EDITO

Todos somos somos Fuenteovejuna

Fulgencio Batista y Zaldívar

Por Regis Iglesias Ramírez.

No siempre un relámpago es sinónimo de que lloverá. No siempre la lluvia viene precedida de un trueno. El estruendoso rayo no es responsable de la riada que devasta todo.

Un temporal devastador, en todo caso, puede ser la combinación de varios factores y es una simplificación incorrecta pensar que las consecuencias del desastre del torrencial y la riada apocalíptica tienen su génesis en la gota de agua que se carga de electricidad.

De la misma manera si descansamos nuestra responsabilidad como pueblo, si damos como origen del mal que hemos padecido por SESENTA Y TRES años a  la interrupción del estado de derecho constitucional ocurrido hace 70 años en Cuba la madrugada que Fulgencio Batista entró con un grupo de seguidores en Columbia,  tendríamos en esa lógica sesgada que comenzar cada vez más a señalar más y más eventos en el pasado hasta el origen mismo de nuestra historia nacional o a muchos hombres valientes, románticos, patriotas y demócratas, poderosos burgueses y hasta la administración del general Ike por su apoyo resuelto a la pandilla de la Sierra Maestra.

Batista es culpable de interrumpir el ritmo constitucional que en 1940 había inaugurado, Machado de reelegirse aprovechando la buena gestión de sus primeros cuatro años, Estrada Palma de hacer lo mismo en 1906… Y habrá quien señale hasta a Leonardo Wood, Valeriano Wyler, al propio Martí por su temeridad irresponsable en Dos Ríos, los egoísmos de los “caciques comarqueños” los ingleses, la trata de esclavos, o Colón y su tripulación díscola. El efecto mariposa in extremis.

No, no es así. Cada persona y grupo tiene responsabilidad propia por sus actos y los actos criminales. El genocidio, la miseria, la segregación y opresión que han vivido los cubanos por 63 años son los actos por los que la historia condenará a Fidel Castro y su banda de gánsteres y quizás, como debería ser, todos nosotros por lo que hemos hecho para cambiar unos o mantener otros, esta bochornosa realidad.

Fulgencio Batista es responsable, como muchos hombres en la historia, de pensar que estaba sobre el bien y el mal, sus pueblos y las normas de convivencia que su pueblo se dio. Él interrumpió el ritmo constitucional sin una emergencia terrible que lo justificara. Ël, que perdonó a  Fidel Castro por aclamación popular y conveniencia de muchos políticos que luego le traicionaron y serían más tarde traicionados por Castro, al estar al frente de ese gobierno, sobre todo en un momento final muy  impopular de manera general, es también responsable moral de lo que muchos de sus oportunos seguidores hicieron para continuar en el poder aplicando el terror para intentar detener el terror, aunque nada exime a cada cual de su responsabilidad al aparentar el gatillo o aplicar picana eléctrica. La historia lo juzgó por eso.

Pero no, el relámpago no necesariamente es siempre responsable de lo que barre a su paso una riada. Y de nuestra historia con sus luces y sombras todos somos como el pueblo cordobés que ajustició a su alcalde autoritario, responsables para bien y para mal.

Regis Iglesias Ramírez. Gestor Proyecto Varela. Poeta. Preso de la Primavera de Cuba, 2003. Desterrado a España. Actualmente en Miami.

2 Comments

  1. oscar lopez

    los cubanos que antes del 59 querian cambiar el gobierno por razones obvias y hasta cierto punto legitimas, (no es correcto generalizar) cobnubilados por las promesas de campania politica del “asesino del moncada y lider del movimiento rebelde 26 de julio, nos condujeron al desastre de hoy dia. quien cuestione esta afrimacion no vivio esa epoca, o prefiere no declararse culpable del apoyo incondicional al asesino en jefe.
    personalmente ,independiente del amor filial eterno a mis padres, los juzgo en ese sentido que cometieron un gravisimo error. mi padre cuasi se arrepentia ya por 1980 hasta su muerte, poco tiempo despues. mi madre aterrada por lo que me podria ocurrir por sentir la paranoia que ese regimen asesino imponia, sufria y me aconsejaba evitar cualquier actitud disidente. eso nos lleva a recapacitar que si confiamos en un nuevo lider para reconstruir la republica evitar a toda costa, fanatizarse y exigirle que rinda cuentas o se large para siempre. indpendecia de criterios politicos, desideologizacion la vida politica y grantizacion de la libertad individual a toda costa. gracias por el articulo.

  2. Félix Antonio Rojas G

    En los Golpes de Estado siempre hay violencia y sangre… por eso es anticonstitucional y antidemocratico a los ojos de los demócratas.

    Pero en la Cuba del Santo. Furgencio Batista
    las condiciones deplorables de la política y la corrupción no daban otra alternativa a un efímero cuartelazo,…aclamado y vitoriado por el pueblo en esa acción militar que más bien fue un performance casi hippie, casi Woodstock, una talla Hare Krishna de militares fieles a la patria.
    Batista más que un general, era un beato, un ser de luz, una divinidad eterica que sufrió los influjos de la brujería y los ritos paganos de los brujeros del m26j y de los paleros del D.R.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*