Dialogar y pactar sería una burla

Guillermo ‘Coco’ Fariñas

Por Guillermo “Coco” Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Cuba, 7 de abril del 2021; (Cartero Antitotalitario).

Algunos amigos y compatriotas con el mayor respeto hacia mi persona siempre me preguntan ¿Por qué te niegas reiteradamente a dialogar o negociar con Los Castristas en el poder? En la supuesta intimidad que nos conceden las redes sociales, les he respondido también deferentemente. Pero deseo dejar escritas mis opiniones al respecto.

Por mi trayectoria de vida yo poseo como antiguos condiscípulos a varios altos oficiales del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR), Ministerio del Interior (MININT) u otros organismos “civiles” de la Junta Militar NeoRaulista. Quienes actualmente son poseedores de elevados y decisorios cargos en el sofisticado entramado del TardoCastrismo que nos desgobierna.

Para suerte o desgracia de la Patria humillada por El Comunismo, primero fui pre-cadete en Los Camilitos de Las Villas y después en Los Camilitos Villa Clara B. Posteriormente estuvimos destacados como cadetes en La Habana, durante los acontecimientos de la Embajada del Perú y la Crisis Migratoria del Mariel, en el año 1980.

Mientras permanecí como cadete del MINFAR en ese corto período de 6 meses de aquel año tan definitorio para la sociedad cubana, como sin dudas fue el año 80. En esos menesteres militares tuve las experiencias de transitar por distintos módulos de aprendizaje castrense. Y como adolescente al fin, pude estar muy cerca de los portadores del Poder Político y Ejecutivo en El Castrismo.

Sin tampoco estar planificado originalmente, tuve que ir como combatiente militar a la guerra civil en Angola. Ya en aquel país africano pude estar cercano al Poder Ejecutivo Militar y supe las virtudes y defectos de actuales Altos Dirigentes del NeoRaulismo en circunstancias bélicas, donde observé la crueldad y deshumanización en los líderes militares castristas.

A la misma vez, después de terminar mi misión combativa en Angola, resulté trasladado hacia una academia militar en una ciudad de la ya desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En ese sitio del antiguo Campo Socialista estudié junto a los hijos u otros familiares cercanos de los entonces hoy Altos Dirigentes de la mal llamada Revolución Cubana

Tanto mi permanencia como cadete del MINFAR en Cuba, Angola y la URSS me hizo ver los pensamientos y psicología de los Altos Dirigentes Castristas de hoy. Pues estuve en el Batallón de Protección a Embajadas, Batallón de Novatos de Seguridad Personal, Batallón de Protección al Palacio de la Revolución, Batallón de Protección al MINFAR y Batallón de Novatos de Tropas Especiales.

Sin tener la menor idea de que varios años después, me convertiría en un acérrimo opositor de aquellos que protegía, si me dediqué a escuchar y sopesar sus actitudes, posturas, proyecciones y tendencias en El Ejercicio del Poder. Ahora, lo que observé con detenimiento, fue que la Cosmovisión de quienes detentan El Poder en la Isla, es una percepción medioeva de los gobernados.

O sea; quienes derrocaron mediante la Violencia Política al General Fulgencio Batista, y mi contacto con ese Poder Político se dio a más de 21 años de ellos haber triunfado. Mi personal criterio es que, esos “conquistadores comunistas” miraban y aún miran a Cuba como su propiedad particular, donde ellos podían -y pueden- hacer lo que les viniera en ganas.

Muy de cerca conocí a la Élite Militar del MINFAR en pleno Ejercicio del Poder en aquella época. Pero también conocí a sus hijos u otros cercanos, quienes ahora mismo recibieron o están por recibir los bastones de relevo. Y la única diferencia que he podido observar entre ellos, es que son más cultivados, instruidos y sofisticados, no obstante; continúan sin considerar a los gobernados como Sus Iguales.

