¿Por qué el tirador de Colorado pasó la verificación de antecedentes, como tantos otros asesinos en masa?

Ahmed Al Issa. Dicen que cuenta 21 años; resulta raro con esa fisonomía y esa adustez en el rostro, tragarse el cuento de la edad del criminal (Nota de la Directora de ZoePost)

Por Carlos Carballido.

 

Como ya hemos hablado en estas páginas, el lamentable suceso de Colorado en el que un inmigrante sirio antiTrump, mató a una decena de ciudadanos ha servido para que la administración Biden/Harris firme una orden ejecutiva prohibiendo las llamadas armas de asalto, más específicamente las AR 15.

El suceso ha venido como anillo al dedo para dar la estocada final a la Segunda Enmienda retomando una narrativa que cada día se sostiene menos porque tal parece que en esto hay gato encerrado.

Resulta que, según el departamento de Policía de Boulder, Ahmad Al Issa, el supuesto tirador, había pasado exitosamente, a solo seis días anteriores al ataque, el chequeo de antecedentes y calificó para comprar una variante de AR 15 de la marca Ruger, sin ninguna dificultad, pese a que el inmigrante musulmán era persona de interés del FBI y tenía varios antecedentes delictivos en los archivos locales de la ciudad de Boulder.

En otras palabras, cumplió con el control de armas que la izquierda nos asegura que hará que nuestro país sea seguro. Más que cumplirlo, el sistema  fue incapaz de profundizar en las investigaciones de antecedente o sencillamente tanto Policía como FBI (este último es quien aprueba los permisos de compra de armas) prefirieron no poner la información al dominio público y dieron luz verde para la compra. Lo cierto es que la armería, por estas u otras razones que desconocemos, vendió el arma homicida al sirio Ahmad Al Issa.

Pero a la hora de buscar culpables tanto los demócratas como la prensa servil siguen apuntando hasta el cansancio a la Asociación Nacional del Rifle, a los conservadores y a la Segunda Enmienda.

Tras este último tiroteo, los pedidos demócratas para que se verifiquen los antecedentes penales fueron casi inmediatos, incluido el llamado del presidente Biden para que el Senado apruebe la HR 8 (legislación universal de verificación de antecedentes). Y la pregunta que nos hacemos todos es para qué necesitamos más controles si los que ya existen casi siempre son burlados para que las armas terminen en manos inescrupulosas o de personas con serios trastornos de salud mental.

Colorado, por ejemplo, ya tiene verificaciones estrictas de antecedentes universales, y las ha tenido desde 2013. En otras palabras, cada venta de armas en Colorado, minorista o privada, requiere que se realice una verificación de antecedentes como en la mayoría de los estados de la Unión salvo una que otra excepción. La propia tienda donde el pistolero compró el rifle aseguró que el sospechoso había pasado «exitosamente» la prueba de antecedentes que finalmente aprueba el FBI y he aquí lo sospechoso.

 

UN PATRÓN DE EQUÍVOCOS QUE SE REPITE POR INEFICIENCIA DE LAS AUTORIDADES.

 

Ahmad Al Issa es solo el último tirador de alto perfil en adquirir su arma tras superar con éxito los controles de armas que la Izquierda ha ido imponiendo año tras año antes de abogar por la supresión definitiva de la Segunda Enmienda.

Una gran mayoría de pistoleros que protagonizaron matanzas significativas en EEUU también adquirieron sus armas homicidas legalmente a través de verificación de antecedentes y a pesar de que muchos eran personas de interés del FBI y los departamentos de Policía. En algunos casos habían sido, incluso, denunciados por familiares y amigos con suficientes pruebas como para detenerlos pero, misteriosamente, los dejaron en libertad solo con vigilancia mínima o nula.

A continuación les dejo una lista de casos que responden a ese patrón de haber burlado los «background» para comprar un arma en comercios minoristas o Armerías:

-Atacante del área de Atlanta (16 de marzo de 2021)

-Atacante de la escuela secundaria de Parkland (14 de febrero de 2018)

-Atacante a la iglesia de Texas (5 de noviembre de 2017)

-Atacante de Las Vegas (1 de octubre de 2017)

-Atacante de Alejandría (14 de junio de 2017))

-Atacante de Orlando (12 de junio de 2016)

Hombre armado de UCLA (1 de junio de 2016))

-Atacantes de San Bernardino (2 de diciembre de 2015)

-Atacante de Colorado Springs (31 de octubre de 2015)

-Atacante de Umpqua Community College (1 de octubre de 2015)

-El atacante de Alison Parker (26 de agosto de 2015)

-Atacante del cine Lafayette (23 de julio de 2015)

-Atacante de Chattanooga (16 de julio de 2015)

