Rusia: los Borgia modernos

Por Michael  Curtis*

El veneno no es motivo de risa. Shakespeare lo sabía: Claudio vertió veneno en los oídos del padre de Hamlet, que estaba durmiendo, e intentó matar a Hamlet con una copa de vino envenenado. Romeo se envenena junto a lo que cree erróneamente que es el cuerpo sin vida de Julieta. Cleopatra murió a causa de una serpiente venenosa conocida como áspid.

Dejando atrás la historia y la literatura, el caso reciente del abogado ruso  Alexei Navalny , quien fue hospitalizado de gravedad por envenenamiento, no es más que el último de los ataques contra destacados críticos de las políticas del Kremlin en los últimos años. El envenenamiento está reemplazando al antiguo asesinato por disparo a quemaropa, ya que es más difícil de detectar y probar. La Rusia del presidente  Putin es el moderno facsímil de la familia Borgia de la Italia del Renacimiento, ávida de poder, maestra en el arte de utilizar venenos fiables y engañosos.

Alexei Navalny, un abogado de Moscú de 44 años, es un miembro destacado de la oposición rusa al presidente Vladimir Putin, y su crítico más persistente. Ha sido encarcelado 13 veces por encabezar marchas de protestas contra el mandatario ruso.  Navalny se postuló para alcalde de Moscú en 2013, obteniendo el 27% de los votos en unas elecciones que calificó de fraudulentas. Quería postularse para la presidencia en 2018, pero la Comisión Electoral Central lo declaró no elegible.

Alexei Navalny is currently in an induced coma at a Berlin hospital.(AP: Pavel Golovkin)

Desde que Navalny desafió a Putin, sus llamadas telefónicas y sus mensajes han sido interceptados, lo han seguido y grabado en video donde quiera que vaya y, a menudo, ha sido objeto de registros policiales. Su visión se vio afectada permanentemente por un tinte químico verde que los oponentes le arrojaron a la cara. En octubre de 2019, un tribunal ordenó a Navalny y a la Fundación Anticorrupción que fundó, que elaborara  informes sobre corrupción de alto nivel sobre todo uno relacionado con un pago de  del gobierno ruso a una empresa escolar que elabora cenas para estudiantes por valor de  88 millones de rublos . El caso fue presentado por Yevgeny Prigozhin, un restaurador llamado «chef de Putin», que está vinculado a un ejército privado de mercenarios involucrados como contratistas militares. Se alega que el chef intentó influir en las elecciones de mitad de período de Estados Unidos en 2018.

Navalny, en una transmisión de la BBC y Radio Free Europe en marzo de 2017, acusó al entonces primer ministro Dmitry Medvedev de corrupción. Navalny planeaba participar activamente en las elecciones regionales rusas en septiembre de 2020. También criticó las elecciones presidenciales de Bielorrusia y el resultado oficial del 9 de agosto de 2020, que declaró que Alexander Lukashenko ganó con el 80% de los votos.

La secuencia de eventos relacionados con Navalny en agosto de 2020 es clara, incluso si las conclusiones difieren. Estaba en el aeropuerto de Tomsk, Siberia, donde bebió una taza de té caliente antes de su vuelo el 20 de agosto a Moscú. En el vuelo cayó enfermo y experimentó un dolor extremo. El avión fue desviado a Omsk en un aterrizaje de emergencia. En Omsk, Navalny fue llevado al hospital donde fue examinado por médicos que al principio sugirieron que el problema era un desequilibrio en los carbohidratos, un trastorno metabólico, posiblemente debido a un bajo nivel de azúcar en sangre, y sostuvieron que no habían encontrado rastros de veneno en su orina. . Durante unos días se negaron a dejarlo salir para recibir tratamiento en Europa Occidental, pero luego cambiaron de opinión. Sin embargo, se comprobó posteriormente que le  administraron atropina, un antídoto para los agentes nerviosos, que se usa para tratar las intoxicaciones por gases nerviosos y pesticidas.

Luego, Navalny fue trasladado en avión a Berlín, en un transporte organizado por la Fundación Cine por la Paz y el productor de cine Jaka Bizilj, con sede en la capital alemana, y trasladado al hospital Charite. Le hicieron pruebas químicas que sugerían que había sido envenenado con una sustancia de la clase de fármacos inhibidores de la colinesterasa, que interfieren con el sistema nervioso al bloquear la descomposición de una sustancia química clave en el cuerpo, la acetilcolina, que transmite señales entre las células nerviosas y que se utilizan médicamente para tratar problemas como la enfermedad de Alzheimer y la demencia. Navalny permanece en coma, tratado con el antídoto atropina. Es demasiado pronto para evaluar los efectos a largo plazo.

