¿Quién es Ailer González Mena? (Tercera parte) «Ha habido mucha soledad»

 

Ailer González Mena

Por Ray Luna.

Llegamos a la última fracción de esta entrevista que ha sido toda interesante. Sin embargo, creo que, tal vez inadvertidamente, lo mejor se acomodó al final. Ailer tiene opiniones tan claras y tan auténticas sobre la situación política actual que dejarán a más de uno con la boca abierta. 

Las anécdotas que aquí nos cuenta enriquecen de tal manera esta conversación que estoy seguro muchos guardarán copia. 

Me siento muy honrado por haber tenido la oportunidad de escuchar las ideas y el increíble testimonio —de primera mano— de alguien que vivió una etapa muy importante y excitante en el duro devenir de la disidencia cubana. 

¿Qué pasó en 2013, por qué Estado de Sats dejó de ser el centro, el punto de encuentro de muchos de estos disidentes?

¿Es posible que hubiera desavenencias ideológicas?

Cuando la oposición pudo viajar ese 2013 una de las primeras en salir fue Yoani; y cuando vimos sus primeras peticiones nos pareció lamentable: que liberaran a los 5 espías (que ella y el marido no los llamaban así), que cerraran la Base Naval de Guantánamo, que eliminaran el Embargo. Todo eso nos pareció pésimo y desde ahí comenzamos a marcar distancia. Recuerdo que convergió en Praga con Eliécer Ávila y en un video aparecieron ambos con la perorata de la petición de la liberación de los espías castristas cómplices del asesinato en pleno vuelo de los pilotos Hermanos al Rescate. Esa posición nos pareció inaceptable y marcó definitivamente una ruptura. Esos puntos que alentaron Yoani y Eliécer fueron las primeras “disposiciones” de Obama en su luna de miel con la dictadura.

Ya veo.

Otros opositores comenzaron a viajar y a encontrarse con sus “financistas”. Las fundaciones y ONGs que desde fuera de Cuba escogen a actores y proyectos dentro y que influyen ideológicamente y materialmente a través de agendas e intereses en el posicionamiento de la oposición interna.

La mayoría de los proyectos y actores de la oposición interna responden a intereses y agendas de izquierda dictados desde USA y Europa.

Pocos tienen el coraje de quedarse en “tierra de nadie”. Estado de Sats ha sido de los escasos proyectos que ha tratado de mantener su posicionamiento sin influencias ni manipulaciones, y ha pagado las consecuencias por ello. Ya no estoy en Estado de Sats, así que tampoco estoy hablando en nombre de ellos. Estoy hace más de un año fuera de Cuba, no pertenezco a nada, ni vivo de nada que tenga que ver con Cuba, hablo desde mi absoluta independencia, desde mi experiencia y bajo mi responsabilidad. Te aclaro esto porque más de una vez han intentado mezclar mi opinión personal con Estado de Sats.

Sí, quiero hablar de eso. De tu salida, pero estaríamos dando un salto en el tiempo muy grande. Mencionaste a Eliécer Ávila y su agenda junto a Yoani, pero estos personajes ya ni siquiera se reconocen mutuamente. ¿No crees que mucha gente a la que ustedes le dieron cámara luego les salió con gestos muy feos, de mal agradecimiento? La “Campaña Todos Marchamos” provocó discordia, un rompimiento frontal con mucha gente. ¿Qué puedes decirnos de eso?

Eliécer y Yoani siguen siendo del mismo team. Sí, Estado de Sats ha recibido mucho desagradecimiento pero este tiempo ha sido así también, un tiempo para ver el rostro real de muchos, lo que es al final una ganancia.

Aunque, no fue la campaña Todos Marchamos lo que provocó el rompimiento frontal.

Antes te hablé de la posibilidad de viajar de opositores y su adhesión a agendas desde fuera como un primer parteaguas, la saga de esto y, por ende, otro parteaguas fue el restablecimiento de las relaciones entre Obama y la dictadura, es el momento en que claramente se definen los dos bandos: una oposición reformista —aupada por esa administración Obama— y otra frontal en contra de ese restablecimiento y de cualquier posibilidad de favorecer la mutación del régimen

En cierta medida fue positivo, porque rompió el falso ensueño y la retórica de una supuesta oposición monolítica o “unida en un objetivo común”; ese es un estribillo falso. No, no todos queremos lo mismo.

