De Samuel Paty, a Sir David Amess, y al ataque terrorista con arco y flechas

Por Zoé Valdés.

El 16 de octubre se cumplió un año de la decapitación en plena calle del profesor Samuel Paty, en el pueblo de Conflans-Sainte-Honorine, en Francia, donde este hombre de bien enseñaba. El vil asesinato de este profesor fue causado nada más y nada menos porque quiso impartir la laicidad en un país donde en las escuelas lo que se enseña es la laicidad y se estudian todas las religiones. Una alumna dio el chivatazo adulterando la realidad, como sucede con todos los chivatazos, y las redes sociales se encargaron del resto. La decapitación de Samuel Paty, de un profesor, de un ciudadano libre, conmocionó a toda Francia, y mostró a qué nivel hemos llegado con esto de la mescolanza de civilizaciones y de la permisividad y cobardía de los gobiernos europeos.

A sólo horas de que se cumpliera el primer aniversario de este infame crimen, apuñalaron al político británico Sir David Amess en una iglesia. En Francia también han decapitado dentro de las iglesias a curas y feligreses, esto no es nuevo. Pero, este ataque mortal a un político británico no sucedió por casualidad. Ocurre justo cuando todavía estamos reflexionando sobre lo acontecido con Paty, y precisamente al año de la tragedia que se pudo haber evitado; como si los criminales trataran de conmemorar el crimen con otro.

«La conocida amenaza terrorista Ali Harbi Ali ‘planeó un ataque contra el diputado conservador Sir David Amess durante una semana’: musulmán británico, de 25 años, vive en una calle londinense repleta de celebridades de casas de 2 millones de libras esterlinas y su padre es un exfuncionario somalí que quedó ‘traumatizado’.» Daily Mail.

Debo subrayar, como ya han señalado los opositores iraníes en todo el mundo y su líder de la resistencia Maryam Radyavi, que Sir David Amess fue un infatigable luchador por la libertad de las mujeres en Irán, y la libertad de todos los iraníes. Esto no debe pasar inadvertido.

Por esa misma razón resulta vergonzoso y ultrajante la forma de dar la noticia del periódico La Vanguardia en España (como si Sir David Amess fuese culpable de algo y por ello mereció haber sido apuñalado salvajemente), como podrán leer debajo:

El 13 de octubre en Noruega hubo también otro ataque terrorista, del que se ha escrito poco. Lo cometió Espen Andersen Bråthen, del que de inmediato supimos su nombre, lo contrario con los autores de crímenes anteriores cuyas identidades no se conocieron con tanta rapidez, tal vez por sus orígenes árabes y somalíes. Aquí se trata de un hombre blanco, aunque convertido al islam, que es lo menos mencionado, pero lo que sí no han podido evitar u ocultar es llamar a las cosas por su nombre: acto terrorista.

Espen Andersen Bråthen, terrorista islamista

Así vivimos, entre la ‘plandemia’ del PCCH, que al parecer llegó para quedarse, e intimidarnos y condicionar nuestras vidas ad infinitum y los ataques terroristas islamistas e islamocomunistas, con la novedad que se ha incorporado un nuevo armamento: el arco y las flechas de hierro.

Aunque, nada es nuevo, inclusive si quisiera parecerlo.

Zoé Valdés es escritora y artista. Exiliada. Fundadora y Directora general de ZoePost y de Libertad de Prensa Found. Fundadora y Voz Delegada del MRLM.

 

 

3 Comments

  1. Pingback: De Samuel Paty, a Sir David Amess, y al ataque terrorista con arco y flechas – – Zoé Valdés

  2. idd00jea

    Vamos de mal en peor.

  3. Félix Antonio R G

    Excelente artículo de una realidad que es solo el comienzo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*