No hay patria con más soledad que la nuestra. Complicidad total con una Tiranía que está dando plomo y garrote en las calles

Por Carlos Carballido.

Es difícil escribir estás líneas cuando el único hecho comprobado tras el corte  del internet en Cuba por parte de su cúpula castrense es que los cubanos que tuvieron la valentía de salir a protestar, están siendo reprimidos violentamente por los cuerpos armados oficiales  y encubiertos al servicio del Régimen.

Han pasado 48 horas de que una protesta popular en una localidad habanera se regara como pólvora hacia todo el país sin que, a la hora de escribir estas palabras,  veamos un pronunciamiento serio de los gobiernos de la comunidad internacional ante la respuesta que dió el propio presidente ilegítimo de Cuba , Miguel Díaz-Canel en la que, literalmente, diera luz verde a su brazo armado para aplicar toda la fuerza de la violencia e  intentar frenar el descontento popular desbordado en las calles.

Solo hemos visto una insultante «solidaridad con el pueblo cubano» sin que llamen a ese gobierno a parar la represión violenta y a nivel internacional condenar semejantes actos de barbarie. No. Más bien lo que hemos visto es el  típico y diplomático pronunciamiento de la Casa Blanca que dejó como libreto para que las demás naciones caminaran sobre ese mantra: el pueblo salió a la calle agobiado por la carencia de alimentos y medicinas ante la Pandemia del COVID. De un plumazo, el presidente Biden relativizó la gravedad del problema para buscar en los efectos la verdadera causa sin señalar al verdadero culpable.

Cualquier nación que condene a un gobierno por reprimir a su pueblo lo primero que hace es llamar a consultas a los embajadores del país en conflicto y de no obtener una respuesta satisfactoria o no ver ánimos de resolver civilizadamente el problema, se procede a la expulsión de sus sedes diplomáticas. Hasta el momento de escribir este artículo ninguna nación ha tomado la iniciativa, dejándonos a todos la sensación de que el pueblo cubano y su integridad es lo que menos importa.  Pareciera que las protestas son de criminales y que la víctima es el desgobierno cubano. Para mayor vergüenza, Rusia, China y México han expresado que NO aceptarán  la ingerencia extranjera y que la única manera de resolver el problema de los cubanos es levantar el Bloqueo. Bonita manera de proteger a genocidas.

Una vez más la verdadera Cuba, sin libertades individuales ni derechos humanos, sufre de su eterna soledad internacional en la que parece que todos se toman su tiempo para un pronunciamiento y de hacerlo tratan de herir lo menos posible a su casta dirigente.

 

EL ENFOQUE HACIA LOS HECHOS

No es hora de debatir qué llevó a los cubanos a la calle. Reducir un fenómeno social y político como el caso Cuba a la falta de alimentos o medicina es darle una oportunidad a sus gobernantes para buscar un segundo aire y abrir ciertas llaves que le permitan reacomodar sus estrategias para perpetuarse en el poder en lo que ya se llama la » nueva normalidad planetaria» .

Puede que lo anterior  realmente haya sido ese el detonante consciente pero, sociológicamente hablando , el problema también tiene que ver con tantos años de represión emocional por la falta de Libertad, desde expresión y propiedad, que cada cubano padece en lo social y en lo personal. Llega un punto que no es posible controlarse y sin pensarlo, como una chispa se sale a la calle a lo que sea.

