«Siempre emotivo y nunca racional»

Guillermo ‘Coco’ Fariñas Hernández

Por Guillermo “Coco” Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Cuba, 25 de agosto del 2021. (Cartero Antitotalitario).

Todavía toda la Nación Cubana se encuentra asombrada y conmocionada por El Estallido Social, que se produjo en las 15 provincias de la Isla, incluido el Municipio Especial de la Isla de la Juventud. La gran esperanza para todos los que llevan varias décadas oponiéndose frontalmente a la Tiranía Castrista, es que más del 80 % de los reclamantes en las calles fueron jóvenes menores de 35 años de edad. Algo que es muy esperanzador e ilustrativo. A la vez, altamente peligroso para aquellos que se aferran al Poder Ejecutivo.

Pero nada está conquistado aún, en cuanto a Democracia Representativa se refiere, pues las protestas sociales espontáneas de una mayoría de ciudadanos y ciudadanas cubanas anticomunistas, ocurrieron sin ser parte formal de ninguna organización política opositora u otras entidades de la auténtica Sociedad Civil. Ante los acontecimientos referidos, La Junta Militar NeoRaulista implementó e implementará planes en el siempre sucio juego Inteligencia vs Contrainteligencia.

En la década de los años 80 del pasado Siglo XX en las academias militares de la antigua Unión Soviética, donde algunos pudieron estudiar como cadetes cubanos, se impartían en la asignatura Metodología de Combate, un tipo de actuar denominado “Operaciones de Bandera Negra”. Unas Operaciones que consisten, en ejecutar acciones socialmente despreciables para la opinión pública con el franco objetivo de culpar a los adversarios, o por lo menos dejar la duda, si el adversario lo hizo o no.

Frente a la situación desesperada y de claro desprestigio político de los Gobernantes NeoRaulistas en el ejercicio del Poder Ejecutivo en Cuba, para nada sería desatinado esperar, que los distintos Órganos de la Seguridad del Estado acudan a utilizar variadas Acciones de Bandera Negra, como única manera de aspirar a resarcir, la ahora mismo muy baja opinión que poseen los Gobernados respecto a sus Gobernantes. Para los cubanos y cubanas, así como los observadores extranjeros de la realidad nacional, no debe tomarle ese actuar de la Junta Militar NeoRaulista de sorpresa, dado que existen precedentes en la ya larga batalla Anticomunismo versus Comunismo en tierra de la Isla, de que anteriormente han sido aplicados éstos métodos anti éticos de lucha política contra los partidarios de la Democracia Representativa en la Mayor de las Antillas.

Sería bueno acudir al periódico provincial “Vanguardia”, el 26 de julio del 2015, un diario devenido ahora semanario, primero de la central provincial de Las Villas, y después de 1976, tras la nueva División Político-Administrativa de Villa Clara. En ese número específico de Vanguardia, el posteriormente defenestrado en el año 1989 y exGeneral de Brigada del Ministerio del Interior (MININT) Andrés Leiva Castro, admite la existencia de la Unidad Militar “El Molino”, localizada exactamente en Kilómetro-14 de la Carretera de Sagua la Grande a Santa Clara.

Lo que “muy manipuladoramente” el General Leiva Castro no dice en su entrevista, que la Unidad Militar “El Molino” era una entidad de la GRU (Dirección de Inteligencia Militar) -en aquel momento soviética y que ahora es rusa- dirigida por asesores militares de la URSS. Por lo que allí Andrés Leiva era el “enlace cubano” entre los mandos de los Órganos de Contrainteligencia de La Habana y Moscú. Al General “casualmente” también se le olvidó decir al periodista, que él militaba en la Juventud Socialista Popular (comunista) del municipio Vueltas con José Ramón Machado Ventura y su primo Max Lesnick Menéndez.

Además de las historias reales contadas en la entrevista, por el también exDelegado Provincial del MININT en Villa Clara Leiva Castro, éste se desmemorizó al no explicar, que “El Molino” tenía como principal función la creación, el entrenamiento y la penetración en las montañas del Escambray de espurias Guerrillas Anticomunistas Campesinas. Cuyos esenciales objetivos eran, aparte de buscar Datos de Inteligencia sobre los alzados, ejecutar acciones características de las Operaciones de Bandera Negra, como fueron violar mujeres, asesinar a niños y adolescente, así como robarle a los campesinos de la zona de guerra. Todo para disminuir la popularidad de los guerrilleros.

Remitiéndonos a tiempos más cercanos en el casi infinito pulseo entre Filocomunistas vs Prodemocráticos en la Cuba de todos, se hace obligatorio, mencionar aquella Operación de Bandera Negra durante los acontecimientos previos a la Crisis Migratoria del Mariel, en el año 1980. Pues Fidel Castro se había comprometido a dejar salir del territorio nacional a todos los que lo desearan, pero cuando se percataron que serían millones de ciudadanos los que abandonarían “El Paraíso Socialista Cubano” y esa actitud multiplicada se transformaría en una derrota descomunal ante la opinión pública nacional e internacional.

