Dilbert: entre la izquierda y la derecha

Scott Adams & Dilbert

 Por Gloria Chávez Vásquez.

 

En una nueva ofensiva a la cultura, la izquierda norteamericana acaba de clasificar al creador y dibujante de Dilbert, Scott Adams, de extremista de derecha. La controversia no se ha dejado esperar. Cualquiera que haya disfrutado de la tira cómica sabe que lo de Dilbert es la crítica al ambiente corporativo. Su protagonista es un empleado que observa las incongruencias de sus jefes y compañeros de trabajo, siempre con una cuota de humor que hacer pensar a quienes disfrutan de los episodios.

¿En que se basan para catalogar a Adams de extremista?  ¿Qué pasa cuando un individuo como Scott Adams, no es totalmente rojo, sino que en su línea de pensamiento cabe toda la gama de colores?  Después de todo, la actual definición de género de la izquierda abarca todo tipo de tendencia sexual. ¿Funciona solo contra la derecha? ¿Se aplica solo a la izquierda?

En medio de este caos ideológico hay que reorganizarse, pensamiento y todo. Redefinir o acabar de definir ciertos conceptos y hacerlos claros. La farsa de borrar la historia o destruir monumentos es cosa de terroristas, ignorantes o niños malcriados.

Para buscar la verdad de los hechos, hay que ir a las fuentes originales. No es justo hacerse a una opinión basados en la testarudez, el capricho o en la repetición de los loros. Hay que hacer lo que el veterano periodista colombiano, Juan Gossain en su artículo del 27 de enero en El Tiempo: El curioso origen de las palabras “izquierda” y “derecha” en política. Don Juan hurgó en la trayectoria y peripecias del uso de esas dos palabras para clasificar los extremos ideológicos, pero que en definitiva son tan solo dos posiciones, al este o al oeste; al norte o al sur, según el punto de vista desde donde se mire.

Según reza la historia, el concepto político de derecha e izquierda surgió durante la revolución francesa. Constituido el estado como asamblea nacional, en la sesión del 28 de agosto de 1789, y para facilitar el recuento y el diálogo (pues levantaban la mano para votar), las distintas tendencias se repartieron el espacio de la asamblea. Los partidarios del veto real absoluto se colocaron a la derecha y los que favorecían un veto suavizado, o nulo, a la izquierda. En el centro quedaron los indecisos. Los franceses de la época llamaron las distintas tendencias “la montaña” (izquierda), “la llanura” (derecha) y “la marisma” (los indecisos).

Desde entonces, izquierda y derecha se entienden como visiones contrarias sobre la forma correcta de promover el bienestar social. La diferencia entre izquierda y derecha es que la izquierda busca distribuir la riqueza a partes iguales, entre la gente. Por su lado, la derecha promueve ese bienestar, por medio de los derechos del individuo. Para explicar esas posiciones, el escritor español, Francisco Umbral, utilizó la historia bíblica y situó a Caín en la izquierda y a Abel en la derecha. El agricultor y el pastor. Abel es el agricultor que cuida sus frutos para ofrecérselos al Señor y es, por ende, el primer burgués. Después de matar a su hermano, Caín recorre el mundo como un trashumante. Es el rebelde y como consecuencia, el primer revolucionario.

Los conceptos han sido definidos y modificados según el cociente de inteligencia predominante en los militantes ideológicos. En tiempos de crisis, los intelectuales, escritores y políticos demonizan a sus contrarios. En tiempos de tiranías los regímenes los censuran y reprimen. Los extremos son calificados como ultra (más allá) y los aliados de la dictadura se ocupan de desacreditar a sus enemigos.  El problema no es el punto de vista sino el método, y entre más extremo es un lado más radical se vuelve el otro. De ahí los conflictos y las guerras civiles.

Una posición de centro es imposible cuando un lado amenaza el bienestar y la seguridad social. El editor de un periódico apeló a un titular para aplacar a los políticos: “No somos ni de derecha ni de izquierda, somos de arriba y el cielo es el que gobierna”. Sin embargo, el pobre hombre tuvo que vivir con las presiones y amenazas para que se decidiera por uno de los lados.  El escritor uruguayo, Mario Benedetti decía que el hombre moderno debía cuidarse de dos peligros: de la derecha cuando es diestra y de la izquierda cuando es siniestra. La doble cara es una posición muy conveniente en la que se acomodan muchos oportunistas. Esto obligó al político, escritor y filósofo argentino Arturo Jauretche, a burlarse de, entre otros, los intelectuales que “subían al caballo por la izquierda y bajaban por la derecha”.

