¿China?

 

Por Andrés R. Rodríguez.

China, había quedado autoexcluida de la emergencia civilizatorian por su propio autoritarismo, desde hace miles de años. Sus emperadores, hijos del Sol,  gobernaron sin vasalla réplica, y alguna vez decidieron cerrarse al comercio y permanecer como autárquica sociedad de miles de aldehuelas aisladas subsidiarias de castillos-ciudades. Solo los militares se desplazaban por todo el país y tenían una visión de conjunto. Pero su visión era la de estrategas militares, no de edificadores del edificio cultural. Ello quedó grabado indeleblemente en su cultura, idiosincrasia y estructuras sociales y aún en la actualidad tienden a ser grupales, con muy poca preeminencia del individuo, cuasifeudales. Y su ejército continúa siendo la columna vertebral social.

Como la herencia de estas estructuras arcaicas y no evolutivas, hacia los años 1980 aún China padecía de hambrunas y su paquete industrial era pequeño y poco tecnologizado. Su Ciencia y Tecnología eran, por decir algo, descriptivas, parvularias y artesanales. Adoraban a un dios viviente, Mao Tse Tung, quién actuaba autoritariamente como un emperador, con un sistema de ordeno y mando militarista, todo apuntalado en una confusa filosofía Confuciano-marxista-maoista.

En los años 1970’s ocurrió un acercamiento a EEUU, por una política diseñada por Henry Kissinger. Al parecer el objetivo inicial era desvincular el maoismo de los Soviets (aun stalinistas). Luego se pretendió que las inversiones en aquel país lo harían democratizarse, o sea, incorporarse a las concepciones modernas de sociedad, evolución cultural y gobernabilidad internacional. Luego de la muerte de Mao en 1976 Deng Xiaoping redirecciona la economía, que aun presentaba estructura sociopolítica y condiciones históricas anómalas, pero era un mercado enorme y millones de personas capaces, pero subpagadas podían absorber el know how occidental.

Hoy China es aún China, y allí Cromwell, Descartes, Voltaire o Bernard Shaw son desconocidos. Solo aceptan milimétricamente a Newton, James Watt o Einstein y a otras eminencias que hayan demostrado validez en tecnología y ciencias duras, donde una fórmula es una fórmula, un plano es un plano y un concepto es un concepto. Pero no en filosofía, ciencias blandas, politología. Aquí solo hay espacio para las suposiciones de butacón y las pasiones humanas de su ancestral confundido Confucio, el obrerista barbudo de Tréveris o Mao, el campeón de natación y tiro contra gorriones.

Nada asombra que el proceso de industrialización china, muy acelerado, sea tan inestable, atípico y al final un engendro, un Frankestein social-industrial corrupto,  contaminante y productor de grandes cantidades de basura plástica. En realidad, este proceso de industrialización ha consistido en importar, copiar y robar el know how (patentes, planos, métodos) de occidente, pero sin cambio social paralelo como ocurrió en Europa y luego en EEUU. Nada de liberalismo, nada de racionalismo, nada de positivismo, o las duras pruebas al inventor creativo enfrentado a la incomprensión social pero imponiéndose contra viento y marea,  nada de democracia, nada de parlamentarismo.

China no cambió nunca el modo de concebir el poder en sus cúpulas gobernantes, que son militaristas y se proclaman aún autoritarios iluminados en nombre de Mao, de Marx y hoy de Xi. En China, toda actividad tiene que estar fiscalizada por el Partido Comunista (PCCh) y hasta los empresarios y virus son nombrados y/o controlados desde ese PCCh

Nos enfrentamos a la inusual situación de que la Revolución Industrial y el liberalismo en Occidente fue un proceso en contra del autoritarismo previo (de reyes absolutistas: Enrique VIII……Luis XVI), pero en China la “Revolución industrial” se ha hecho para sostener e incrementar el milenario autoritarismo absolutista de sus mandarines amarillos o rojos. La creatividad del emprendedor (el famoso entrepreneur, la joya de la corona del Capitalismo) se ha re-creado allá trasplantando a sus universidades tecnológicas la cultura y el acervo tecnológico occidental.

Los chinos, actualmente roban todo tipo de patentes y están efectuando un sistemático espionaje industrial, el más blando de los cuales es enviar millones de alumnos a formarse en universidades de occidente para habilitarlos como choferes de su salto tecnológico. Pero cumplen sus contratos en apariencia, con muy deficiente control de calidad. Su éxito se basa en masividad y pagarle una mísera a operarios sin derechos laborales, evitan las protestas de su mano de obra explotada y cautiva, para reproducir con baja calidad y precio todo tipo de “productos”.

El mega-Estado hace las veces de gran carcelero, es un Gran Hermano que ya vigila hasta un hipertecnológico nivel real-orwelliano, contamina y destruye su propio medio ambiente y el del planeta, coopera en llenar al mundo y en especial los mares de pedazos de plástico de sus productos baratos que se descomponen fácilmente. Compite agresiva y deslealmente con empresas capitalistas de Occidente, que no son santas pero que han tenido que emerger lentamente, con duro trabajo, controlados por leyes que evitan grandes desastres ecológicos y creando su know how desde el turbio medioevo (dark era) hasta en búsqueda actual de la sociedad del conocimiento y del bienestar.

Hay que recalcar una vez más que la emergencia de Europa primero y Occidente luego, partió de etapas de autoritarismo centralista (Enrique VIII, Luis XIV, Pedro el Grande, Luis XVI, Bismark, Hitler, De Gaulle) pero ello fue creando una zapata social de base científico-tecnológica-financiera. En otras palabras, la ilustración y el liberalismo permitieron que, de la masa amorfa y servil previa, emergiera un verdadero “hombre nuevo”:  el individuo emprendedor (entrepreneur).

