EDITO

Sri Lanka: sin armas y sin reguetón

Por Zoé Valdés.

Fuente La Gaceta de la Iberosfera.

Cuando un pueblo se lanza anhelándolo profundamente, lo consigue. Ahí tienen a Sri Lanka, sin tanto escombro, le ha dado la patada masiva y maciza al presidente comunista. En un país donde poseer un arma y hasta fumar marihuana trae como consecuencia la ejecución in situ e inmediata.

Me gustaría pensar que, a pocos días del primer aniversario del 11J en Cuba, Sri Lanka ha decidido conmemorar de la mejor manera el acontecimiento cubano más grande las últimas décadas de su historia derrocando al dictador a fuerza de espíritu de lucha, sin más. Y cuando digo sin más, digo sin nada. Sin armas y sin reguetón, esto último es un alivio para ese heroico y sano pueblo de Sri Lanka.

Cuando un pueblo se lanza anhelándolo profundamente, lo consigue. Ahí tienen a Sri Lanka. Le ha dado la patada masiva y maciza al presidente comunista

En Sri Lanka nadie puso a los artistas por encima de un pueblo entero, incluido de sus campesinos. Nadie se sintió privilegiado para convocar reuniones por el mero hecho de ser hijas e hijos de esbirros, y artistejos de poca monta, declarados sinvergonzonamente neo socialcomunistas.

Sri Lanka, todo sea señalado, tampoco tiene a Estados Unidos a 90 millas, ni al 20 por ciento de la población exiliada mandando a tutiplén remesas cual comemierdas inextricables. No, nadie podría recargarle teléfonos desde Miami a ningún esrilanqués, de ahí lo que han visto ustedes, esa movilización multitudinaria de gente harta y por fin decidida a liberarse.

Sesenta y tres años es mucho, me decía una amiga, cierto… la gente en Cuba no sólo se ha robotizado, ni siquiera tiene para engrasar el óxido del mecanismo robótico. ¿Cómo explicar entonces que el 11 y 12 de julio del 2021 los cubanos hayan salido a protestar a las calles en varias provincias de la isla? No hay explicación, lo sorprendente es que haya sucedido lo inesperado, y no al revés.

Puedo leer y hasta ver en un vídeo que en Cuba han detenido a los principales líderes opositores con la intención de impedir que lideren manifestaciones este 11 de julio próximo, pues más razón para salir a las calles, me digo.

También informan que el régimen ha desarmado a la mayoría de los militares, pero, señor, My Lord, quién es el régimen, ¿los cuatro barrigones viejos que de vez en cuando asoman la panza? ¿Cómo es posible que los militares se dejen agitar sus armas por esos sangrones sanguinarios? Más razón para salir a las calles, como salió el pueblo de Sri Lanka, valientes y desarmados. Y más razón para que los militares por fin cumplan con su trabajo, situarse del lado del pueblo.

Más adelante me entero, siempre mediante lectura de tuits, si es que a eso se le pudiera llamar lectura, que el reguetonero elegido por la Casa Blanca para liderar el cambio-fraude mediante la modalidad birmana (un fracaso, por cierto) hablará en la manifestación por el aniversario del 11J en Madrid. Ah, pregunto: ¿pero habla? Aquí debe de haber un error, quien canta reguetón no puede hablar, y a la inversa. Yo, de atravesada que siempre he sido, me quedo con el segundo, con el que conversa y ni siquiera sabe lo que significa esa cosa que aturde y aturulla los tímpanos.

Incitar al pueblo cubano a que imite al pueblo esrilanqués más temprano que tarde (…) es un derecho que como cubanos exiliados nos corresponde

El reguetonero de marras, que hasta el 2017 estuvo cantándole a los comunistas franceses en la fiesta de L’Humanité, dio un giro de no sé cuántos grados y -pese a ser amiguísimo además del Carlos Lazo, un supuesto profesor cubano que exige el fin del «bloqueo» y hasta se manifiesta en contra de los cubanos de Miami recibido por Miguel Díaz-Canel- es, a su vez, recibido por el presidente de Estados Unidos. No trascendió nada de lo que hablaron reguetonero y «puentedeleche» (Carlos Lazo) con los respectivos mandatarios, seguramente porque no se habló nada y todo ya estaba hablado y cuadrado entre Biden y el Pelele; el resto no ha sido más que paripé. O se entendieron cantándose puñados de reguetones.

Reguetón más o menos, lo cierto es que exigirle al pueblo cubano que salga a las calles el 11-J es invocar a un suicidio colectivo. Por el contrario, incitar al pueblo cubano a que imite al pueblo esrilanqués más temprano que tarde y cuando más pronto mejor es un derecho que como cubanos exiliados nos corresponde, aunque también nos compromete a poseer un proyecto para acompañar a ese pueblo en el momento de su liberación, y en el futuro.

Zoé Valdés. Escritora y artista cubana e hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vérmeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.

One Comment

  1. Sobre todo estar conscientes de tener un proyecto viable y que pueda funcionar inmediatamente. , lo deseo…Soñar no cuesta nada

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*