¿Pero es que se puede ser totalmente diestro o totalmente zurdo? Obviamente no. Se ha comprobado que ser totalmente derechista, o totalmente izquierdista, significa expulsar del alma la mitad de la experiencia humana.  “La derecha se encuentra disuelta en la izquierda”, señala Gustavo Bueno y añade: “Es lo mismo con distinto nombre.”  El filósofo español cree que la gente toma la izquierda y la derecha como dos conceptos que justifican sus acciones. “Eso de soy de izquierdas de toda la vida. Pero ¿eso qué es? Dicen que son de izquierdas como quienes dicen que son musulmanes, con un sentido trascendente que ha perdido todo objetivo.” Está claro que en el fanatismo no puede haber evolución.

El escritor estadounidense Karl Hess afirmaba que el verdadero revolucionario es el libertario, y la mejor forma socioeconómica, el capitalismo moderado. Sin embargo, el libertarismo es rechazado por la izquierda moderna -que predica el colectivismo pero practica el individualismo. El capitalismo es rechazado por la derecha moderna -que predica la empresa, pero practica el proteccionismo.” La nueva estirpe es el hibrido de multimillonario comunista al estilo de Bill Gates y Jeff Bezos.

Hay quienes creen que la izquierda y la derecha son ideologías obsoletas y que sólo cabe ahora un pragmatismo político universal o sea, el nuevo orden mundial. La derecha y la izquierda son términos anquilosado en sus seguidores. “Ya no son dogmas ni banderas, pero siguen determinando ideales de acción política”, nos dice el escritor y pensador, Fernando Savater. Si acaso, habría que rescatar a la derecha y a la izquierda de manos de los cretinos. Los mismos que hicieron exclamar al periodista Miguel Delibes “Entre la izquierda y la derecha jodieron España”. Y a muchos otros países, no sobra decirlo. La reciente hecatombe en Estados Unidos es consecuencia de la matraquilla de izquierda y la pusilánime derecha. Los unos en un afán sicópata por controlar a la gente y los otros en su compulsión por quemar recursos. ¿Podrá alguna vez manejarse a la sociedad por medio del equilibrio?

La ceguera ideología sería cosa de risa si no cayera en el ridículo. El humorista Jaume Perich bromea medio en serio, “¡En qué sociedad vivimos que hasta los ceros, para ser algo, han de estar a la derecha!”. Pero sucede que ahora la derecha es la izquierda y viceversa. Los capos de la izquierda esta tan obsesionados con el dinero y el poder como la derecha. Y podemos añadir: Más importante que identificarse con la izquierda o la derecha para contribuir a la sociedad es el respeto mutuo. La censura es solo una de las manifestaciones del miedo entre quienes violan el derecho ajeno.

Los más cuerdos buscan soluciones cercanas a casa para vivir civilizadamente sin perder familiares y amigos; llegando a un acuerdo razonable: respetar la opinión ajena. Y es como siempre ha sido, que la caridad y la cordura deben comenzar por casa.

Gloria Chávez Vasquez es escritora y periodista.

 

 

5 Comments

  1. Después de todo, la actual definición de género de la izquierda abarca todo tipo de tendencia sexual
    -segun mi modesta opinion no se debe confundir una tendencia idiologica con una agenda muy bien pensada para manipular donde se ha dado poder a varios personajes (los tontos utiles) para lograr la destruccion de la celula social o sea la familia y poder implantar el NWO vieja tecnica del comunismo stalinista , destruyendo la naturaleza del hombre( como ser humano) se destruye la sociedad como tal, ahora si queremos hablar de extremos derecha/izquierda el centrismo ya existe como forma extrema, el extremo centro fue inventado por Rosa Maria Payà. Magnifico articulo que en toda su seriedad me ha divertido mucho

  2. Gracias, muy informativo. Muy listos los progresistas estadounidenses, se aprovechan del pecado original de esta nación, la esclavitud.
    La idea hoy día es igual que la de nuestro reciente pasado como cubano, deshumanizar a los inconformistas. Cambien “ gusano “ por “ white supremacist’, basado en utilizar de escudo el racismo y el lema progre estadounidense se completa, unidos venceremos.

  3. Heidys Yepe

    Esclarecedor e informativo. Gracias a Gloria C.V.

  4. Victor Fernandez

    ¡Excelente artículo!

  5. Whats up very cool web site!! Guy .. Excellent ..
    Wonderful .. I will bookmark your site and take the feeds additionally?
    I’m happy to search out so many helpful info here
    within the submit, we want work out more techniques on this regard, thanks for sharing.
    . . . . . https://vanzari-parbrize.ro/parbrize/parbriz-opel-corsa_d_van_s07_-2009-76464.html

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*