Rosa María P. Acevedo, lideresa de Cuba Decide, trapea el piso con el presidente Trump, con Pence e Ivanka Trump

Rosa María P. Acevedo, lideresa de Cuba Decide y el presidente Donald Trump

Por Zoé Valdés.

Rosa María P. Acevedo, lideresa de Cuba Decide, una organización que recibe más de dos millones de dólares anuales del contribuyente norteamericano vía Grants, y quien fue ampliamente apoyada y recibida en varias ocasiones por el presidente Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence, y por la hija del presidente, Ivanka Trump, firma una columna en The Washington Post donde trapea el piso con Donald Trump y le cae a lengüetazos oportunistas a Joe Biden.

En el pasado, la señora Acevedo se reafirmó como de «extremo extremo centro» al ser preguntada por un You Tuber de Miami, así mismo se le ha visto arengando en mítines del PP (Partido Popular) de España, de la derecha tradicional, como también fotografiada con Iván Espinosa de los Monteros, líder de VOX, partido español de extrema derecha, en Madrid. Rosa María P. Acevedo ha sido la única exponente de la oposición en el exilio, y de toda la oposición, en ser sobre protegida y mimada por la administración Trump y por los cubanoamericanos, líderes republicanos de Miami.

Con toda evidencia, la lideresa de Cuba Decide hace alarde de salta perico o cambia casaca partidista, con una alta sensibilidad propia del más eficaz detector de metales. Y como ya nos tiene acostumbrados, P. Acevedo, sin ningún antecedente de liderazgo ni de militancia políticos en la oposición en la isla y después de traicionar al movimiento fundado y liderado por su padre (MCL), y mintiendo sobre su residencia real y sobre otros asuntos de vital importancia política, echa mano de nuevo del cadáver de su padre, para trepar con la nueva administración norteamericana.

Ficha del cambio fraude que su padre denunció y del diálogo con la tiranía mediante un plebiscito vinculante, esta señora no ha dudado en -tal como hace el régimen castrista al dominar a un pueblo por hambre- en manipular también por hambre al pueblo cubano con la proposición de envío de un barco (y no de uno sólo) cargado de víveres a la isla, del que jamás se supo absolutamente nada. Como con el barco y parones, no cumplió ninguna de sus promesas.

Aquí el artículo traducido titulado:

Opinión: Hay una mejor manera para que Biden apoye la democracia en Cuba, más allá de los enfoques de Obama y Trump

18 de febrero de 2021 a las 8:16 p.m. GMT + 1

Rosa María Payá es directora ejecutiva de la Fundación para la Democracia Panamericana.

En los últimos dos meses, ha habido más de 250 protestas en las calles de Cuba. Aunque el régimen cubano trata de negarlo, el pueblo cubano exige un cambio democrático. Ahora el presidente Biden tiene una gran oportunidad de ayudarlos a lograr ese cambio por fin.

El régimen cubano priva a los ciudadanos de las libertades fundamentales, incluido el derecho a reparar agravios o incluso a recibir ayuda humanitaria internacional. Cuando el año pasado se enviaron toneladas de ayuda, donadas por cubanos en Estados Unidos directamente al pueblo cubano y a la sociedad civil para su distribución inmediata en medio de la crisis del covid-19, la ayuda fue robada por el régimen . Las autoridades cubanas persiguen a los más vulnerables e imponen restricciones a los empresarios. El control sobre la población se mantiene aumentando la represión. Sin embargo, cada vez más cubanos expresan su necesidad – y deseo – de libertad.
Mientras el gobierno cubano y sus aliados presionan al gobierno de Biden para que haga concesiones unilaterales que solo beneficiarían a la dictadura, es importante resaltar que estos llamados no representan los mejores intereses de nuestro pueblo. Algunos buscan imponer una elección falsa entre las políticas de los gobiernos de Obama y Trump. En cambio, Biden debería escuchar directamente al pueblo cubano que vive en la isla, así como a los que se vieron obligados a exiliarse en Estados Unidos. Existe una tercera vía que se basa en las experiencias adquiridas de administraciones anteriores y que serviría a ambas naciones.
Estados Unidos debe defender el derecho del pueblo cubano a la democracia y a disfrutar de elecciones libres, justas y multipartidistas. La administración Biden debe reconocer a los miembros de la oposición y la sociedad civil en Cuba y en la diáspora como interlocutores válidos. Biden y el Congreso no deberían hacer concesiones unilaterales, sino pedirle a Cuba que dé pasos irreversibles hacia el reconocimiento de los derechos humanos fundamentales. Estos pasos deben incluir: la liberación incondicional de todos los presos políticos; el fin de la represión; y el respeto en la ley y en la práctica de la libertad de expresión, asociación, incluidos los partidos políticos independientes, reunión pública y libertad económica.