En cierta medida no, fue buenísimo (risas ) ¡Destapó a malanga!

Tengo una teoría, y es que, al final, lo que yo llamo “visión del grupo Encuentro” ganó la batalla ideológica dentro de la “oposición”; pero esa visión no contó con un bastión tan resistente como Sats. En una palabra, la visión de personas ya ancianas se impuso. Me refiero a gente como Escobar o Rojas.

Absolutamente, como se dice en buen cubano, por Sats pasó todo el mundo “a robar cámara”, era evidentemente un espacio de referencia y visibilidad. El mismo Eliécer, después de su extraño affaire con Alarcón, apareció luego pidiendo disculpas en la tv y hablando maravillas del régimen y nunca más se supo de él, hasta que ¨casualmente¨ muchos años después, apareció de pronto un día con su historia de guajirito proletario inconforme y llamó a Antonio para pedirle que le hiciera una entrevista, y es a partir de esa aparición en Sats que ese personaje vuelve a cobrar cierta relevancia. Así que eso te demuestra la capacidad de visibilizar y exponenciar que tenía Estado de Sats.

La visión socialista izquierdosa ha ganado a la oposición, que tampoco ha sido de derechas nunca, hasta que apareció Sats con otro enfoque marcado por la visión pro americana y capitalista de Antonio y su inclinación hacia el liberalismo clásico. De hecho, el mismo Fernando Rojas fue uno de los primeros entusiastas con Sats, hizo un video que nos envió tempranamente y lo proyectamos, y como él mucha gente de izquierda, que luego a medida que fuimos definiéndonos salieron corriendo y nos convertimos de la noche a la mañana en blanco de sus intentos de descrédito. Creo que intentaron captarnos, pienso que éramos perfectos para ellos, jóvenes, intelectuales, con un discurso articulado. Pero en cuanto comprendieron que nosotros no éramos manipulables ni moldeables, mucho menos teníamos el corazoncito izquierdoso, entonces, hicieron lo que hacen siempre: tratar de invisibilizar o silenciar la labor de Sats, que ha sobrevivido con absoluta coherencia y moral a pesar de los embates.

Crees que el amor tuvo que ver con ese compromiso y esa fidelidad tuyas hacia Sats. Háblame del amor bajo tanta presión. ¿Cómo es vivir 24 horas a la defensiva? ¿Eso no daña las relaciones?

No, el amor no tuvo que ver con mi fidelidad a Sats. Yo soy una persona leal y, además, Sats no era un centro de trabajo al que tú acudes cada día, era parte de mi vida, de mi cotidianidad, era una extensión de mí.

Eso es el amor.

Prefiero hablarte de la amistad, que es en definitiva lo que son Gorki, Claudio y Antonio y hablábamos arriba de los desagradecimientos, yo incorporaría deslealtades y traiciones. Si algo bueno tiene enfrentarte a la dictadura en el gulag castrista, es que logras ver los comportamientos y la naturaleza humana en situaciones límites, y no siempre son elevados. Te voy a resumir, en las únicas personas que confío de la oposición, que conozco dentro de Cuba, son ellos tres. Con esto no digo que no hay gente buena en la oposición, que los hay, pero confianza absoluta solo en ellos. A Gorki lo conocí cuando comenzó a ir a los primeros eventos en Sats, y a Claudio lo conocía de vista desde años antes, siempre lo veía en el cine Chaplin con su cámara al hombro y su camisita a cuadros, siempre haciéndose el chistoso, siempre metiendo muela con alguien (risas). Entonces teníamos un amigo que hacía las ediciones de aquellos primeros programas de Estado de Sats, pero le llegó su salida a Estados Unidos y necesitábamos un editor (luego hasta yo aprendí a editar), alguien nos mencionó a Claudio y fuimos a verlo, estuvimos un largo día junto a él editando, y por ahí comenzó todo, la amistad fue creciendo y probándose.

Sin embargo, ustedes empezaron a viajar también. ¿Alguna anécdota que valga la pena contar? Porque entiendo que muchos opositores viajaron juntos pero, como quien dice, no revueltos. Hubo discrepancias y discusiones en esos viajes.

Pregunto.