Los médicos alemanes están sugiriendo una comparación del estado de Navalny con un caso búlgaro en el que una unidad de la Dirección General de Inteligencia (GRU) utilizó la misma sustancia tóxica desconocida en un traficante de armas llamado Emilian Grebev en abril de 2015, y que el mismo o Se usó una sustancia muy similar en Sergei Skripal el 4 de marzo de 2018 en Salisbury, Inglaterra.

Es notorio que los críticos de Putin han pagado la pena máxima por la oposición. Algunos de los más destacados incluyen a Anna Politkovskaya, periodista rusa y activista de derechos humanos nacida en Nueva York, una ardiente crítica de la guerra de Chechenia y de los abusos cometidos por las fuerzas militares rusas. Fue envenenada en 2004 mientras volaba desde Moscú, pero sobrevivió. Le dispararon en el cumpleaños de Putin, el 7 de octubre de 2006, frente a su apartamento en Moscú. Ella había advertido sobre el destino de los periodistas críticos: la bala o el veneno. Aunque cinco hombres fueron condenados en el Tribunal Penal de Moscú por el crimen, quedó sin resolver quién había ordenado el asesinato.

El mismo año, Alexander Litvinenko, ex oficial del servicio secreto del FSB y desertor, fue envenenado con polonio 210 radiactivo en una taza de té en un hotel del centro de Londres el 23 de noviembre de 2006. Había acusado a Putin de ordenar el asesinato de Poltkovskaya y del oligarca Boris Berezovsky. Los tribunales británicos encontraron solo dos oficinas de inteligencia culpables del asesinato in absentia. Pero una investigación pública británica concluyó que Putin probablemente aprobó el asesinato.

La lista parece no tener fin. Boris Nemtsov, un físico y político liberal que había introducido reformas en la economía rusa y crítico abierto de Putin, a quien calificó como un presidente cada vez más autoritario, recibió cuatro disparos por la espalda el 27 de febrero de 2015 en un puente trasero del Kremlin. Vladimir Kara-Mutza, protegido de Nemtsov y político de la oposición, se enfermó el 26 de mayo de 2015 después de almorzar en un restaurante de Moscú y fue diagnosticado con veneno.

Otros dentro y fuera de Rusia han experimentado ataques similares de envenenamiento. Un caso notorio fue el destino en septiembre de 1978 de Georgi Markov, un disidente búlgaro, que en el puente de Waterloo en Londres fue golpeado en la pierna por un paraguas que contenía una dosis de ricina. Murió cuatro días después en Londres, asesinado por el Servicio Secreto Búlgaro asociado con la KGB.

En 2004, durante la campaña electoral, el presidente de Ucrania, Viktor Yushchenko, fue envenenado con una sustancia química tóxica, lo que provocó una desfiguración facial por lesiones y ampollas.

El 10 de noviembre de 2010 en el hospital Charite de Berlín, se encontraron altos niveles de mercurio en una pareja rusa disidente, Viktor Kalashnikov y su esposa. Era un periodista independiente y ex coronel de la KGB que se convirtió en crítico del Kremlin. El envenenamiento fue a cargo del FSB, sucesor del KGB.

En septiembre de 2018, Pyotr Verzilov, miembro ruso-canadiense y portavoz del grupo de arte de oposición Pussy Riot, enfermó gravemente en Moscú. Fue trasladado a un hospital de Berlín donde se confirmó que tenía síntomas compatibles con una intoxicación.

En todos estos casos de envenenamiento, las autoridades rusas y el propio Putin han negado su responsabilidad. Son ejecutados con sobrada pulcritud como si fuera obra de cualquier Agencia de Inteligencia como la KGB de la cual, por cierto,  Putin fue su máximo líder en épocas pasadas.

En el caso de Navalny, la oficina del fiscal general ruso dice que no hay base para abrir una investigación sobre la sospecha de envenenamiento y no hay indicios de ningún acto criminal deliberado cometido contra él. En lo que parece un acto de descaro, Vyacheslav Volodin, el líder de la Duma, la cámara baja de Rusia, ordenó un comité para ver si un agente extranjero, sin mencionar la CIA, había estado involucrado en el envenenamiento. Putin no ha mostrado simpatía por las víctimas. Llamó a Sergei Skripal un «cabrón que traicionó a su país», un espía, un traidor a su tierra natal, mientras honraba al presunto perpetrador, un coronel del GRU, quien en 2014 fue nombrado en privado Héroe de la Federación Rusa.

Aunque algunas de las pruebas en el caso de Navalny son circunstanciales y los médicos aún no han podido identificar una sustancia específica que causó el envenenamiento, existe una necesidad urgente de una investigación rápida y transparente por parte de autoridades independientes. Mientras tanto, sería aconsejable no beber té ruso caliente y asegurarse de que los paraguas de las personas sospechosas estén al revés.

*Michael  Curtis es escritor , periodista y productor de documentales en Estado Unidos 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*