María de Orsic vs Jet Propulsion Laboratory

 

María de Orsic

Por Félix Antonio Rojas.

 

Las gotas de agua iban descendiendo fractal, como hilos líquidos por el cristal de la ventana. María observaba la fina cortina de lluvia caer sobre los pocos hombres que deambulaban entre la densa bruma. Miraba burlescamente deslizarse a las mujeres bajo los paraguas con esa ridícula moda feminista de los años vente, de llevar el pelo corto por la endémica ignorancia impuesta, de no poder utilizar sus cabellos como antenas cósmicas, conocimiento que adquirió telepáticamente desde que era una niña de las tradiciones orales de los chamanes de las tribus Hopis. El rostro hermosísimo de María de Orsic se reflejaba como una criatura perfecta, como una diosa mitológica de Heródoto. En sus ojos grises azules revelaban en el tiempo, el antiquísimo reino de Hiperbórea, más allá del norte de Tracia, de los montes Ripeos y del hogar de Bóreas, su evocada comarca que anhelaba algún día encontrar. Mientras el sonido de las futuras bombas de la historia comenzaban hacerse más nítidas… De repente María sintió una presencia deseada y tras de ella las imágenes de sus queridas amigas Traute A y Angelika que era la más joven aprendiz del grupo hermético Vril, se manifestaron como dos ángeles celestiales sonrientes con sus larguísimas cabelleras, que llegaban a rozar el piso de la habitación.

La oscuridad cubría la ciudad de Munich que era un gran fantasma silencioso en la última y tormentosa noche de noviembre de 1924. María junto a sus amigas inseparables y Rudolf von Sebottendorf, fundador de la sociedad Thule, se encontraban frente al brujo de la piedra negra Rudolf Hess. Von Sebottendorf necesitaba el oráculo porque quería contactar desesperadamente con el poeta Dietrich Eckart, que había fallecido el año anterior, después haber traducido las obras teatrales al alemán, del maestro Henrik Ibsen. María de Orsic y todos los presentes en torno a una mesa circular cubierta con un mantel negro juntaron sus manos. Las sillas de ébano comenzaron a vibrar provocando un sonido repetitivo y de percusión africana, mientras las órbitas de los ojos de María comenzaban a desplazarse lentamente hacia atrás, quedando en un blanco intenso espectral y al entrar en trance, lentamente la mística voz de Eckart comenzaba a surgir desde las profundidades de la médium. Sin embargo la voz temblorosa de Dietrich Eckart comenzó a susurrar en un tono de terror que una entidad física de un plano superior lo obligaba a dejar su espacio para manifestarse a través de María.

La voz de Dietrich desapareció misteriosamente para dar paso a una inquietante lexía que manifestaba ser uno de los representantes de los Sumi, civilización de un mundo que pertenecía a un sistema planetario que orbita alrededor de la estrella Aldebarán en la constelación de Alfa Tauri, a 65 millones de años luz del sistema solar, siguió informando que su planeta sostenía varias veces la masa de Júpiter y que su raza había colonizado el tercer planeta del sistema solar hace 500 millones de años en un pasado perdido en los anales del tiempo. Las ruinas de Nippur, Larsa y Shurrupak habían sido diseñadas y construida por los ancestros de su raza humanoide. Continuó afirmando que aquellos que sobrevivieron al gran diluvio de Ut Napishtim se habían convertido en los primeros descendientes del reino de Hiperbórea. Rudolf von Sebottendorf, moviéndose incómodamente ante tan asombrosa afirmaciones, le exigió pruebas.

Mientras tanto María de Orsic comenzó a escribir con símbolos cuneiformes y en un perfecto sumerio, como los antiguos escribas acadios, escribió por primera vez las verdaderas crónicas de Mesopotamia. Sin embargo, la información que dejo paralizados a los que asistían a la ceremonia fue cuando María comenzó a dibujar un objeto volador en forma de platillo nunca antes visto hasta entonces por el ser humano.

Durante los siguientes años María de Orsic hasta finales de 1944 recibió toda la información técnica para poder construir el Reichsflugscheiben o Vril 7 Jäger que cambiaría supuestamente la historia, gracias a los enormes conocimientos y la tecnología avanzada en siglos de los Sumis.

Antes que las tropas hambrientas, sucias y harapientas del ejército rojo clavaran su bandera de sangre y terror sobre las ruinas del Tercer Reich, María de Orsic había recibido un mensaje de la eminente derrota de Alemania y el fin de la guerra antes de fin de año. Inmediatamente divulgó la terrible noticia entre su círculo de amistades. Tres días después que el Dr. Schumann le entregara los planos de los ovnis, María se dirigió a los hangares a las afueras de Munich y a la luz del alba una futurista y silenciosa nave plateada despegaba a gran velocidad rumbo a los confines de la nube de Oort, perdiéndose para siempre en la inmensidad del cinturón de Kuiper.

Recientemente el Instituto de Tecnología de California y Jet Propulsion Laboratory de la NASA han llevado a cabo un estudio utilizando en un plano más avanzado la ecuación de Drake donde aseguran que las supuestas civilizaciones que habitaron las 400 mil millones de estrellas en la Vía Láctea están fosilizadas. El nuevo estudio se centra donde posiblemente existió o surgió la vida en la galaxia. Por supuesto, sin obviar el factor más importante que afecta a su prevalencia, la extraña tendencia de los seres inteligentes a la autodestrucción. La investigación llegó a la conclusión que la vida surgió a unos 13 mil años luz del centro galáctico y 8 mil millones de años después de la formación de la Vía Láctea. La Tierra en equiparación se encuentra a 25 mil años luz del centro galáctico y la civilización surgió en el planeta hace unos 13 500 millones de años después de la formación de la galaxia en la que vivimos apunta el estudio.

En el nuevo trabajo se analizó todos los factores que se creen influyen en la formación y el desarrollo de vida inteligente, como la similitud a nuestro sistema planetario, la frecuencia de súper novas que emiten radiación mortal, el tiempo necesario para que la vida evolucione, si las condiciones son las adecuadas y la probable propensión de las posibles civilizaciones avanzadas de autodestruirse. Siguiendo en esa línea de análisis, los investigadores apuntan a que la mayoría de las otras civilizaciones que aún existen en la galaxia son más jóvenes que la nuestra.

El estudio refiere que otros factores que influyen en la desaparición de vida inteligente, son los holocaustos nucleares, el repentino y radical cambio climático o los cataclismos cósmicos. El estudio concluye que la mayoría de las civilizaciones se habrían erradicado así mismas después de alcanzar su punto más elevado tecnológicamente.

Tres días después de que surcara los cielos el último Reichsflugscheiben, la joven Angelika levitaba con su larguísima melena entre las calles bombardeadas y destruidas de Munich, avanzaba entre el fuego de obuses, la metralla, las explosiones y los disparos que no la podían alcanzar inexplicablemente ante la mirada desconcertada de los salvajes soldados soviéticos que la observaban impotentes. Desesperada buscaba entre la destrucción y las ruinas, la casa de la Sociedad Vril. Inesperadamente, de entre las llamas y las columnas de humo, al final de unas montañas de escombros, pudo localizar la puerta y la fachada intacta de la vivienda. Sin perder tiempo alguno, se dirigió a la mesa donde había comenzado todo. Y sobre el mantel negro en una enigmática hoja compuesta por un extraño material metálico y lumínico descubrió la caligrafía inimitable de María de Orsic donde había escrito el mensaje planeado en el pasado: ‘niemand bleibt hier’

En el instante en que los violentos comandos del ejercito rojo derribaban la puerta de la Sociedad Vril y se abalanzaban sobre la bella Angelika para asesinarla y violarla, sutilmente sus dedos rozaron la nota escrita desde Aldebarán y mirando fijamente a los ojos de los fantasmagóricos y desnutridos soldados de Stalin, desapareció para siempre.

Nadie Se Queda Aquí

 

Félix Antonio Rojas es friki freelancer.

 

 

 

 

One Comment

  1. Tunturuntu

    Morí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*