Sí, también viajamos, en ese primer momento fue una avalancha de viajes para la oposición, cursos, talleres, eventos de cualquier cosa, más cursos, más talleres, imagina que comenzaron a llamar a la oposición la turisdisidencia, y había un poco de razón en ello. Nosotros siempre sostuvimos viajar solo lo necesario a cuestiones realmente de relevancia, porque veíamos con recelo que los viajes sostenidos y constantes dinamitaban la cohesión y la labor al interior. Había activistas que no se bajaban del avión prácticamente. Hoy ya sé que todos esos viajes, talleres, etcétera, son necesarios para justificar los grants y todo el financiamiento a esas ONGs y organismos que los despliegan y que realmente no aportan mucho a la lucha contra la tiranía.

Y sí, tengo muchas anécdotas de esos viajes grupales.

Bueno, háblanos un poco de esos viajes, porque déjame decirte que hay quienes me han comentado que dentro de aquella oposición había gente, no sólo poco preparada y sin tacto, sino maníaca. ¿Alguna anécdota interesante que quisieras compartir con los lectores del ZoePost?

Deja denotar algo, de todos estos viajes y talleres, creo que solo en los que participé en Polonia, organizados por la fundación Lech Walesa me resultaron entrañables y de mucho aprendizaje.

En uno de ellos, conocí personalmente a Walesa, y en otro viaje (y es una de las anécdotas), organizaron una reunión con él, era un grupo numeroso y variopinto de opositores, entre ellos Yoani Sánchez y el esposo, Yoaxis y Mario Félix (un matrimonio de pastores que radican ya en Estados Unidos), estaba una muchacha que en ese momento era periodista independiente y bloguera —casada con Manuel Cuesta Morúa—, había otra pareja de abogados independientes, sindicalistas y otros. Nosotros nos sentamos bien al final, ya existían ciertas fricciones. Y comenzó la reunión hablando Yoani, que ocupó uno de los asientos en la primera fila, cerca del hombre, y fue la primera en hablar, ella siempre era la primera… (risas) En ese viaje la trataban con deferencia y distinción, era la estrella, y su intervención giró sobre las maravillas de Internet y de la capacidad de alcance y de estremecer al régimen y aquello de que la información es poder, y Walesa sin inmutarse ni asombrarse, le cuestionó todo lo dicho, e hizo una anécdota en la que narraba un momento crítico y peligroso para ellos en medio de la huelga, en el que precisamente por no tener información ni noticias, pudieron asumir la situación sin influencias y con coraje, y le decía a ella: “A veces es mejor no tener tanta información”, bajándole la exaltación. Así fueron sucediéndose las intervenciones, y en todas, para agradar a Walesa, intentaba cada quien ofrecer un relato grandilocuente de su labor. Nosotros no intervenimos, éramos observadores; estábamos divertidos con la actitud de Walesa que no parecía convencido de nada, hasta que finalmente dijo: “Por todo lo que me cuentan ustedes, el comunismo en Cuba ya casi se acabó, me alegra mucho porque necesito ir pronto a Varadero, para aliviarme mi artrosis”… (risas).

Ese día Walessa estaba como se dice “contra el tráfico”.

Walesa, dio en el clavo. La propaganda política por sí misma no cambia nada. ¿Te acuerdas del hashtag#venezuelaquierecambio? Te pregunto esto: ¿cuáles crees tú que deben ser los parámetros de una campaña opositora efectiva? Porque yo hace rato me cansé de tanta campañita ¿sabes?

Yo también me cansé de tanta campañita después de, precisamente como tú dices, intentar varias desde Estado de Sats, y, para completar, la última “campañita”, la presidencial, acá en USA, me acabó de desmotivar. Creo ya más en golpes técnicos que en campañitas, necesitamos algo rápido y extirpador, ya es demasiado tiempo, te acuerdas de aquel cohetazo a Qassem Soleimani? ¿Se llamaba así?

¿Drones, drones, drones? A eso te refieres? Porque yo no podría estar más de acuerdo, pero creo también que matando a Castro no se acaba el castrismo. Pienso que hay que ganar la batalla de las ideas. El país necesita líderes que sean capaces instaurar un nuevo orden social estable y próspero. Sin embargo, veo que la oposición tiene una inclinación hacia la izquierda muy marcada, como si no recordaran que fueron precisamente las ideas de izquierda las que nos condujeron del autoritarismo al totalitarismo más devastador. En fin, hablemos de eso más adelante.

