«Si me das a elegir… entre tú y ese cielo…»

Sacerdotes cubanos. Fotos La Hora de Cuba

Por Zoé Valdés.

Seré breve. Una vez más ante otro movimiento, ahora más importante que el anterior, protagonizado dentro de Cuba desde hace meses por los sacerdotes, monjas y religiosos cubanos en pos de la libertad de la isla y mediante una importantísima misiva, se da otro escandalito quilero y grantero de pacotilla por parte de los artistillas y del Ministro de Cultura, vaya casualidad, ¿no? Se ha hablado de golpes violentos, y demás, no voy a detenerme en la calidad de los golpes, si existieron o no, eso se lo dejo al secuaz del castrismo Silvio Rodríguez, pero yo vi lo que vi… Lo que sí resulta como mínimo curioso, por no decir bizarro, que justo en el momento en que sale la Carta de los Sacerdotes (ZoePost fue de los primeros periódicos en publicarla), se reanuda el show inmundo del Ministerio de la inCultura, con sus intelectuales y artistillas dialogueros, y para colmo nuevamente aflore el truco de San Isidro.

El truco de San Isidro es tan grosero ya que la mierda desborda (no es mi performance, es el de ellos cuando decidieron untarse literalmente en mierda hace algún tiempo). Ahora pues regresa LuisMa (para sus allegados) Alcántara retomando una frase que otrora movió masivamente a los cubanos dentro de la isla durante años en boca de Oswaldo Payá, el líder del Movimiento Cristiano Liberación, o sea, borra que algo queda: «el derecho a los derechos»; y para colmo otros desde el exilio se inventan tan como si nada, que José Martí nació en San Isidro, emulando con la tiranía que no ha podido mentir más sobre el más grande de los cubanos. El que sí era de San Isidro fue Yarini -me recuerda un amigo- el chulo más ingenuo que ha parido la cubanité… Al parecer  los que se inventan que el autor de los Versos sencillos es de San Isidro son los mismos que embarcaron en cárceles castristas a aquellos «clandestinos» que embarretinaron bustos de Martí con pintura roja. Allá en una celda oscura pernoctan esos «clandestinos» ya olvidados.

A mí, francamente, todo esto me viene dando un repeluz desde hace rato, que hasta tratarlo exclusivamente desde el punto de vista periodístico  me da dentera. Porque creo que en un país tan destrozado donde campean la maldad y la mentira, señalado por sus indecencias, traiciones y faltas de coherencia y de respeto, que surja un movimiento desde el seno de la verdad de Cristo, de la fe y de la verdad, es lo más notorio que pudiera ocurrir y de lo que se debiera escribir y reflejar en toda la prensa mundial. El resto es carnaval orillero.

Y carnaval orillero es lo que menos necesitamos para convencer de que en Cuba existe una tiranía desde hace más de 62 años. Si usted afirma, además, que el ministro de cultura le ha entrado a trompones, allí donde se ve a las claras que lo que ha hecho es manotear y arrancar un cable de móvil, entonces usted no sólo miente, usted le está haciendo el trabajo perfecto a la tiranía.

Si a alguien hay que unirse hoy es al Cristo de los cubanos y de Cuba, y no al revés. Cristo no debe calzarse la chancleta y la parafernalia de cabaretera de ninguna manera. Lo demás es la misma zambumbia podrida castrista, aunque ahora con lentejuelas y monerías (por cierto, ¿en qué quedó el guaguanqueer? Supongo que en lo mismo que el barco y las donaciones…), cuando no excesivas muestras de egolatrías con las que, como escribió Guillermo Cabrera Infante al final de TTT, «ya no se puede más»…

De modo que, tal como dice la canción, «si me dan a elegir, entre tú y ese cielo«, elijo el cielo de Jesús, elijo al Cristo de los cubanos, al de la fe y al de la verdad. Elijo al que cada día sale a las calles de la isla, sin tanto foco ni reflectores, con la única intención de ayudar al prójimo con humana sencillez y humildad, y con las manos abiertas al Espíritu Santo y a la Virgen María. Cuba debe regresar a la fe mediante el respeto y la virtud. Cuba en la actualidad debiera concentrarse en proteger e ingresar a ese movimiento de hermanos libres, sacerdotes, monjas, con Martí nuestro Cristo venerado. Gracias infinitas a todos ellos.

Zoé Valdés es escritora y artista. Fundadora y Directora general de ZoePost.

 

10 Comments

  1. Cristina Ugalde

    Totalmente de acuerdo. La mierda vende más que la verdad.

  2. Pingback: «Si me das a elegir… entre tú y ese cielo…» – – Zoé Valdés

  3. Félix Antonio Rojas G

    Grandioso ¡¡¡…

  4. Entre elejir ese Cielo y esa conga. Yo, me quedo con ese Cielo, que lleva la Cruz de Cristo Unificadora en su Santo Espiritu y su Trinidad. Y quien trabaja para Ella debe llevar la humildad y la hermandad de Jésus à todo un Pueblo. Y ellos, llevan meses llevando la Santa palabra y Los hechos reales à todos y dando la cara al Mal Castrista.
    Mis Respetos à Todos ellos 🙏.
    Pienso en mi bisabuelo espanol que fue cura durante 16 largos abriles. Y que se planto Frente al gobierno espanol, ante El maltrato de esclavos. En la hacienda, cada esclavos tenia su terreno y su misa de Domingo en la misma capilla que mi familia.
    En fin, que elejir no me es dificil ante Dios !.
    Dios con Todos Ellos por una Cuba Libre !

  5. Un abrazo mi Zoé.
    Bisous

  6. Lorenzo

    Así es Zoe, debemos apoyar “con todo y para el bien…” a estos valientes hombres y mujeres de Dios que no vienen con agendas personales, sino con la largamente callada e indiscutida verdad. Gracias!

  7. Querida Zoe, muy interesante tu articulo. Me gustaría saber de ese movimiento de los sacerdotes cubanos. ¿Dónde podría encontrar más información? Mis cariños.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*