Runnin Whit the Devil

Por Félix Antonio Rojas.

Los genios pueden transformar el mundo en un minuto y 42 segundos: un interludio majestuoso, armónicos alquímicos, –flutter picking-, efectos alucinógenos de la creación, todo mezclado en un coctel de fuego virgen, que asoma por la delicada vagina de la guitarra para venir al mundo como una marcha triunfal de nombre Eruption, y así  cambiaron para siempre el rock and roll, allá por el lejano 1978.

Mudó para siempre los paradigmas y la concepción del metal, viajando de la oscuridad mística de Black Sabbath, hasta llevarlo a un entorno lúdico y festivo del nuevo concepto musical contemporáneo; Eddie fue el primero en cruzar el umbral mágico del tapping de los dioses… Y lo logró.

Eddie Van Halen nació un  26 de enero de 1955 en la bellísima y gloriosa ciudad de Ámsterdam, hijo de padre músico desde muy niño llega a conectar con el mundo sagrado y cósmico de los sonidos; en 1962 su familia emigra a California y empieza a estudiar piano en la escuela, en San Pedro, con el experimentado músico Stasys Kalvaitis.

Habitado por el rock and roll, él y su hermano Alex decidieron experimentar con otros instrumentos como la batería y la guitarra eléctrica; según el propio Eddie en esa época pasaban horas encerrados practicando y estudiando en sus habitaciones. Influenciado en los comienzos por los Cream y Erick Clapton, del cual reproducía en sus inicios todos sus solos, él reconocía que  era más cercano a Jimmy Page desde un concepto más temerario e innovador. En esa época habían creado The Broken Combs.

En 1972 forma junto a Alex la banda Mammoth, para más tarde dar paso a los míticos Van Halen; en 1977 firman con Warner Bros Records convirtiéndose en su principal casa discográfica. En 1978 pasan un año de gira como teloneros de Black Sabbath, donde Eddie entabla una amistad con uno de sus guitarrista fetiches: Tony Iommi.

Su disco homónimo alcanzó el puesto número 19 de la Billboard, convirtiéndose en uno de los debut de mayor éxito en la historia del Hard Rock. El álbum 1984 fue disco multiplatino y el single Jump fue nominado a los premios Grammy, pasando a ser Van Halen una de las bandas punteras en la escena del Metal mundial.

Leyenda inspiradora de maestros como Yngwie Malmsteen, Steve Vai, Randy Rhoads o Joe Satriani, nos deja a la edad de 65 años tras un largo tiempo de lucha contra una terrible enfermedad. Su legado va más allá de su virtuosismo e innovación de sus riff y sus solos, de su tapping que lo consagró entre los más grandes guitarristas de todos los tiempos… El primer guitar-hero, el único top 10 nacido después de los 50tas, según la especializada publicación Rolling Stone.

Eddie sigue corriendo…

 

Félix Antonio Rojas es friki&freelance.

5 Comments

  1. Zoe Valdes

    Muy buen artículo.

  2. Félix Antonio Rojas G

    Gracias Zoé

  3. Félix Antonio Rojas G

    Gracias Zoé Valdés, por suerte sirvieron los años de frikanda en Mordor…

  4. Norlan Guerra

    Me gustó tu artículo Félix, te leí y me pareció estar en tu reino frikimágico de antaño. Te recuerdo con mucho cariño. Te imagino en un café parisienne con tu humo y tu exótica retórica, ese eres tú.

  5. Félix Antonio Rojas G

    Gracias Norlan, de algo valió las miles de noches sin dormir escuchando Metal en Luyano’…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*