 

Cuéntame un poco de las alianzas que #TodosMarchamos hizo en el exilio y cómo terminaron, por favor. Es que, ahora más que nunca hay refrescar la memoria al público. Porque sucede que muchas veces la gente olvida todo lo que hay detrás de la fachada, de este presente de canciones y campañitas anodinas.

Sí, drones, drones, drones, como dice Zoé, esa sería al menos una campaña “timbalúa”, varonil, después de tanta campañita florida y macondiana.

Déjame decirte, mi experiencia dentro de Cuba es la de encontrarme y conversar con muchos cubanos que parecían más opositores que yo, con una frontalidad y una visceralidad muy fuerte en sus opiniones marcadas por el odio y resentimiento a los mayimbes; una vez, un botero me llevaba al aeropuerto (el innombrable aún estaba vivo pero era ese tiempo en que lo mostraban como un ripio humano y era la burla de todos), y nos pusimos a conversar de la situación y se fue alterando y terminó diciéndome “lo único que siento es que no lo vamos a poder castigar como se merece, pero su esqueleto al menos tendremos que arrastrarlo”, eso me impresionó, luego cuando lo volvieron cenizas, rápidamente recordé a aquel hombre, su deseo tampoco se iba a poder cumplir… (risas)

El castrismo es una mafia y como toda mafia tiene sus cabezas, y acabará con la muerte física de ellas, pero sus secuelas sí permanecerán aunque ya no sé que es peor si el castrismo o esta nueva izquierda resurgida que carga ahora con otros ¨atributos¨ y hace cada vez más que reine el absurdo y la estupidez, todas esas idioteces de las ideologías de género, raciales, ambientalistas con toda su gama de fanáticos verdes y clorofílicos, no sé… hasta que prefiero el castrismo que se me parece más a ese feudalismo primitivo y arcaico y que frente a estas nuevos monstruos, da menos miedo, quizá porque lo conocemos tan bien. Y en eso tienes razón, no existe dentro de Cuba una oposición de derecha, quizás individuos, pero no como movimiento o corriente de pensamiento y eso tal vez conduciría a una Cuba insertada por supuesto en esa izquierda globalizada, con algunas aparentes libertades económicas, pero ya a esta altura tengo mis dudas sobre qué ideología prefiere el cubano, como pueblo, como masa, si nos guiamos por los cubanos que ya viven fuera, incluso hace mucho, la mayoría tiene esa tendencia izquierdosa, y los de adentro viven en condiciones tan anómalas que no deberían ser sujetos creo a ese test, en un gulag solo se sobrevive.

Hablemos un poco de las Damas de Blanco, donde según entiendo ustedes arbitraron acuerdos y conversaciones.

Nosotros desde Sats veníamos observando recurrentes conflictos en las Damas de Blanco que se agudizaron a finales de 2014 y alcanzaron un clima más álgido en enero de 2015 durante un encontronazo entre las Damas de Blanco contra algunas ex integrantes de ese movimiento. La grabación de este incidente fue colgada en las redes bajo el nombre de Damas de Blanco dan mitin de repudio a Alejandrina, o algo así, y esto generó un fuerte estado de opinión muy desfavorable hacia este movimiento y su coordinadora. Era el momento en que recién Obama anunciaba el restablecimiento de relaciones con la tiranía y nos percatamos que existía una marcada intención para mermar el empuje de este grupo. El mismo 17 de diciembre de 2014, el día del anuncio de Obama, en la sede de Estado de Sats se había realizado una rueda de prensa donde se rechazó por una parte de la oposición esta decisión de la administración estadounidense. En enero se creaba precisamente como muestra de inconformidad el Foro por Derechos y Libertades, una especie de coalición opositora que agrupó a diferentes grupos y actores en desacuerdo con el restablecimiento. Estado de Sats una vez más lideró esta plataforma que integraron las Damas de Blanco, El foro antitotalitario de Fariñas, el grupo de Antúnez entre otros. Ante la embestida contra las Damas de Blanco decidimos ayudar para de alguna manera, encauzar los ánimos y colaborar con ellas para impedir su desarticulación en un momento en que nos parecía imprescindible la existencia de este movimiento tan simbólico. Nuestra intervención incluyó impartir talleres sobre derechos humanos, historia de algunas transiciones, charlas, muestras audiovisuales, creé un espacio con algunas de ellas para hacer teatro, que funcionaba como terapia grupal y de crecimiento, y así se fue generando una cohesión de manera natural y empática. Lograron sortear ese mal momento e incluso en esos años del restablecimiento volvieron a tener una presencia importante en el panorama opositor. Debo agregar que parte importante de este momento fue el surgimiento y sostenimiento de la campaña Todos Marchamos,  nunca antes vi en la oposición dentro de Cuba semejante ejercicio de rebeldía, cooperación y solidaridad. Allí, durante más de un año hubo realmente una unidad, pero ocurrió de manera orgánica.

