntos laborales, es un ejemplo de que el régimen no sabe qué hacer para llamar la atención. Ir a hablar a la conferencia del trabajo de la política sanitaria, y además no decir la verdad, es contraproducente, y al final, acaba siendo negativo para quien lo practica.

La ministra habló de los avances de Cuba en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y como no tenía datos que ofrecer, se limitó a ofrecer los macroprogramas y proyectos de la estrategia económico-social de Díaz Canel, entre ellos el de desarrollo humano, equidad y justicia social, que incluye, lo relativo a un programa de trabajo digno pero lo cierto es que los cubanos se quieren ir de la Isla como sea, y hace unos días, hasta los haitianos que llegaron a una playa del sur de Cuba escapando de su propio país, prefirieron ser devueltos a su tierra. Ninguno eligió quedarse en el paraíso de la señora Feitó con esas “políticas inclusivas”, que según dijo en la OIT, existen en Cuba “para garantizar el acceso a empleos de calidad, reduciendo la informalidad”.

Después se entretuvo diciendo que Cuba “promueve los empleos verdes y la economía social y solidaria” y se permitió declarar que “se han reconocido nuevos actores económicos que han impactado favorablemente en la generación de empleos, unido a un Programa para el Fortalecimiento de la Seguridad y Salud en el Trabajo que considera a todos los actores económicos”. Lo cierto es que esos nuevos actores económicos están más preocupados por no perder la personalidad jurídica que se les ha concedido, que por otra cosa.

Se incluyen también políticas sociales encaminadas a prevenir, atender y transformar situaciones de vulnerabilidad de personas, familias y comunidades que limitan el aprovechamiento de oportunidades, así como para garantizar la sostenibilidad financiera de nuestro sistema de pensiones de cobertura universal. Si, el pensionista cubano medio que se ve obligado a sobrevivir con unos 10 dólares al mes al cambio del mercado informal, y que no tiene fe que le haga llegar remesas, que le hablen de vulnerabilidad social le debe sonar a chiste.

No conforme con todo lo dicho, en otro momento de su intervención, la ministra de trabajo comunista cubana se permitió incluso dar consejos a la Organización Internacional del Trabajo indicando que debería “utilizar acertadamente sus instrumentos y métodos de trabajo para lograr la transformación estructural en los países menos adelantados”. Para tesis doctoral. Imagino la mirada de sorpresa de los asistentes de la OIT escuchando este tipo de barrabasadas en las que la ministra se permite poner a disposición de la OIT “nuestras modestas experiencias”. Apaga y vamos.

Marta Elena Feitó Cabrera es Ministra en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social del castrismo.

Elías Amor Bravo (La Habana, 1958) es un destacado y reconocido economista cubano. Delegado de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana en Europa, y Presidente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

Su carrera profesional ha tenido que ver con la gestión y la dirección de las Administraciones públicas y las entidades sin ánimo de lucro. Profesor de Economía en la Universidad de Valencia, actualmente es profesor en la Universidad ESIC Business School.

Habitualmente publica sus textos y análisis de opinión en medios digitales, tales como, por ejemplo, Diario de CubaCubaencuentroCubaliberal, entre muchos  otros. Fue miembro del consejo editorial de la Revista Hispano Cubana y también es autor del blog CubaEconomía. En 2010, la editorial Aduana Vieja reunió la mayor parte de los estudios económicos de Elías Amor hasta esa fecha en el volumen Economía cubana: La oportunidad perdida.

El final de los sueños. Cien años de una familia en Cuba, prologada por Carlos Alberto Montaner, es una incursión en el terreno de la narrativa autobiográfica. En esta, su primera novela, asistimos no solo a la construcción y caída de los sueños económicos y sociales de de una familia, sino al derrumbe de Cuba como una construcción de país y de Estado, tras el fracaso de la revolución de 1959.

 

One Comment

  1. juan Carlos Chillón Paizan

    https://www.youtube.com/watch?v=-teO41rl_8U ARTÍCULO 1: a) En Cuba se vulnera el principio de justicia social, por cuanto la justicia no siempre se establece por principios de equidad para con los sectores civiles minoritarios opositores. Por ejemplo: El sector social que manifiesta opiniones diferentes del marxismo- leninismo; es objeto de vigilancia constante por los órganos policiales y los agentes de la Seguridad del Estado; recibiendo reiteradas citaciones en forma intempestiva, estando siempre las amenazas incluidas en dichos requerimientos. Para ese sector social minoritario, suele resultar más difícil la obtención de un empleo en el sector estatal; así como la posibilidad real de desempañar cargos administrativos o en organizaciones sociales b) Si se actuase en cumplimiento con lo establecido; al afirmar que el Estado cubano es democrático; se tendrían que reconocer y respetar los derechos civiles y políticos de esos sectores políticos minoritarios; tales como son las manifestaciones pacíficas. Aun reconociendo que este sector político no podría cambiar una normativa legal aprobada por las mayorías; se podría aspirar a que sus derechos e intereses como ciudadanos sean representados y defendidos por los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP); en su condición de «representantes de todo el pueblo»; siendo y sintiéndonos, los opositores; parte de ese pueblo. c) Cuba; no es una república unitaria, por cuanto sus ciudadanos estamos divididos en 2 bandos: «Los cubanos socialistas» [que cuentan con el apoyo irrestricto del Gobierno y el PCC] y «los cubanos opositores» [que somos los política y socialmente excluidos]. «Los cubanos agradecidos y dignos (“las Cyberclarias”); que ameritan vivir en Cuba» y «Los cubanos desagradecidos, indignos, “gusanos”, y traidores a la Patria; aquellos a quienes – según el criterio de algunos – nos correspondería abandonar el país por obligación». d) Todo lo reflejado; habla del por parte del sector políticamente opuesto a los lineamientos e intereses del PCC; pero también es muestra de ; así como es reflejo de . [Ésto se ejemplifica con los actos de repudio; en las frases utilizadas por nuestros altos líderes políticos, que en múltiples ocasiones han llamado al enfrentamiento cívico; así como por las frases de irrespeto, vulgaridad y violencia de algunos ciudadanos opositores en las redes sociales de Internet] f) Por lo que en conclusión: Es evidente la contradicción existente entre el enunciado de la Carta Magna; que plantea que «Cuba es un Estado de Derecho», y la realidad política impuesta por el Partido Comunista de Cuba y aceptada por el Gobierno…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*