-Presunto atacante episcopal metodista africano Emanuel (17 de junio de 2015)

-Atacantes del concurso Muhammad Carton Contest (3 de mayo de 2014)

-Asesinos de policías de Las Vegas (9 de junio de 2015)

-Atacante de Santa Bárbara (23 de mayo de 2014)

-Atacante de Fort Hood (2 de abril de 2014)

-Atacante de Arapahoe High School (13 de diciembre de 2013)

-Atacante de DC Navy Yard (16 de septiembre de 2013)

-Atacante del cine Aurora (20 de julio de 2012)

-El atacante de Gabby Giffords (8 de enero de 2011)

-Atacante de Fort Hood (5 de noviembre de 2009)

-Atacante de la Universidad del Norte de Illinois (14 de febrero de 2008)

-Atacante de Virginia Tech (16 de abril de 2007).

Todo esto resulta paradójico. Suena más bien a una complicidad de las autoridades para permitir que personas no calificadas y con antecedentes delictivos y problemas de salud mental tengan una puerta abierta para cometer crímenes masivos y darle una justificación más que evidente al gobierno para impulsar el control de armas. El propio lobbista de esa meta, Gabby Giffords, afirma: «Las verificaciones de antecedentes universales son esenciales para cerrar las lagunas mortales en nuestras leyes que permiten que millones de armas terminen en manos de personas con un riesgo elevado de cometer violencia cada año». Pero la pregunta sería, más control del que ya existe para qué si al final fallan dando luz verde a delincuentes y locos a la hora de comprar el arma.

Entonces es aquí donde queremos llegar. Como todo ha fallado y el FBI y la Policía tienen tanto trabajo para corregir estos errores, nada más fácil que lanzar órdenes ejecutivas para empezar a prohibir las armas sobre todo las AR15. La narrativa es tan veloz que ya hasta las definiciones de armas de asalto han sido modificadas en sitios verificadores de hechos como en Wikipedia para dar la idea que una simple pistola puede ser considerada como tal sin importar la calificación de expertos en balísticas y fabricantes. Al modificar el lenguaje y aceptarlo, el paso final de prohibición no será tan difícil.

 

¿POR QUÉ LOS AR 15 COMO PRIMER PASO?

 

De enero del 2021 a la fecha el FBI en su sitio web reportó que ha realizado unos 4.3 millones de verificaciones en compras de armas pero en un lapso de menos de dos años unos 8 millones de  rifles AR 15 han sido adquiridos en Estados Unidos y según los expertos es el tipo de arma, su capacidad de fuego y el calibre 5.6 NATO lo que más preocupa a las autoridades  porque a pesar de ser semiautomáticas ( tiro a tiro) en caso de Insurrección sería más difícil el control o erradicación de sublevaciones ante desmanes del gobierno.

Sin embargo, los datos de letalidad según el propio sitio del FBI indican que cada año en América las muertes por disparos con AR 15 a penas superan los 304 casos mientras que las causadas por puñales y cuchillos rebasan los 600 fallecidos, lo cual indica que la insistencia de abolir esa arma como derecho público de poseerla obedece más al temor de Insurrección y control de gobierno que a un problema estadístico.

La narrativa del control de armas que propone Biden es más bien un cosmético que esconde la meta final de cualquier gobierno que aspire a perpetuarse en el poder y que no es otro que abolirlas para el pueblo y hombres de bien, pero convertirlas en privilegios de las instituciones de poder para ejercer el terror y del despotismo, lo mismo que avizoraron los Padres Fundadores y que finalmente trataron de proteger con la Segunda Enmienda.

En esta finalidad parece también que hay una complicidad tanto del FBI como de los departamentos de policía porque entonces ¿cómo entender que un delincuente con antecedentes criminales y psiquiátricos es capaz de pasar el control de verificación de antecedentes para luego cometer masacres que llenan de luto a toda una nación? ¿Por qué no exigirles y por qué no demandarlos por negligentes? Claro que no. Es más fácil quitarnos las armas para entonces tener el camino despejado hacia el matadero público al que conducen todas las Tiranías.

 

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

 

 

2 Comments

  1. Pingback: ¿Por qué el tirador de Colorado pasó la verificación de antecedentes, como tantos otros asesinos en masa? – – Zoé Valdés

  2. Saludos….
    No ceo que sean del Party DEMOCRATAS (Liberalism) Progressive…pobrecitos, «ellos» tienen la «ILUSSION» .
    Ahora «otros» que estan «esconditos» detras de la cortina .. tienen maldad, ignorancia, diabolicos..al final ..son los verdaderos COMUNISTAS! que nos traen la Miseria ….y mas muertes (DEAD!
    Thanks /Cooperation
    Charlie G/Sr………………..The USA! !

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*