Sí, claro. Pero háblanos, por favor, de la relación entre Estado de Sats y el exilio. Porque aún queda gente de entereza y que no se deja engañar allí ¿no? Gente que no se cree el cuento de las campañas. 

Entre las premisas de Estado de Sats desde siempre estuvo hacer puente entre los cubanos dentro y los de fuera, de ahí que muchas de nuestras iniciativas en redes, cuando aún no existía este furor de ahora, fue involucrar al menos en esta plataforma a cubanos que vivían fuera. En nuestro primer viaje a Miami, precisamente para presentar la campaña Por Otra Cuba, se inició nuestra conexión con algunos actores y grupos del exilio radicados en Miami, e incluso conocimos personalmente en ese viaje a algunos congresistas y representantes de ese exilio, como los Díaz Balart e Ileana Ros-Lehtinen; visitamos también Radio y TV Martí, nos reunimos con directivos de la Fundación Cubanoamericana y tempranamente observamos cierta tendencia desde fuera a “sugerir” o imponer muy sutilmente “maneras de hacer” o posicionamientos sobre determinados temas. Si algo ha distinguido a Estado de Sats ha sido justamente su voz autónoma y responsable, dispuestos a colaborar y ahí están, de hecho, todas los disímiles intercambios realizados, pero manteniendo siempre una visión propia e independencia en maneras de hacer y proyectarse. Hubo muchos intentos de alianzas que finalmente no fructificaron, en parte por esto que te mencionaba anteriormente. Existen también, yo diría, ¨variantes¨ en ese exilio. Hay aquí un número reducido de personas comprometidas, dolientes por Cuba, que sienten aún ese temblor, esa tristeza, esa falta como algo perenne y existe otra parte también de anquilosamiento, de jerarquías e intereses ya establecidos, un engranaje, un status quo que se sostiene de la causa de la libertad de Cuba. A ese exilio doliente lo han ido reemplazado con el apoyo del ¨exilio del status quo¨ con esta camada de seudodisidentes, youtubers, y toda esa fauna, mixtura de lo que ha ido convirtiéndose la sociedad cubana y agentes de opinión sembrados y/o inconscientemente colaboradores del castrismo. Su objetivo, tomar Miami e incluso llegar a puestos públicos en su política local para asegurar la “continuidad” y asimilación de la rumbantela del reformismo castrista en Miami, que terminará siendo como una provincia subvencionadora de Cuba (la Mayabeque de Florida). Sí, aún queda gente en Miami que no se deja engañar, pero todo está tomado por la fanaticada seudopatriotera y esas voces apenas se escuchan.

Siempre me dio esa impresión, Sats no se deja manipular desde afuera, no se deja imponer agendas ni tampoco se suma a cualquier comparsa. Y, es verdad, creo que son pioneros en YouTube.

Recuerdo a Liudmila Santiesteban quejarse de que Antonio no se deja aconsejar. Esa es otra, es obvio que Antonio Rodiles es el líder de Estado de Sats, pero mucha gente, sobre todo esta ola de influencers de Miami que yo llamo El Cártel, que cree que Claudio, Gorki y tú lo siguen ciegamente, como si no tuvieran poder de discernimiento. ¿Crees que lo hacen estratégicamente, para minar la cohesión del grupo? Sé que te separaste de Sats hace poco, pero quisiera saber cómo ustedes, cómo grupo, veían estas declaraciones. 

Esa es una definición que me encanta desde que la leí en un artículo tuyo ¨El Cártel¨, actúan así mismo, como pandilleros, y ninguno es amigo del otro.