A raíz del empeoramiento de la economía mundial desde hace un año por la Pandemia del Covid (fabricada o no,  igual nos da) los cubanos vieron cada vez más reducidas las ayudas del exilio. La escasez de dinero hizo que el desgobierno castro-canelista tuviera que hacer algunos trucos con la moneda para poder subsistir. Al final colapsaron los suministros, pero la del pueblo, no la de ellos.  El resultado  fue que al reducirse las posibilidades de la ayuda monetaria del exilio, los viajes familiares desde el exterior  y de las mulas de Miami  así como también el suministro  del mercado negro  debido a la reducción y posterior cancelación de vuelos a Cuba, la epidemia terminó haciendo el  trabajo  y el pueblo comenzó a sufrir los efectos de la hambruna y las enfermedades asociadas. Particularmente pienso que este hecho serviría para darle el beneficio de la duda a quienes han estado en contra de enviar remesas y ayuda a Cuba porque al final siempre fue una vía de alimentar a la misma tiranía que hoy está dando plomo y garrote a todo aquel que salga a protestar.

Por las redes sociales supimos de ese pueblo oprimido que perdió el miedo, que protestó y que después de muchos años en silencio exigió masivamente LIBERTAD. Pero, y siempre hay uno….. las propias redes al paso de 48 horas están igualmente desenfocando el grave problema que es dejar a un pueblo solo bajo la bota de los neocastristas y sin la más mínima solidaridad internacional para condenar a sus verdugos.

La euforia y esa maldita costumbre de dar por confirmados hechos subjetivos está haciendo más daño que beneficio. En este minuto aún circulan vídeos de protestas y heroicidades populares mientras que las palizas, la militarización de la isla y la complicidad extranjera están en segundo plano. Pululan historias de familiares que cuentan de ajusticiamientos a policías y perros desbocados que se comen a los esbirros allá en el municipio de Güines.

El hecho comprobado es que en horas de la tarde del domingo pasado Cuba apagó su internet pública, impidiendo el registro real de lo que estaba sucediendo. La medida antecedió a la movilización de las instituciones armadas y paramilitares con la orden expresa de Díaz -Canel  de reprimir a los revoltosos tal y como han reportado algunos familiares y testigos presenciales que han podido acceder a conexiones aún establecidas y a llamadas telefónicas que esporádicamente entran a la isla. Como ya sabemos,  a través del estado mayor cibernético de la UCI están  llegando  imágenes de ciudades cubanas en calma patrulladas por las fuerzas castrenses. Otras muestras a las fuerzas militares en control, apresando y golpeando a civiles que insistían en una protesta pacífica. También sitios afines al régimen han divulgado imágenes de los dirigentes en las calles donde aparentemente volvió la calma. ¿Significa que todo acabó? No. La parte obscura es que han empezado a reprimir, a tocar puertas y a arrestar , a llenar calabozos sin absolutas garantías. Están disparando a civiles. Están golpeando con garrotes y están paramilitares vestidos de civiles metidos en los grupos atacando desde adentro.

ESPECULAR SIN CONFIRMACIÓN ES DAÑINO PARA LA CREDIBILIDAD.

Como ya es característico, en  las redes ha surgido todo tipo de especulaciones relacionadas con el hecho, desde que Estados Unidos ha reforzado militarmente el Caribe hasta que Raúl Castro ha huido a Venezuela y/España . Que una aplicación como Psiphon puede usarse sin internet para subir videos  a las redes. Eso sin contar que ya voy por casi 5 canciones que intentan hacerse viral (pasaporte a la monetización) con lo que sucede en la isla. Uno que, no haré mención,  en la protesta de Miami,  se subió a un carro con un megáfono para cantar y recibir los vítores.   Otros  «influmierdas» llamando a resistir sentados cómodamente en una mesa atiborrada de comida allá en un rancho de Homestead mientras el hambre de los cubanos terminó por quitarles el miedo y salir a las calles a poner el muerto. Opositores que con sus Grants no se les vio en las protestas y que ni siquiera fueron buenos para ofrecer alguna estrategia.

Estamos perdiendo el foco si seguimos por ese camino. La realidad es que Cuba padece una soledad internacional lamentable con su pueblo y una complicidad patológica con su gobierno. Sobre estos puntos hay que atacar desde fuera.

Antes de terminar estás líneas  he vuelto a ver las portadas de los principales diarios mundiales en su versión impresa. