Cultura/Educación, EDITO

El periodismo legendario de Oriana Fallaci

Por Gloria Chávez Vásquez.

 

“¿Quién es el precursor del periodismo moderno? No lo es Hemingway, que escribió sus experiencias en las trincheras; ni Orwell, que pasó un año de su vida entre los vagabundos parisinos; ni Egon Erwin Kisch, experto en las prostitutas de Praga; sino Oriana Fallaci, quien entre 1969 y 1972 publicó una serie de entrevistas a los políticos más famosos de su época. Estas eran más que meras conversaciones, eran duelos. Antes de que los poderosos políticos advirtieran que estaban luchando en condiciones desiguales -dado que ella podía plantear preguntas y ellos no-, ya se encontraban en la lona, fuera de combate”. Cristina De Estefano, autora de La Corresponsal.

 

Dos fuerzas movieron a la periodista y pionera italiana Oriana Fallaci: el amor a la verdad y la pasión por la libertad. Sus reportajes denunciaron tanto la corrupción, la hipocresía y el abuso de poder de los gobiernos, como el fanatismo y la amenaza de las ideologías radicales. Parece que en los regímenes democráticos se puede decir todo menos la verdad, porque la verdad atemoriza, comentó durante la presentación de uno de sus libros.

Su carácter temperamental, su estilo provocativo e incisivo, la llevaron a hurgar en el alma de sus entrevistados, de modo que sus reacciones y respuestas les retrataban fielmente. Se enfrentó a políticos y dictadores de la época como Henry Kissinger, Gadafi y Yasser Arafat. Irritó al Ayatolá Jomeini al increparle de “tirano” quitándose el chador, que le exigían como condición para realizar la entrevista.

Fue la primera mujer en el frente de guerra en calidad de enviada especial. Como corresponsal cubrió los conflictos entre la India y Pakistán, en Vietnam, América y Oriente Medio. Sus reportajes, comentarios y entrevistas aparecieron en importantes periódicos y revistas como el New York Times Magazine, Life, Le Nouvel Observateur, The Washington Post, Look, y el Corriere della sera. Sus libros de ensayos y novelas se han traducido a 21 idiomas y continúan siendo éxito de librería.

Cómo se forma una periodista

Oriana nació el 29 de junio de 1930 en Florencia, Italia. Su padre, Edoardo, era constructor de oficio; un hombre parco, exigente consigo mismo y con los demás. Educó a su primogénita y a sus tres hermanas, para sobrevivir, primero en la guerra y después en un mundo violento, donde la mujer debía defenderse igual que el hombre. Uno de los recuerdos más vívidos de su infancia, es el del sonido de la alarma antiaérea mientras caminaba con su padre por una calle de Florencia. Cuando empezaron a caer las primeras bombas, Oriana, de 15 años, se echó a llorar. La bofetada de su padre la tomó por sorpresa y la dejó sin respiración. “Las chicas no lloran”, le susurró, al tiempo que entraban en el refugio.

En su biografía La Corresponsal, subtitulada “Oriana Fallaci. Luchas, encuentros, guerra y amor: el retrato desconocido de una periodista de leyenda” (2015), la escritora italiana Cristina de Stefano revela la imagen de una mujer moderna, valiente y, sobre todo, libre. Ausculta además los conflictos entre su carácter, el talento y la determinación que la convirtieron en la periodista más famosa del siglo XX.

Oriana cursó estudios en el Liceo Clásico Galileo en su ciudad natal. En su adolescencia participó en la resistencia contra la ocupación nazi durante la II Guerra Mundial. Apenas terminó la secundaria, ingresó en la facultad de medicina, la cual dejó por consejo de su tío Bruno, editor de un periódico, para estudiar literatura. Mientras realizaba sus estudios universitarios, escribía para un diario de Florencia.

En los años 50 viaja como corresponsal por toda América. En la década de los 60 centra su actividad periodística y se radica en Nueva York. Escribe su primer libro: Los siete pecados capitales de Hollywood, prologado por Orson Welles. En 1961 realiza un reportaje sobre la condición de la mujer en Oriente, trabajo que llegó a ser su primer gran éxito, titulado El sexo inútilViaje en torno a la mujer. En 1962 publica Penélope en la guerra su primera obra narrativa en la que cuenta la vida de una chica italiana en Nueva York.

En 1965 publica el libro Si el Sol muere, un diario de su experiencia con técnicos y científicos de la NASA, que dedicó a su padre. En él, entrevista a Werner von Braun, jefe de la misión espacial, el mismo científico que diseñó para la Alemania nazi, los misiles V2, que se lanzaron sobre Londres y otros países de Europa. El recuento del alunizaje del Apolo 11 (1969) está recogido en el libro Aquel día en la Luna publicado en 1970.