Sí, obviamente Antonio es el líder de Estado de Sats y parte de esa malintención echada a rodar es la de la obediencia ciega porque es difícil para el que tiene un corazoncito castrista imaginar que hay seres libres, con opinión propia y poder de decisión. Más de una vez he tenido que aclarar que hablo por mi, y que esas opiniones son mi responsabilidad. De hecho, lo tengo escrito en mi muro de facebook, pero aún así, y es parte yo creo, más de la guerrita y el fusilamiento de la personalidad que cada cierto tiempo intentan contra Antonio. También está ese intento que hablas de romper la cohesión del equipo, ha sucedido en realidad, con más frecuencia en el caso de Gorki, al parecer nos sienten cercanos e impenetrables a Claudio y a mi, y como Gorki tiene una proyección más artística, digamos afable y distendida. Incluso, le han llegado a ¨sugerir¨ que su alianza con Sats no es bien vista, pero creo que Gorki ha ido tomando más conciencia y ejercido su criterio con más dureza a medida que ha estrechado su amistad y trabajo con Sats, además por su posicionamiento a favor de la administración Trump, que Sats también asumió y por el que fuimos casi incinerados por la santa inquisición criolla de izquierda, como el mismo Gorki dice con ironía en un tema: “(…) ya no les cantaré a las pobres minorías,/ya no me invitarán a los festivales de hoy en día”.

Hace más de un año estoy en Miami, ya no pertenezco oficialmente a Estado de Sats, pero ellos tres continúan siendo mis amigos, lo que significa que conmigo no hay posibilidad de traiciones ni mezquindades, como han hecho algunos otros. Estuve en Estado de Sats diez años, soy su cofundadora, agradezco haber podido vivir esa experiencia y ahora estoy nuevamente en el camino, tejiendo otra etapa de mi vida.

Ailer González Mena

Son ya muchísimas las generaciones de disidentes y opositores que han tomado el camino del exilio. ¿Qué piensas de esa generación junto a la que una vez soñaste un país diferente y que hoy se encuentra desperdigada por el mundo? Soy de los que piensan que los cubanos perdieron hasta la capacidad de exiliarse. Hay pocas personas que tienen prohibido volver, pero en general, todos pueden y, de hecho, viajan a la isla. ¿Qué piensas de las primeras generaciones que hoy, como el castrismo mismo, se extinguen sin remedio? ¿Crees que alguna vez ese “exilio” vuelva a jugar un papel fundamental en el futuro del país o crees que ya está demasiado dividido, infiltrado , acomodado?

62 años es más de la mitad de una vida y no tenemos dos para vivirla, así que creo que cada una de estas generaciones de opositores ha hecho lo que pudo según sus circunstancias y hasta donde le dieron sus fuerzas. Hay quien no se fue, pero ya adentro apenas puede o quiere hacer algo; enfrentarse a esta tiranía en soledad, porque realmente ha habido mucha soledad, se dice fácil, pero es muy duro, secante, una lima sorda.

Cuando yo comencé en la oposición no me gustaba llamar exilio a esa parte de cubanos que vivían fuera, porque sentía que los separaba gráficamente, pero luego al conocer a tantos viejitos en Miami, de ese primer exilio, sus historias trágicas, sus muertos asesinados, fusilados, su dolor, su añoranza, y esa resignación del que sabe que ya nunca va a volver y que su lugar lo perdió completamente, comencé a incorporar nuevamente la palabra exilio, sobre todo para ese exilio primero o histórico que le llaman, que pienso fue el más traumático. Luego hubo oleadas sucesivas de exiliados y escapistas. El castrismo en su diabólica perversión ya volvió el exilio una ¨elección¨, puedes decidir si nunca más regresas o si lo vuelves a hacer al poco tiempo de haberte ido. Existe otra categoría que sería la de desterrados, para aquellos que el régimen nunca perdonó y les prohíbe regresar.

Creo que el régimen sí ha ganado la batalla de la propaganda porque trasmutó la condición de exiliado, de perseguido político, por la de emigrante económico. Es decir, ha emulado a estas generaciones de cubanos escapistas con los españoles y chinos de ultramar que llegaron a Cuba buscando progreso y bienestar.