Biden también podría promover la ayuda humanitaria del pueblo estadounidense que ayudaría directamente a los ciudadanos cubanos y a la sociedad civil, evitando cualquier tipo de intervención o para el régimen y su liderazgo militar, que hoy mantiene las ganancias y todas las divisas en la isla. La administración Biden debe responsabilizar a todas las autoridades cubanas involucradas en graves abusos contra los derechos humanos. El presidente debe imponer sanciones políticas, financieras y diplomáticas individuales y considerar la posibilidad de utilizar la Ley Global Magnitsky.

Rosa María P. Acevedo con el vicepresidente Mike Pence
Mi padre, Oswaldo Payá, fue un líder de la oposición cubana y una voz importante en la comunidad internacional . Su vida fue arrebatada por agentes del régimen cubano en 2012. En respuesta a este ataque, el entonces Senador. John Kerry pidió «una investigación imparcial de terceros sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Oswaldo Payá». Las autoridades cubanas se han negado a hacerlo, demostrando así una vez más la impunidad del régimen. Nuestro hemisferio ha pagado un alto precio por permitir décadas de impunidad a la dictadura cubana.

El régimen sigue comprometido con la desestabilización de la democracia en América Latina, con graves consecuencias para la seguridad nacional de Estados Unidos. En Venezuela, Cuba sigue apuntalando al régimen de Nicolás Maduro, con devastadoras repercusiones para el pueblo venezolano, que -como los cubanos- sigue huyendo de la represión y la crisis económica. El cambio de régimen democrático en Cuba es fundamental para la paz y la estabilidad en el hemisferio occidental y también la forma de evitar que la dictadura genere otro éxodo masivo.

Biden debería considerar la posibilidad de denunciar las actividades ilícitas del régimen, incluido el uso explotador de las «brigadas médicas», y buscar enjuiciar en los tribunales a las personas vinculadas a actividades delictivas y terroristas. Debería pedir a otras naciones de nuestro hemisferio que tomen medidas similares. Asimismo, debe promover la participación de los grupos de la sociedad civil independiente cubana en la Cumbre de las Américas a realizarse en los Estados Unidos, y vetar la participación del régimen cubano hasta que cumpla con los artículos de la Carta Democrática Interamericana.

Todos los cubanos sueñan con un país sin la intolerancia ideológica, el apartheid político y la exclusión económica de hoy. Muchos cubanos están trabajando para hacer realidad ese sueño a través de iniciativas como Cuba Decide , un esfuerzo integral para empoderar a los ciudadanos cubanos y presionar al régimen para que finalmente se someta a la voluntad del pueblo y acepte un plebiscito vinculante con estrictas precondiciones democráticas dando paso. cambiar. Nuestros esfuerzos buscan promover un enfoque no partidista de la política hacia Cuba.

Hace años, mi padre declaró que el mejor resultado entre Estados Unidos y Cuba sería «proclamar la buena voluntad entre nuestros dos pueblos: queremos libertad y amistad».

El presidente Biden puede hacer lo que los presidentes anteriores no hicieron y lograr ambos objetivos.

Fuente TWP.

Zoé Valdés es escritora y artista. Fundadora y directora general de ZoePost.

Rosa María P. Acevedo con Ivanka Trump

4 Comments

  1. Abajo la ignominia

    Los únicos comentaristas ridículos en el Washington post que salen en defensa de la Senora Paya son
    Frank Calzon (no tuvo nunca mujer ni hijos)
    Orlando Luis Pardo Lazo
    Son los únicos comentaristas
    El articulo se lo reviso el camajan de Frank Calzon
    Es que la cosa entre estos tres es explosiva
    Frank es el que mas grants ha recibido en la historia del exilio cubano.
    Fuera de estos dos tontos las cosas que le han escrito en los comentarios los americanos de verdad se pueden imaginar.
    Si se fijan en el detalle salen la fotico de Frank Calzon y de Orlando Luis Pardo Lazo en sus perfiles de comentaristas es tan obvio , tan claro que entre estos 3 hay algo.
    Revisen los comentarios en el Washington Post: https://www.washingtonpost.com/opinions/2021/02/18/cuba-democracy-biden-rosa-maria-paya/ y tirenle fotos antes de la Sra Calzon y el otro los borren y se den cuenta.
    Calzon le escribe le revisa y ayuda en el articulo en mal ingles y ademas son los unicos que salen a su defensa en los comentarios, falta nada mas Otaola

  2. Félix Antonio Rojas G

    Dónde están los contenedores y el dinero recaudado ?: Rosa María Baba’, La pájara diabólica y Liu Satán-esteban… Dónde está el dinero?

  3. Juan Fernandez

    👏👏👏

  4. Tronco de poca verguenza, etica, elegancia cambia chaqueta una que ya se montò en el tren de ultima hora desverguenza

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*