‘The Courier’, un filme de espionaje que tiene a Cuba como telón de fondo

Por Carlos Carballido.

Como tantos lectores de ZoePost, cualquier propuesta cinematográfica que evoque los obscuros años de la extinta Unión Soviética es un motivo más que suficiente para sumar un grano de arena a nuestra reflexión sobre un sistema ideológico al que le debemos todas las desgracias que padece el pueblo cubano.

Este es el caso del estreno The Courier, filmado por Lionsgate en el 2020 bajo el nombre de Ironbark, que se basa en una historia real de espionaje que permitió el descubrimiento de los Misiles que la Unión Soviética instaló clandestinamente en el área de San Cristóbal, Cuba, con el único interés de atacar nuclearmente a los Estados Unidos y que finalmente derivó en la llamada Crisis de Octubre.

La cinta, más que dibujar el mundo del espionaje en plena Guerra Fría, trata de imprimirle un valor humano al espía que, mayormente, sacrifica su vida familiar y social para evitar catástrofes derivadas de las conflagraciones entre naciones.

El argumento se basa en el servicio de espionaje no profesional que el británico Greville Wynne (Benedict Cumberbatch) ejerció a pedido del MI6 y el CIA para contactar a Oleg Penkovsky (Merab Ninidze) un Coronel de la inteligencia militar soviética  conocida por  GRU, muy cercano al dictador Nikita Khrushchev y que había dado indicios de querer desertar a Occidente.

Wynne era un ciudadano común y corriente, de profesión ingeniero, dedicado a las ventas y hombre de familia, que por su carácter simplón fue captado por los servicios de inteligencia en la creencia que su vida monótona y sin brillo social podría burlar a los comunistas soviéticos de la época en la que el peligro de una confrontación nuclear era cada día más grave debido a una correlación de fuerzas muy instable producto de las fricciones entre los EEUU y la extinta URSS.

En el otro lado de la historia, el coronel Penkovky, quien fuera un héroe real en la batalla de Kiev contra Alemania, tenía acceso a las reuniones secretas del dictador soviético en las que se evidenciaba una desmedida prepotencia nuclear y un comportamiento errático del líder soviético. Quizás fue este escenario lo que llevó al oficial a comprender el peligro que se avecinaba y la necesidad de que el mundo conociera lo que se fraguaba aprovechando a Fidel Castro como el satélite más leal al Soviet en el Occidente geográfico.

El filme está muy bien narrado y la ambientación de la Rusia comunista es muy lograda. Refleja esa gran diferencia entre un régimen comunista y una sociedad libre como Inglaterra desde lo estético hasta lo conceptual y que, según muchos expertos en el tema, fue uno de los factores que sociológicamente contribuyó a la caída del socialismo como bloque europeo.

Dirigida por Dominic Cooke (On Chesil Beach) y escrita por Tom O’Connor, The Courier son casi dos películas en una: la segunda mitad es mucho más oscura e intensa que la primera, pero el cambio es tan delicadamente abrupto que es difícil darse cuenta que no estamos ni remotamente de asistir a un final feliz.  Eso es parte del arte vanguardista y atractivo de la película; lo que comienza como una misteriosa aventura de espías termina en un lugar de triste resignación que nos retuerce el hígado cuando estamos obligados a contrastar nuestra propia realidad como individuos que a veces descuidamos nuestra familia para servir a multitudes e ideologías que ni siquiera aprecian el esfuerzo. En ese punto del filme, la verdadera cara de los regímenes totalitarios se nos revela. Desde la dominación y el terror político hasta lo inhumano de los sistemas carcelarios para prisioneros políticos.

El reparto del film es extraordinariamente bueno. Las figuras principales, Benedict Cumberbatch y el georgiano Merab Ninidze impregnan credibilidad y simpatías en sus papeles de espías cuyo mensaje difiere del manual académico en los que el agente es siempre dirigido como una pieza de ajedrez sin dejar que las emociones contaminen la misión. Y fue esto precisamente lo que permitió que las autoridades soviéticas pudieran descubrir al topo dentro de sus filas del Estado Supremo. Ambos espías, el objetivo y su contraparte, desarrollan una empatía tan sólida que finalmente termina en un desenlace propio de inexpertos. Así son las emociones humanas. Aunque el filme ha recibido críticas negativas sobre la figura de Wynne a quien acusan de fantasear sobre su propia historia e incumplir orientaciones de sus manejadores de inteligencia lo cierto es que fue el enlace que permitió entregar a los servicios secretos británicos y nortemericanos unos 111 rollos de película con 140 entrevistas y más de 10 mil documentos fotografiados que servirían para elaborar detallados informes de inteligencia.

Desde el punto de vista de la Historia, a Greville Wynne y a Oleg Penkovsky se les debe mayormente el fracaso de la Crísis de los Misiles en Cuba que la Unión Soviética proyectaba como eje del mal. Esta acción fallida fue a la postre una posibilidad de negociación entre Khrushchev y Kennedy para firmar acuerdos que impiden hasta hoy  ataques militares de EEUU al régimen tiránico de La Habana y  que los Castros supieron aprovechar muy bien para pisotear la dignidad de su pueblo .

Más allá de un buen film que se agradece por no incluir la agenda política de la nueva izquierda, The Courier deja en claro que el espionaje es una partida en la que los agentes siempre son peones que se mueven sin importar costos ni consecuencias. Y de algún modo, como es el caso de muchos de nuestros lectores, nos dice lo que significa amar un lugar que te ha traicionado, una nación en el mapa al que ya no puedes llamar hogar, incluso cuando tus deseos de lo que debería ser palpitan en tu corazón. Wynne (1928- 1990) pudo morir en paz y disfrutar en libertad el reconocimiento de su pueblo.  Penkovsky (1919- 1963) encarna a esos compatriotas decepcionados por lo ideales que defendieron y que murieron en el olvido pagando carísimo lo que apostaron por conseguir un poco de Libertad.

 

Valoración de ZoePost… 8.9

 

Elenco

 

  • Benedict Cumberbatch como Greville Wynne
  • Rachel Brosnahan como Emily Donovan, oficial de la CIA
  • Jessie Buckley como Sheila Wynne, esposa de Greville
  • Merab Ninidze como coronel Oleg Penkovsky
  • Angus Wright como Dickie Franks, oficial del MI6
  • Kirill Pirogov como Gribanov, oficial de la KGB
  • Keir Hills como Andrew Wynne, hijo de Greville
  • Jonathan Harden como Leonard
  • Aleksandr Kotjakovs como oficial soviético
  • Olga Koch como Irina
  • Vladimir Chuprikov como Nikita Khrushchev, primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética

 

Disponibles en Amazon Prime y Vudu.

 

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

 

 

3 Comments

  1. Pingback: ‘The Courier’, un filme de espionaje que tiene a Cuba como telón de fondo – – Zoé Valdés

  2. Saludos..
    De donde se pueda ver la pelicula…..?
    Gracias Cooperation… Charlie G/Sr………….The USA!

  3. Charles H Garrido Sr

    Saludos….
    Ya la vi..(THE COURIER) esta en Amazon Oh! pero cuesta $19.00 (USD) OPSS! NO ME INTERESA de tomas manera YO /ESTUVIMOS en ese drama …Charlie G/Sr………………..The USA!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*