En 1967, el periódico L’Europeo asigna a Oriana la corresponsalía en la guerra de Vietnam. Como enviada especial, debe dormir en un camastro o en el suelo de los bosques junto a cien o doscientos soldados. En esa época comenta: Nunca estuve consciente de que era talvez la única mujer entre esas tropas. No pensaba en las diferencias entre hombres y mujeres en medio de las balas. La periodista regresó a ese país de Indochina, doce veces en siete años. Las escenas de esa guerra fueron compiladas en el libro Nada y así sea (1969).

El 2 de octubre de 1968, en vísperas de los Juegos Olímpicos de México, durante una manifestación de protesta de los estudiantes de la UNAM, Fallaci resulta herida por una ráfaga de metralleta. En lo que se calificó como la masacre de Tlatelolco murieron cientos de jóvenes. La periodista fue dada por muerta y trasladada al mortuorio de un hospital donde un sacerdote se percató de que estaba viva.

El amor de su vida

En 1973, conoce y se enamora de Alekos Panagulis, un poeta disidente griego, autor de un atentado contra el dictador Yorgos Papadopulos. Dos años después Fallaci y Panagoulis colaboran en las investigaciones en la muerte de Pier Paolo Pasolini, amigo de la pareja. Alekos es asesinado el 1 de mayo de 1976 en una calle de Atenas. Su recuerdo la lleva a escribir la novela Un hombre (1979).

Durante esos años escribe: Entrevista con la Historia (1974); Carta a un niño que no nació (1975) e Inshallah (1992) ambientada en el mundo de las tropas italianas que en 1983 fueron enviadas a Beirut en misión de la ONU. Columbia College de Chicago le otorga el título honoris causa en literatura a “Una de las escritoras más leídas y amadas del mundo”. No sé si soy buena; trabajo duro, trabajo bien. Tengo dignidad. Tengo una vida para demostrarlo, decía de sí misma.

En 1991, se integra al contingente italiano en la Guerra del Golfo. Es la última vez que trabaja como reportera de guerra. Luego se retira a escribir en su apartamento de Manhattan. Allí empieza una novela, solo interrumpida por los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001.

Un choque de civilizaciones

Oriana ve con horror, desde su ventana en Manhattan, como se reducen a cenizas, miles de seres humanos atrapados en los escombros de las Torres Gemelas. Con su ensayo La rabia y el orgullo Oriana rompe un silencio de diez años tomando como punto de partida el primer doble atentado suicida de los terroristas islámicos contra los cuarteles americanos y franceses, años atrás, que causó 299 muertos. La obra le genera amenazas de muerte y se le tacha de islamofobia.

En 2003 sale a la venta en Italia, La fuerza de la Razón, en donde Fallaci critica a la Iglesia Católica de ser demasiado débil ante el mundo musulmán, y a Europa de venderse al islam “como una prostituta”. La actual invasión de Europa no es más que un nuevo capítulo de las invasiones árabes y otomanas que se han sucedido a lo largo de los siglos, predice Fallaci. Conoce la historia y percibe en las estructuras del Corán, el esfuerzo avalado por más de un milenio de conflictos y hostilidades entre musulmanes y cristianos; el resultado inevitable es el choque entre civilizaciones.

Descubre en 2001 que tiene cáncer de pulmón. Su último libro, Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci, es una reflexión acerca del cáncer moral que devora a Occidente y de su propia enfermedad. Muere en Florencia el 15 de septiembre de 2006 a los setenta y siete años de edad. ​

Su novela Un sombrero lleno de cerezas, una saga familiar italiana que discurre desde 1773 hasta 1889 es publicada póstumamente el 30 de julio de 2008. En 2016 Edoardo Perazzi. sobrino de Fallaci, publica El miedo es un pecado, una colección de cartas de la periodista. En 2007 el Quadronno Crivelli de Milán, cambia su nombre por Giardino Oriana Fallaci en su homenaje. Sus restos reposan en el Cementerio Evangélico agli Allori de Florencia.

Oriana Fallaci

Gloria Chávez Vásquez, escritora, periodista y educadora reside en Estados Unidos.

2 Comments

  1. Gustavo Lima

    Muy grand y previsora de todo lo que esta sucediendo. Grande entre las grande>

  2. Yvonne Conde

    Gracias por este artículo sobre una gran mujer. Vivo a tres cuadras de su apartamento yen Manhattan y trato de caminar por esa calle y enviarle un agradecido.
    Desconocía de esta biografía y corro a ordenarla.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*