Si nos vamos a la Historia Universal y hurgamos en la Época Medieval, esta se caracterizó por la creencia de que los seres humanos componentes de la Casta Noble eran superiores a los integrantes de la Casta de los Siervos. Por lo que al considerarse superiores a la mayoría gobernada, y ante las sistemáticas rebeliones de Los Siervos, las negociaciones siempre terminaban sangrientamente.

Para hacer los linchamientos de Los Siervos amotinados y en franca protesta por obtener algo mejor en el trato a recibir por La Nobleza, los que gobernaban en aquellos tiempos, aseguraban poseer Derecho a hacerlo, porque no los consideraban sus Iguales. Los Nobles se creían con todas las potestades para avasallarlos y pisotearlos, cuando así lo entendiesen sus mentalidades.

Actualmente; con la globalización de la aldea que es el planeta Tierra, los Gobernantes Autocráticos de nuestra Patria no se pueden dar el lujo de ejecutar sumarísimamente a quienes se les oponen. Para eso se apoyan en otras metodologías represivas contemporáneas, como pueden ser: El Fusilamiento del Prestigio, El Exilio y El Encarcelamiento.

Pero la semejanza de la percepción medieval versus sus contrincantes entre La Nobleza del Medioveo y La Nobleza Castrista es, que ellos se sienten “seres humanos superiores” a sus adversarios. Y por deducción lógica a hacer por cualquiera persona medianamente racional, jamás alguien que se no se vea como Igual a ti, va a respetar lo negociado y pactado.

Cuando Miguel Díaz-Canel Bermúdez afirma a cada paso: “Esos nacidos aquí, que no quieren al Socialismo para Cuba, esos no son ni cubanos”. Es una frase totalmente absolutista y a la vez despreciativa del prójimo, donde no se les permite pensar a “los inferiores” por si mismos y ésta actitud conlleva a no verlos como iguales. Con los correspondientes Derechos a ser abusados.

Por lo tanto; es una verdadera errata aspirar a sentarse a “dialogar” e incluso “pactar” algo con representantes de la Junta Militar NeoRaulista en Cuba, mientras esa misma Junta Castrense no vea como seres humanos Iguales a sus opositores políticos. A no ser, que las intenciones reales de Los Pactantes no sean la Democratización Auténtica de la Isla y consistan en otros motivos.

La Junta Militar NeoRaulista para demostrar que sí percibe como sus Iguales a sus opositores políticos, debe dar desde el Poder Ejecutivo toda una serie de pasos inrebatibles, como única forma práctica de demostrar que ya dejaron de autopercibirse como superiores. Mientras los Altos Cargos Militares no acepten, que Cuba es de todos y no sólo aquellos que derribaron a Batista, el dialogar y pactar sería una burla.

Guillermo “Coco” Fariñas Hernández es Coordinador General del FANTU. Preso Político en 3 ocasiones. Premio “Andrei Sajarov” a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo.

5 Comments

  1. Juan Fernandez

    Bravo coco necesitamos más como tu

  2. Pingback: Dialogar y pactar sería una burla – – Zoé Valdés

  3. idd00jea

    Muy azarosa la vida de Coco. Pero, con todos mis respetos, no comprendo bien su cambio de actitud después de tanta experiencia castrista. Lo lógico habría sido reaccionar mucho antes en vista de lo que puedo observar durante tanto tiempo en el comportamiento de los altos mandos de la «nomenklatura» cubana.

  4. Bravo el Coco el cual nunca me gusto por toda una serie de cosas que quien me conoce sabe y los que no tambien, pero esta madurez politica que esta demostrando el Coco en sus articulos difieren a los de muchos años atras o almenos ahora lo esta sacando a la luz y esto lo he discutido con un amigo y ex-colega suyo residente en Miami, y asi como El coco ha madurado politicamente es tambien mi derecho a cambiar de opinion sobre el, magnifico articulo que lleva mucha razon «Dialogar» con la dictadura, autocracia, cesarismo es y serà siempre una burla

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*