Y ahí está una enorme cantidad de cubanos acogidos en su momento por pies secos pies mojados o por la Ley de Ajuste, ambas otorgadas por ser un refugiado político, borrándose la idea de que escapas de un gulag, de una dictadura, para instalar la idea de que es una emigración puramente económica. Eso, claro, se ha hecho con la aceptación y participación de los cubanos. No sé exactamente las cifras, pero quizás sea Cuba la única nación con más muertos en el mar escapando del comunismo; siempre digo que no se le da, a lo que ha hecho el castrismo, la categoría de holocausto y los mismos cubanos han sido desvalorizados tanto por ese régimen, los ha rebajado tanto, que han perdido todo orgullo, y los ves regresando. ¡Y ojo! A veces se regresa por motivos familiares y eso para mí es incuestionable, la familia primero; pero los hay quienes van por el placer de disfrutar ahora, con otro status, del exotismo de la miseria de la que lograron escapar.

Ese exilio —aquel— no creo que pueda jugar un papel fundamental, ya por ley natural va desapareciendo. Era ese exilio el que tenía propiedades, patrimonio, es decir, tenía algo que defender, y recuperar; además, tenía el dolor, la rabia. El emigrado de ahora creo que sí influirá en tanto el régimen lo necesite y manipule, ya lo está haciendo. Lo peor que puede haber sucedido es que ya no hay dolor. Claro, como todo, no quiero generalizar, lo que observo es pesadumbre, queja por la situación que viven los familiares dentro, pero el dolor por Cuba, esa conciencia no creo que exista ya y estos últimos mensajes, cancioncitas incluidas, son para mí otro experimento del castrismo, necesario para el tiempo que se avecina, el experimento de manipular la memoria, el borrón y cuenta nueva. Porque resulta que ha podido comprobar en estos días, cuán fácil estas nuevas generaciones de cubanos que viven fuera perdonan y no sólo eso, vuelven ídolos a quienes, hasta hace nada, eran voceros de la tiranía. Esa es otra “genialidad” macabra de la dictadura. Sin siquiera reconocer que fuiste un cancerbero de esa dictadura, te levantas un día y dices otra cosa, y ya eres aplaudido, no hay consecuencias ni responsabilidad, mueves estado de opinión, bajo ese aparente arrepentimiento, que nunca señala directamente al verdugo real, que apela solo a la emoción y a la lágrima fácil, el amor, la reconciliación, el pueblo que quiere Vida. El concepto de Patria pero sin Memoria, sin Justicia, sin Verdad. El régimen ve que funciona, y mañana esos mismos ¨arrepentidos¨ hacen otro tema pidiendo lo mismo, pero esta vez para los tiranos, porque esos tiranos comienzan a regalar algunas migajas disfrazadas de aperturas: una ley de protección animal, el matrimonio gay, otra ley de protección a la mujer, etc. En realidad es una buena jugada del castrismo, y yo me quedo maravillada de lo fácil que la gente, incluso personas de ese exilio histórico se tragan la guayaba, solamente porque ahora viene en forma de mermelada.

Una vez tuve la oportunidad de conversar con un checo, amigo personal de Vaclav Havel —por supuesto parte de su equipo en todo el proceso de la transición—, y me gusta siempre hacer esta anécdota: le pregunté en qué momento comenzó el cambio, se quedó pensando y me respondió esto que nunca olvido y que parece subjetivo, sin embargo es imprescindible: “Algo comenzó a cambiar cuando la gente comenzó a sentir vergüenza de ellos mismos”. ¿Me preguntabas qué campaña podría ser efectiva, además de los drones? Quizás una campaña para recuperar la vergüenza nacional.

Excelente. Hace poco leí una entrevista con uno de los fundadores de la revista Encuentro de la Cultura y me llamó la atención el extraño empeño en llamar a esos viejitos que mencionas “el viejo exilio” y en separarse —ideológicamente hablando— de ese exilio. Y, hablando de migrantes económicos, en varios de mis artículos he mencionado que la Ley de Ajuste ya debe ser derogada para los cubanos, no para los norcoreanos ni los vietnamitas. Porque estos cubanos que llegan no sólo no tienen ninguna afinidad cultural con este país, sino que votan políticas totalmente contrarias a libertad aquí y en la isla. Son seres antropológicamente rotos. ¿Qué opinas de eso?

