Tres modelos, muchas confusiones

Andrés R. Rodríguez

Por Andrés R. Rodríguez.

Declaro primero mi desconocimiento de las culturas orientales. Tal vez en Asia Oriental, los esquemas que me hecho no sean aplicables. Pero algo puedo interpretar.

Algo conozco de Occidente. Su evolución social marcha principalmente sobre al menos 2 modelos distintos significativos de “progreso” y “país”. Les llamaré roberspierrano y cromwelliano. Se enfrentan en la forma de concebir y tratar de reconformar a los grupos y seres humanos y ser su acervo cultural. Tal vez existan otros.

Robespierrano o Revolucionario. Es una emergencia humana que pretende lo inmediato de la perfección social, tiende a ser manu militari y dinamitera, participativa del “pueblo” en su inauguración, pero excluyente de los “no héroes” en la gobernación y progresiva en discursos, pero regresiva en los hechos. Presupone que el héroe es perfecto y lo enaltece, por lo que se no organiza para la elegibilidad. Su sustitución posterior es traumática. No emplea a profundidad la ciencia y la tecnología, que considera herramientas en manos de ingenieros sociales. Es propio de países donde estaban a cargo, de una u otra manera, élites cerradas y arrogantes. (ejemplos: Francia de los Luises, Rusia de los Romanov, Haití como brutal plantación esclavista).

La muy emocional solución de sus contradicciones sociales se pretende realizarla con plomo y dinamita, a veces con extrema violencia, matanzas y dictaduras. Implica la incineración de toda la estructura social, llevada al piso, lo que luego vanamente pretender reconstruirlas desde cero y crear “el hombre nuevo”. Dio lugar a matanzas masivas de Robespierre y Danton; de Henri Christopher; de Lenin, Trotsky y Stalin. Las sociedades resultantes quedan incineradas, desvencijadas, rotas en mil pedazos. No se recuperan en el corto plazo, o lo hace con traumas y heridas visibles e invisibles.

Cromwelliano o Evolucionario. Es una emergencia humana reformadora, con pasos paulatinos hacia la perfección social, gradual y participativa. Presupone defectos en el ser individual, por lo que se organiza para la elegibilidad y sustitución sin traumas. Emplea ampliamente la ciencia y la tecnología. Se puede ver que en donde quiera se reprodujo que tiende a ser más bien progresivo, reformista y a construir sobre algunos de los valores culturales previos. Permitió que los autoritarios reinos absolutistas, fueran sustituidos por elites liberales, más gradualistas, responsables, pensadoras y creativas, más sistémicas, abiertas y meritocráticas, basadas en valores personales medibles y reales.

Dado que no dinamitan las estructuras sociales, recuperan y reforman el acervo cultural y mediante reformas alcanzan cotas más altas de productividad luego de la reorganización. Su tendencia a la gradualidad y a proceder respetando ciertas reglas previas, permite construir nuevos pisos sociales, complejizar la sociedad, tal como sucede en los ecosistemas (sucesión ecológica).

Es el modelo social que inauguró Inglaterra, y que de una u otra manera trasplantó a sus colonias. Ello explica que los países de la Commonwealth sean hoy de los más estables y desarrollados. Son el núcleo de actuales sociedades industrializadas, con gran y creciente productividad y producción industrial, con aplicación a fondo de las ciencias.

Confuciano u Oriental. Colectivista, militarista, autoritario e históricamente distópico. Propio de países del lejano Oriente (China, Viet Nam, Pakistán, etc.). Diluye al individuo en el grupo (aldea, región, reino, ejercito, etc.). Como aplasta al individuo, tiende a moler sus genios. Hoy importa o roba tecnología y know how.

Ahora nos encontramos con la sorpresa de que 10 mandarines chinos, a los que no se puede discutir y son sostenidos por una estructura piramidal rígida (el PCCh). Están imponiendo a la población china (y al mundo) una confusa visión confuciana-maoísta-marxista, que mejor pudiéramos describir como confusionista-huxleriana.

Mientras, Occidente pierde su miasma en discusiones “democráticas” o permitiendo imposiciones de filósofos, doctores que no son doctos, hippies poliamorosos y agendas secretas desde márgenes oscuros. Están imponiendo a occidente una cultura suicida, muy conveniente al autoritario y distópico Imperio del Sol Naciente (China). Nos encontramos con la sorpresa de que 10 mandarines a los que no se puede discutir y una estructura piramidal rígida (el PCCCh) que los sustenta y apoya, están imponiendo a la población china (y al mundo) una visión Mao-confuciana-marxista, que para mí resulta muy confusionista y huxleriana.

¿Cuba? Es sorprendente que Cuba, dos veces en su historia se ha encaminado a una situación social de “soluciones” mediante violencia. Me atrevería a adelantar, que ello es más bien una excepción que algo propio de una nación en formación dentro del contexto occidental. Se debe principalmente a la participación desde el poder de 2 mentes militaristas y maquiavélicas, Valeriano Weyler y Fidel Castro.