La enorme creación de riquezas que ocurrió en Europa luego del siglo XVIII (el de las Luces), NO se basa solo en la acumulación de lingotes de oro en la City londinense (como usualmente se afirma,  el concepto de la acumulación originaria que inventara Marx), sino que radica fundamentalmente en la enorme acumulación de conocimientos y ciencia. La industrialización, más que crear chimeneas para el escape de gases, creó un sistema de captación convergente de la inventiva, y asi los conocimientos-fluidos desembocaron en el Océano de la Ciencia. Y todo ello se basó en dar libertad a las mentes más avispadas, resaltándolas para evitar que la mayoría los aplaste en sus envidias.

La emergencia de Europa fue un producto de dejar atrás formas sociales serviles, feudales, que eran muy improductivas y que subyugaban la creatividad (artística y científica) al capricho y la ruda miopía de hombres de armas. Quedaron atrás los señores feudales, hombres de a caballo y sus mosqueteros, samuráis y guardias de corps. Si queremos ubicar este proceso en un hecho, sería muy bien representado en la figura de Cromwell destronando a Carlos I, un Rey absolutista. Emergió entonces el parlamentarismo.

Una de las cosas que mantiene atrasada a China es el poder concentrado en generalotes, el poderoso Ejército Popular Chino como columna vertebral de su Sociedad.

La última de las epidemias originadas en China (Covid-19), ha detenido al mundo. Es momento de bajarnos del tiovivo en que felizmente íbamos y sacar cuentas.

¿Se ha cumplido la esperanza de que no era peligroso habilitar al PCCh con un importante paquete tecnológico?¿los militaristas chinos han disminuido o aumentado su autoritarismo? ¿Es lógico ahora tener un competidor desleal, pero que a bajo costo ha importado toda una tradición occidental y ahora proclama que su ideología y sociedad es superior? ¿Tendrá China condiciones sociales para aceptar gobernar con autoritarismo atenuado, parlamentarismo y respeto de los derechos humanos, como alguna vez aceptó Europa? ¿o está imbuida la cultura china de un milenario autoritarismo de la que es incapaz de deshacerse?

 

Andres R. Rodríguez es Científico, Biólogo. Investigador premiado con varios libros editados, entre los que se encuentran: «Lista de Nombres comunes y científicos de peces marinos cubanos (Nomenclator)» (1984, CIP, 82 pp); «Breve Diccionario de Biología Pesquera” (Mar y Pesca, 1986-1987 80pp), «Peces marinos importantes de Cuba» (1987, Ed. Científico-Técnica, 236 pp), “Ecología Actual, Conceptos Fundamentales” (2000, UdO, 134 pp.), “Maritime Dictionary-Diccionario Marítimo (Eng-Spa)” (2009, Ed. Myths and Books, 400 pp) ¨Fábulas vivas¨ (Amazon/Alexandria Library, 2015), «Colonial Havana˗Trinidad” (2018, Amazon/Ed. Alexandria 150 pp), «Havana 500 Anniversary” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 120 pp). ), «Destellos al Alba” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 120 pp, Ensayo). «Caribbean Touristic Dictionary” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 165 pp), «Ecologia para Ecotourismo» (2020, Amazon/Ed. Myths and Books 380 pp), «La Verdad es llama” (2020, Amazon/Ed. Myths and Books 180 pp) En preparación: «Caribbean Ecotourism and Submarinism Eng-Spa”, «Ecotourism Multilingual Dictionary”, «Diccionario de Biología Pesquera”. Ha sido finalista en los concursos literarios “Historias sobre la Historia”. Silva Editorial (2006, Barcelona.) y Premio Orola con “Tacto”, (2009, Madrid). Actualmente es hombre de negocios, consultor de pesca, turismo, medioambiente, periodista freelance.

2 Comments

  1. Pingback: ¿China? – – Zoé Valdés

  2. Fermin Ochotorena

    Es cierto que los lideres de la China de hoy y de siempre son una opresion y una amenaza para la mayoria in China y para muchos fuera de China. Espero que este escrito de Andres contribuya a abrirle los ojos a muchos mas. Por el momento China sigue ganando mas terreno en sus ambiciones malignas. Las muy deficientes y pocas democracias existentes en la actualidad estan en decadencias aceleradas y francamente no veo una solucion a esta situacion, excepto una intervention divina en la cual creo. No soy ningun fatalista, ni ignorante de otras filosofias o ciencias. Pero vivo convencido que darle la espalda a nuestro Creador tiene las peores consequencias tanto como para individous y colectivamente. Dios nos creo libres y hemos estado utilizando esa libertad para esclavizar, oprimir o explotar a otros. Al mismo tiempo los opresores son seres muy oprimidos por sus propias maldades. Para ellos su concepto de felicidad es el poder y disfrutes materiales tan efimeros e imperfectos. Jesus nos ofrece la verdadera libertad de todo lo que nos oprime interno o externo. La limpieza no es total, pero la mejoria es substancial. Es un proceso de reemplazar lo nocivo con mucho mas amor, felocidad, sabiduria, libertad, paciencia humildadad, confianza, valentia piedad 0 compasion y mucho mas. Es dificil creerlo y mucho mas aplicarlo. Hay muy pocos buenos ejemplos y la hipocresia abunda en todas partes. Y muchas veces mas en las instituciones religiosas. Por eso es tan importante, antes de apuntar con el dedo a otros, reconocer nuestras propias faltas y no para vivir con complejos de culpa. Al contrario para ser libres y ser mas efectivos en ayudar a otros. Fermin Ochotorena.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*