Soy hijo de Cuba

Por Eleggua Irosoumbo.

 

Soy hijo de Cuba, de Orestes y Sonia, soy yoruba, «Sacerdote de Ifa», y para rematar Abakua «Bongori eri fafa.

Pero, por encima de todo, soy un hombre libre y no por que viva en un país libre, soy libre porque Dios ¡me hizo libre! Mis raíces, creencias o nacionalidad no me impiden ser justo y enfrentarme hasta a mis propias creencias si es que ellas en algún momento tuvieran conflicto con mi verdad; Dios, Olofi, o como quieran llamarle, me dio un ser humano para hacerme cargo de él, cuidarlo, evitarle dolor y proveerle felicidad y una buena vida, ¡ese ser humano soy Yo!
Soy responsable de todo lo que digo, pienso o actúo, lo que ustedes leen de mi no es responsabilidad de Zoé Valdés, es sólo que ella en su infinito desprendimiento y desconocimiento de lo que representa para muchos cubanos ni idea tiene del honor que me hace. Eleggua irosoumbo es mi camino u odun de ifa o como comúnmente se llama «letra». Esta letra habla de la cucaracha, según Orumilla. Las cucarachas fueron las que primero poblaron la tierra, Orumilla les dijo que tenían que hacer ebbo; ellas desobedecieron y desde ese día, todos las quieren aplastar, pero increíblemente son las únicas que pudieron sobrevivir a una guerra nuclear. Este Pataki habla de desobediencia y de siempre cuidarse de los que te quieren aplastar. Allá por el año 88 en Cuba, en la televisión, salió un General llamado Abrahantes diciendo que a los disidentes de aquella época, los aplastarían como a cucarachas. Unos años después esa revolución lo aplastaría a él.
Al parecer en Cuba las cucarachas hicieron ebbo, esas cucarachas como llamaba la tiranía a la oposición empezaron a crecer, sobrevivieron a la ira y la más brutal de las persecuciones. Cayó el campo socialista y la oposición creció sin precedentes. Las cucarachas habíamos sobrevivido a más que una bomba nuclear, habíamos sobrevivido a cárceles, golpizas, actos de repudios, chantajes, hambre, miseria, y mucho más. La tiranía no pudo con la oposición.
Entonces murió el verdugo mayor, y del estercolero del camino hacia la libertad resurge una nueva clase heredera de la deshonra y la cobardía. Los hijos del odio nos largamos al exilio y, los otros también. Al principio pensé que ellos también huían de lo que defendieron y apoyaron, pero me equivoqué: venían tras nosotros, a por el exilio. Ya habían acabado con Cuba, decidieron que era hora de acabar con su exilio.
Y, aquí estamos, perseguidos allá y aquí. Pero se olvidan de algo, de que hicimos ebbo, y de que seguiremos sobreviviendo al odio y a la cobardía, la ira y la envidia de esos que se escudan en la excusa  de la injuria y la pachanga. Ya veremos cómo caen, porque la revolución se come a sus propios hijos, y las tripas ¡¡¡se la reparten a la jauría hambrienta!!!
Eleggua Irosoumbo es ex preso político, freelance.

3 Comments

  1. Félix Antonio Rojas G

    Todo mi apoyo a sus palabras y a su sagrada historia…

  2. Eleggua iroumbo

    De friky a friky muchas gracias hermano mio ,un abrazo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*