Sin embargo, Cuba en otros periodos es un país contento, constructivo, inclusivo, con larga tradición de recibir extranjeros y ser centro comercial de las Américas. Su cultura ha sido capaz de crear numerosísimos bailes y ritmos musicales. Su capital culturalmente vibrante y sus más de 600 playas de coralinas arenas, sus verdes paisajes paradisiacos, son un considerable atractivo turístico y dan solidez al temprano decir de Cristóbal Colon: estas son las tierras más hermosas que ojos humanos vieren.

Hacia mediados del siglo XIX, España estaba recibiendo desde Cuba alrededor del 60-75% de sus ingresos. Eso se basaba en su posición geográfica excepcional y en especial su proximidad a otro grupo humano en pleno despegue industrialista. Tal vez eso explica las medidas extremas de Valeriano Weyler, como Capitán General en la isla, que creó hasta campos de concentración para evitar la independencia de los cubanos.

En los 1950s, Cuba no era una sociedad dominada por una aristocracia cerrada e incompetente. Sin embargo, sus intelectuales casi en pleno empujaban por un modelo “revolucionario”. Surge entonces la figura fatídica del Dr. Castro. Este, eliminando todo contrincante y constituyéndose en líder único, conduce al país a situaciones numantinas y al modelo Roberspierrano.

El país sufrió de la matanza o neutralización social de sus mejores hijos, los que se opusieron a la vía gansteril, comunista y centralista, impuesta a traición desde el gobierno. Pero en comparación con otros países, no ocurren pogromos o matanzas indiscriminadas y generalizadas, sino que desde los años 1960s hasta la actualidad, la población cubana sufrió una paulatina y silenciosa “limpieza ideológica” con guantes blancos (lo más común, se fusilaba moralmente y luego expulsaba a l exterior a los “burgueses”). Así, el gobierno “revolucionario” expulsó hacia la Florida y otros lugares del mundo 3 millones de burgueses, gusanos, mariposas, disidentes, revisionistas y disonantes de toda laya, incluso por posibles discrepancias dentro del marxismo. Es que la “verdad” luego de 1959 ha caminado sobre botas militares, las del comandante.

El resultado es una población cubana actual muy sesgada en su composición y dinámica, domesticada y asustada. Está reducida de manera tal que recuerda las masas sometidas del medioevo, envilecida a ser pobres siervos y chivatos. Esa población no alberga masivos odios extremos, que la poseerían si las persecuciones hubieran implicado miles o millones de asesinatos masivos, como en otras latitudes y/o periodos históricos.

¿? ¿? ¿? Asistimos hoy, con asombro, a como las sociedades occidentales, tanto las Robespierranas como las Cromwellianas, han creado toda una capa de población parasitaria que sobre bases pretendidamente intelectuales pastorean a occidente a ser fagocitado por el mucho menos eficiente y humano modelo Confuciano. Y a cómo los mandarines chinos, quieren poner en La Habana una parada de su ruta de la seda. Más confuso no puedo estar. ¿?

Andres R. Rodríguez es Científico, Biólogo. Investigador premiado con varios libros editados, entre los que se encuentran: «Lista de Nombres comunes y científicos de peces marinos cubanos (Nomenclator)» (1984, CIP, 82 pp); «Breve Diccionario de Biología Pesquera” (Mar y Pesca, 1986-1987 80pp), «Peces marinos importantes de Cuba» (1987, Ed. Científico-Técnica, 236 pp), “Ecología Actual, Conceptos Fundamentales” (2000, UdO, 134 pp.), “Maritime Dictionary-Diccionario Marítimo (Eng-Spa)” (2009, Ed. Myths and Books, 400 pp) ¨Fábulas vivas¨ (Amazon/Alexandria Library, 2015), «Colonial Havana˗Trinidad” (2018, Amazon/Ed. Alexandria 150 pp), «Havana 500 Anniversary” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 120 pp). ), «Destellos al Alba” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 120 pp, Ensayo). «Caribbean Touristic Dictionary” (2019, Amazon/Ed. Myths and Books 165 pp), «Ecologia para Ecotourismo» (2020, Amazon/Ed. Myths and Books 380 pp), «La Verdad es llama” (2020, Amazon/Ed. Myths and Books 180 pp) En preparación: «Caribbean Ecotourism and Submarinism Eng-Spa”, «Ecotourism Multilingual Dictionary”, «Diccionario de Biología Pesquera”. Ha sido finalista en los concursos literarios “Historias sobre la Historia”. Silva Editorial (2006, Barcelona.) y Premio Orola con “Tacto”, (2009, Madrid). Actualmente es hombre de negocios, consultor de pesca, turismo, medioambiente, periodista freelance.

One Comment

  1. Pingback: Tres modelos, muchas confusiones – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*