Masacre y condenaciones en Birmania

Por Le Parisien/Redacción ZoePost.

Los manifestantes salieron a las calles el domingo en Birmania el día después del día de represión más sangriento desde el golpe del 1 de febrero.

Las Naciones Unidas estimaron el número de muertos el sábado en 107, incluidos siete niños, pero esperan que el número aumente aún más. Los medios locales informan de 114 muertos. Una cifra anterior reportó al menos 90 muertos.

Los manifestantes salieron a las calles el domingo en Birmania el día después del día de represión más sangriento desde el golpe del 1 de febrero, con al menos 107 muertos, incluidos siete niños, violencia fuertemente condenada por la comunidad internacional. Los activistas por la democracia pidieron más manifestaciones el sábado, cuando el ejército realiza anualmente un desfile masivo frente al jefe del ejército, ahora jefe de la junta, el general Min Aung Hlaing. «Las acciones vergonzosas, cobardes y brutales del ejército y la policía» El sábado por la noche, Min Aung Hlaing y su esposa entretuvieron a dignatarios, incluido el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, en una lujosa cena al aire libre en Naypyidaw. El periódico oficial Mirror informó que se ofreció un concierto y un espectáculo de drones con Min Aung Hlaing saludando. «Las acciones vergonzosas, cobardes y brutales del ejército y la policía, que fueron filmadas disparando a los manifestantes mientras huían y que ni siquiera perdonaron a los niños pequeños, deben ser detenidas de inmediato», dijeron dos altos funcionarios de la ONU, Michelle Bachelet y Alice Wairimu Nderitu, en una declaración conjunta.

El número de muertos desde el golpe del 1 de febrero ha aumentado a al menos 423, según AAPP, una ONG local que rastrea el número de muertos desde el golpe. Este domingo, los birmanos volvieron a tomar las calles de Yangon y otras ciudades para exigir el retorno a la democracia, y se iban a realizar numerosos funerales en todo el país, que se está recuperando de su día más sangriento desde el golpe de Estado.

«Una niña recibió un disparo en la cabeza» .

«Una niña recibió un disparo en la cabeza y murió en el hospital, mientras que dos hombres fueron asesinados a tiros en el acto», dijo un rescatista de la ciudad de Monywa. En Hlaing, un distrito de Yangon, un niño de 16 años perdió la mano en una explosión al intentar devolver una granada lanzada por las fuerzas de seguridad a los manifestantes, dijo un rescatista…

Continuar leyendo el artículo completo aquí en Le Parisien.

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*