Derechas y socialcoronavirismo. El caso de España

Por Carlos M. Estefanía

 

“Una dictadura constitucional es lo que ahora propone y dispone Pedro Sánchez con su declaración del estado de alarma. Una declaración que otorga a su Gobierno el poder de legislar al margen del Parlamento, regulando hasta el mínimo detalle la vida de los españoles –como ya ocurrió durante el estado de alarma anterior– y cercenando sus libertades de manera generalizada –sin considerar el límite que imponen las leyes sanitarias al autorizar la restricción de los derechos individuales sólo a las personas contagiadas o que hayan tenido un estrecho contacto con éstas–.”

Mikel Buesa,“Dictadura constitucional”, en Libertad Digital, 2020-10-29

 

En un editorial correspondiente a este 29 de octubre de 2020,  titulado Un Gobierno fuera de control, el diario español La Razón acusa el jefe de gobierno Pedro Sánchez de haber encontrado en el estado de alarma, el neologismo necesario para ocultar el absoluto descontrol del Gobierno sobre la Pandemia, primero anunciando que dicho estado se mantendría hasta el 9 de mayo, aun cuando afectara derechos fundamentales, luego prometiendo al mayor partido de la oposición, el Partido Popular, que la medida se acortaría dos meses, hasta el 9 de marzo.

El editorialista se pregunta. Si el estado de alarma era de seis meses, se supone que por razones sanitarias y aconsejado por los expertos que Sánchez dice tener, ¿con qué rigor se reduce ahora a dos?

El analista se da cuenta que aquello no se justifica en la ciencia. Pero como aquel que estando en el bosque no puede verlo por las plantas que le rodean, se le escapa el verdadero sentido del estira y encoge, de su gobierno: que es el de marear con sus malabares, en esa arena que es la política española, al pobre súbdito de régimen borbónico constitucional, que está a punto de estallar. Una maniobra de distracción para la cual no existe mejor aliado que los partidos de oposición, por no hablar de una media que a sabiendas parece no querer dar pie con bola.

Lo primero que había que hacer para entender lo que esta sucediendo en ese circo parlamentario es invertir los términos del análisis. Por supuesto que el controvertido “estado de alarma”, de hecho estado se sitio, está siendo instrumentalizado por el gobierno español,  pero no para ocultar algún tipo de descontrol, sino por el contrario para justificar un control calculado hasta el último milímetro, mas que de la pandemia, de la población. La cual a pasado de los cánticos de quédate en casas y las aplausos inmerecido a galenos, que en su mayoría no hacían nada, al hartazgo pandémico; expresión que, según, , resulta válida para aludir a la desmotivación de la población en el cumplimiento de las medidas de protección ante la covid-19. Veremos cuanto tarda, esta institución, patrocinada por la Agencia Efe, en validar termino de “encabronamiento pandémico” el único que podría explicar las demostraciones, y protestas de Argentina a Italia, pasando por Inglaterra, la propia España y Alemania, se vienen sucediendo desde hace semanas, contra los encierros decretados por los respectivos gobiernos con fines cuya naturaleza “sanitaria” cada vez es mas cuestionada desde el campo de la ciencia, aunque se censure y castigue a su disidencia.

Es este sentido lo que han ordenado los actuales ocupantes del Palacio de la Moncloa, sede del gobierno español, no se diferencia mucho de lo que hacen sus colegas, de ideología similar en la Casa Rosada de Buenos Aires o en el Palacio de la Revolución en Cuba. Pero esto no es lo peor, sino que al otro lado del espectro ideológico está ocurriendo exactamente lo mismo, ya sea en la Hungría de Víctor Orban, la Turquía de Recep Tayyip Erdoğan, o en la Rusia postcomunista de Vladimir Putin; regímenes nacionalistas que, ante la tentación autoritaria que representa el recurso del pánico viral no han vacilado en echar mano del mismo, aunque con ello se afecten negativamente, los intereses y rutinas darles las bases populares nacionalista que les apoyan en el poder.

Pero volvamos a Madrid con una pregunta esencial. ¿Cuándo se dará cuenta la gente de que el sistema liberal maneja los partidos en favor de políticas de estado, no en representación del pueblo? Hasta el mismo VOX está metido en la jugada simulando estar del lado correcto cuando sabe que va a perder, como ocurre con el estado de sitio y el nuevo enclaustramiento a la fuerza de los españoles. El objetivo claro lo mismo en España que en Argentina es llevar sus pueblos a la ruina y la locura, como hiciera Castro en su ofensiva revolucionaria contra la pequeña empresa en 1968.

Mientras tanto todo el mundo entretenido con las piruetas de la derecha haciendo lo mismo que la izquierda, jodiendo. En resumen; como en Cuba, el parlamento español se encuentra a los pies del gobierno, y no en todos los casos por afinidad en cuanto a filosofía política.

La extrema izquierda tiene razón en una cosa, la política no está en el parlamento, sino en la calle, pero eso no lo entiende la derechita correcta que llama a la otra cobarde.

Al final ninguna se atreve a hacer lo que se debe, desatar un 2 de mayo que inicie la independencia de su nación de el régimen global coronovirista que hunde al mundo occidental, con la colaboración vergonzante, más allá de cualquier ideología, de sus jefes de estado.

 

Carlos Manuel Estefanía. Nacido en La Habana en 1962, realizó estudios de Filosofía en las Universidades de La Habana y Moscú, licenciándose en 1987 en la especialidad de Materialismo Histórico. Posteriormente realizó estudios de postgrado en materias tales como, economía, relaciones internacionales, periodismo, lingüística, teoría de la comunicación y semiótica. Así mismo recibió cursos por encuentro en la Facultad de Derecho en la Universidad de La Habana, en materias tales como: Historia del Estado y el Derecho, Teoría del Estado, Derecho de Familia, entre otras. En mayo de 2009 recibió el título de Magister en Pedagogía del Español y de las Ciencias Políticas por la Universidad de Estocolmo.

Radica en Suecia desde 1993, donde es fundador e integrante de la directiva de la Sociedad Académica Euro cubana, así mismo, es presidente de la Asociación de Graduados Extranjeros en Suecia. Es además miembro de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en Suecia (PROFOCA) y del Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio.

One Comment

  1. Liliana Pertierra

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, esto es una farsa para ocultar un plan para destrozar las economìas y sojuzgar a su pueblo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*