El Cambio Fraude y la complicidad del nuevo exilio

Por Carlos Carballido.

Hace tan solo unas horas, un grupo de fotos del controvertido profesor cubanoamericano Carlos Lazo se hizo viral en las redes sociales porque aparece nada más y nada menos que en una protocolar reunión con el dictador de turno Miguel Diaz-Canel.

El impacto visual ha sido tan asqueroso que ni siquiera me tomo el trabajo de comentar el hecho ni sus causa. Lo más que hice fue consultar a un conocedor de la dictadura cubana por dentro para asegurarme que son reales.

Mi fuente me dice más, la reunión no sólo fue con Canel sino que hubo un intercambio de trabajo con los 5 espías cubanos, condenados en Estados Unidos y liberados por el expresidente Obama, pero por si alguien lo olvida, fueron ellos -entre otras cosas- los que llevaron a cabo el asesinato de ciudadanos americanos que sobrevolaban, en avionetas civiles, las cercanías de las costas cubanas.

Carlos Lazo, es de los pocos emigrados cubanos que cuenta primero con el favor público de la Wikipedia castrista Ecured (ver aquí) y ahora con la alta dirigencia castro-canelista. Desde el 2018 crea un movimiento en EEUU llamado Proyecto Fábrica de Sueños y ahora la famosa Caravana Puentes de Amor mediante la cual está recibiendo apoyos de cubanos demócratas, influencers y políticos para presionar al gobierno de Biden en eliminar las restricciones y darle a la dictadura más poder del que tiene.

Pueden decirme que no es así, pero estas fotos, liberadas por el propio Díaz-Canel en su cuenta de Twitter luego que se filtraran en las redes, son más que evidentes. Lazo, sus seguidores y amigos han terminado siendo útiles instrumentos del Canelato en su furiosa carrera hacia el Cambio Fraude que tanto ha denunciado el viejo exilio y opositores de vergüenza y decoro como en su momento lo previó Oswaldo Payá Sardiñas.

Cuando se quiere analizar un fenómeno social hay que verlo en ingienería inversa. Desde lo más reciente hasta lo que aconteció en retroceso. Lazo, un supuesto médico que sirvió como tal en Irak aprovechando su condición de emigrado legal en Estados Unidos, se hizo viral enseñando español en una escuela de Seattle a través de canciones de Orishas, el grupo que hasta hace solo unos meses defendía a capa y espada a Fidel Castro y toda su tiranía. A partir de ahi ganó la simpatía y amistad no solo de miles de seguidores sino también del controvertido grupo musical. Uno de sus integrantes, Yotuel Romero, no oculta la admiración a este hombre de doble moral que ahora ha sido recibido con honores de estado por el propio Díaz-Canel.

Paralelo a todo este movimiento de Puentes de Amor y Fábrica de Sueños, impulsados por Lazo y por el cual recibe apoyo financiero, ESTO ES IMPORTANTE, surge además  toda esa parafernalia del Movimiento San Isidro y Patria y Vida que, en su esencia,  omitieron ignominiosamente en toda la campaña mediática la palabra LIBERTAD. Todo el activismo político por lo que se ha estado calificando al exilio cubano  quedó, de un plumazo, reducido a un grupo de maltrechos artistas callejeros sin talento y a reguetoneros que aprovecharon el descontento popular dentro de Cuba para popularizar canciones que relacionaron,  a fuerza,  con la chispa que detonó el alzamiento popular del pasado 11 de Julio y por el cual, figuras como Yotuel y Gente de Zona han recibido no solo atención mediática sino premios fantasmas que ultrajan incluso el nombre del Apóstol José Martí. Figuras, no se nos olvide, que hasta ayer rehusaban hablar de política y en tarimas de Cuba llamaban a Canel «Nuestro Presidente». Toda persona tiene el derecho de cambiar de pensamiento pero esto en la práctica jamás es cuestión de un día, un mes o un año. Es un proceso más lento.

Todo este esquema, que ahora alimentan los políticos cubanoamericanos del patio con falsas esperanzas como internet gratis para Cuba y cabildeos para enviar más ayuda económica y alimentaria a los cubanos cuando en realidad estos solo recibirán las migajas que queden en las mesas de los dirigentes castristas, nos lleva solo a la única conclusión posible. El cambio Fraude llegó y solo muy pocos lo pudimos advertir porque el resto solo quedó girovagando en acciones inservibles como las guerritas mediáticas entre influencers, las caravanas de Otaola y toda es estupidez que hoy es caldo de cultivo del el nuevo exilio infectados de Kubanoides más preocupados por la pacotilla que puedan llevar a Cuba o por la cantidad de jovencitas y jovencitos que puedan llevarse a la cama una vez que viajan a la isla.

Toda esta caterva de mal nacidos han aprovechado muy bien a ese público de seguidores que conducen como rebaños. Les han hecho creer que los tiempos de hoy son distintos y los cambios radicales no son necesarios sino el diálogo y la inclusión política. Mienten todos por omisión y por maldad porque jamás una tiranía, que todavía es lo que gobierna en Cuba, ni entrega el poder ni mucho menos dialoga. Las fotos que hemos visto de Lazo no son otra cosa que las del lacayo recibiendo el agradecimiento por el servicio prestado y la terminación del seminario de instrucciones para los próximos meses en los que la guerra ideológica será crucial en el exilio para sacar del camino a todo aquel que moleste o denuncie el fraude que se está gastando.

La dictadura Castro-canelista sabe que cuenta con esa patente de Corso que le permitió reprimir a un pueblo que protestó en la calle de manera pacífica. Lo justificaron de manera absurda dejando al abandono a cientos de miles de cubanos reprimidos con algunos muertos y varios centenares de desparecidos. Díaz-Canel cuenta como brazo derecho con esta legión de comodines como Lazo, Yotuel, Gente de Zona, la congresista Maria Elvira, el senador Bob Menéndez, prensa local y por su puesto esa onda chanchullera en la que se enfangan diariamente tanto influencers como el ámbito mediático del sur de la Florida.

La libertad de Cuba tuvo su última oportunidad de parto el pasado 11J. Lamentablemente abortó gracias a la complicidad de la comunidad internacional con la tiranía y a tipejos como los antes descritos. Especie de pastores del rebaño en que se ha convertido cada uno de sus seguidores. Con exilio así, no hay manera de despertar leones. No hay manera de buscar libertad porque se han encargado de que las prioridades sean desde performances baratos y de mal gusto hasta canciones que sustentan los puentes de amor en abierta complicidad con la dictadura.  Los pocos leones que puedan quedar hoy nos hemos tenido que convertir en lobos esteparios que sobrevivimos solo aferrados a nuestra moral anticastrista y a principios libertarios que no se negocian.

Bienvenido entonces a este nuevo mundo cubano. A este nuevo cambio fraude al que le esperan 62 mil milenios.

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

 

 

One Comment

  1. Pingback: El Cambio Fraude y la complicidad del nuevo exilio – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*