Los directivos del Juego Operativo Inteligencia-Contrainteligencia dentro de la Dictadura Castrista optaron por coordinar una Operación de Bandera Negra y así manipular las emociones de la ciudadanía cubana. De pronto, un indeterminado “grupo de contrarrevolucionarios” (jamás la prensa oficialista detalló, a cuál organización del exilio anticastrista pertenecían) se le ocurrió “demasiado convenientemente” incendiar el círculo infantil más grande de La Habana, la guardería Le Bam Tam en el municipio Marianao. Tras ocurrir ese intento de matar a los niños, comenzaron las golpizas brutales, algunas de las mismas fueron mortales, a quienes se querían marchar. El resultado fue, que el terror paralizó a muchos con ganas de abandonar El Comunismo y sólo salieron 125. 000.

Si se analizan los lanzamientos de piedras realizados contra el hospital del municipio de Cárdenas en la provincia de Matanzas, el 11 de julio último, donde según el Noticiero Nacional de Televisión (NTV), varios de los ciudadanos cubanos que protestaron contra la Junta Militar NeoRaulista en el Poder Ejecutivo en la Isla, la tomaron con lanzar piedras y otros objetos a esa institución del Ministerio de Salud Pública. Donde se encontraban ingresados niños enfermos con El Virus del Partido Comunista de China o COVID-19. Como era de esperar, tras ese hecho bochornoso, varias madres indignadas por la integridad de sus vástagos declararon a la televisión oficialista. Hasta ahora; ninguno de los que reclamaron en las calles ha reconocido ser autor de esos hechos.

Muchos son los que están casi seguros, que las piedras sí resultaron lanzadas contra el referido hospital, sólo que no fueron aquellos compatriotas que protestaban públicamente en Cárdenas. Esos dardos los tiraron Oficiales o Agentes Clandestinos de algunas de las muchas Direcciones Operativas con que cuenta el Ministerio del Interior. Ya que la estructura y nomenclatura de las entidades militares castristas como el MININT o el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) imitan a las soviéticas, donde ese tipo de trabajo sucio lo ejecutan los Oficiales Clandestinos y en última instancia, es una tarea de los Agentes Clandestinos.

Al hacer un Perfil Social Operativo de la municipalidad de Cárdenas. La localidad se caracteriza por tener una Economía Altamente Dolarizada, por su cercanía al internacionalmente reconocido balneario de Varadero, casi todos los residentes allí trabajan en función de los turistas extranjeros, poseen una visión del mundo más abierta por su trato constante con visitantes del exterior y hace casi 15 meses, que el turismo se encuentra muy disminuido en ese lugar, lo que ha traído una Frustración Socio-Comunitaria. Explicando más directamente, los cardenenses vivían muy bien con los visitantes foráneos y con la pandemia se encuentran quebrados.

Como se pudo conocer días después, el origen del Estallido Social Nacional comenzó cerca de las 11:00 am en la municipalidad de San Antonio de los Baños, perteneciente a la occidental provincia de Artemisa y se comenzó a divulgar a través de las redes sociales de Internet, fueron los casos de Facebook, WhatsApp y YouTube. A partir de ese momento, empezó a funcionar en la práctica el concepto de la Psicología y la Sociología denominado Modelaje Social y los cubanos o cubanas de otros 72 municipios de las 15 provincias, se dedicaron a imitar las protestas y eso se convirtió en un Efecto Dominó. Ante la generalizada ingobernabilidad la Junta Militar NeoRaulista determinó desconectar Internet, para que no se siguieran coordinando los reclamos a nivel nacional.

En el caso de los compatriotas residentes en Cárdenas, prosiguieron con sus reclamos a los gobernantes en las calles, como una manera personal de paliar sus bancarrotas y frustraciones por la falta de turistas. Acotando, que los cardenenses siempre poseyeron un Estilo y Nivel de Vida por encima de los cubanos promedio. Frente a los acontecimientos demostrados, de que los habitantes de Cárdenas no dejaban de protestar en las calles de la ciudad, a pesar que ya se había ordenado El Apagón Informático, se ordenó instrumentar una Operación de Bandera Negra que removiera los Aceleradores Emotivos en la opinión pública y así poder aplicar la fuerza más brutal contra los reclamantes en la vía pública.

En la Academia Militar de la ciudad rusa de Tambov la asignatura Metodología de Combate la impartía el Coronel de la GRU Pavel Pablovich Abramov, sobre él sería bueno enfatizar solamente, que se encontraba en Dallas, Texas, cuando asesinaron al John F. Kennedy, éste oficial de la Dirección de Inteligencia Militar soviética siempre afirmaba: “…un comandante para sobrevivir en una guerra, está obligado a poseer previamente varias opciones para neutralizar al enemigo…”. Estas Operaciones de Bandera Negra buscan obnubilar a la razón al ser conocidas y que nunca se haga un análisis con la razón, así también el Coronel Abramov al referirse a las Operaciones de Bandera Negra, aseguraba: “…cuando se va a planificar una Operación de Bandera Negra, lo importante a tener en cuenta es, que el primer efecto, el efecto primario tiene que ser siempre emotivo y nunca racional…”.

Licenciado en Psicología Guillermo “Coco” Fariñas Hernández. Coordinador General del FANTU. Preso Político en 3 Ocasiones. Premio “Andrei Sajarov” a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo.

Nota: pulse aquí para leer artículo anterior de Guillermo ‘Coco’ Fariñas Hernández sobre el tema, alertando siempre.

One Comment

  1. Pingback: «Siempre emotivo y nunca racional» – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*