Yo creo que los emigrantes no deberían tener derecho a votar, así de simple, aún cuando luego se hagan ciudadanos de ese país.

El castrismo tiene su propia “antropología” y ha ido generando al hombre probeta castrista.

Cuando te digo que existe una antropología castrista, es real, hay un comportamiento del cubano —aprendido y desarrollado bajo ese sistema— que se dedica a exacerbar los sentimientos menos luminosos de la naturaleza humana, que exhorta constantemente a la histeria colectiva, a la simulación, a la envidia y a la anulación del talento, a la rapiñez,  a la obediencia desleal, a la inmoralidad y a la hipocresía; además de estimular el parasitismo y la dependencia ¿qué puedes esperar entonces de ese hombre probeta castrista cuando emigra a un lugar que le es hostil en tanto disciplina, competencia y libertades?

No quiero generalizar tan vastamente porque entonces estaría negando a esa otra parte —de cubanos— que contienen esa chispa de la virtud y que definitivamente rechaza ya no sólo al probeta castrista, sino todos los comportamientos androides de estos sistemas sociópatas.

Sí, yo también veo una decadencia difícil de superar. La Revolución significó una ruptura antropológica muy profunda, aunque hay aún remanentes vivos de la tradición. Por ejemplo, la gente empieza a recuperar los nombres tradicionales, pues, comienzan a comprender el valor de la tradición. (Los nombres tienen un sentido.) ¡Y quiera Dios que no haya otra generación de la [i] griega! 

La gente va más a la iglesia y la iglesia está, no obstante que de modo muy sutil, reaccionando a las políticas desastrosas del gobierno.

¿Tú crees que va a tomar varias generaciones arreglar todo este descalabro?

Cuéntanos por qué decidiste dejar no sólo la isla sino Sats, por favor.

Sí, creo que un ala de la iglesia católica estará involucrada en el proceso que se avecina, como mediadora y al mismo tiempo impulsora de voces moderadas dentro del sistema, y reparando parte del tejido social. No sé cuánto tomará arreglar el descalabro, pero Cuba tampoco es un país demasiado grande ni complicado, no tiene conflictos religiosos ni étnicos. Creo que dando a la gente libertades reales, algo iría acomodándose; el cubano es bastante simple en sus afanes, solo quiere vivir bien, tranquilo, poder prosperar junto a su familia, y tener algo, su pequeño o grande negocio, su propiedad. El espíritu del cubano es muy comercial, y eso habría que potenciarlo.

Mi etapa en Sats culminó, una década es buen tiempo, y ya te he dicho que me gusta aventurarme en lo que voy encontrando. Sentía, interiormente, que necesitaba pasar a otro estadío. Me costó mucho tomar la decisión final de irme, sobre todo por mi familia que sigue adentro, mis padres, mi hija, mi nieta, pero ellos, a su vez, lo necesitaban, para su salud mental. Me fui también buscando un amor y lo encontré.

¡Felicidades por ese amor! ¡Ojalá dure para siempre! ¿Algo que quieras agregar para cerrar?

Solamente una cosa, no me interesa convencer, cada vez menos debatir, solo decir lo mío y listo.

¿Y del futuro?

¡Ah! Y quizás sembrar cebollinos, tener un horno de carbón para hacer pan ¡nada como el olor del pan recién horneado! La simpleza ante tanta necedad.

Muchas gracias.

Ray Luna es filólogo y bloguero reaccionario. Ailer González Mena es artista plástica, audiovisual, de las artes escénicas, y activista política. Jefe de Redacción de ZoePost.

 

 

 

 

 

3 Comments

  1. Maria Elena Enriquez

    Excelente entrevista a Ailer, mi admiracion a esta gran mujer cubana. Gracias por todo! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

  2. Michel Cespedes

    Me quedo con la atrevida frase de que la visión socialista «izquierdista» (un término más acorde y sin ser despectivo usando izquierdoso) le ha ganado a la oposición que nunca ha sido de derechas….(hasta que llegó Estado de Sats). No sé dónde estuvo la entrevistada antes del 2010 pero de seguro no fue dentro de la oposición.

  3. Michel Céspedes, antes del 2010 efectivamente no estaba en la oposición, comprendo que le resulte demasiado general la frase pero es la visión que he tenido desde esa fecha. De todas maneras aclaré que sí existen individuos.
    Muchas gracias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*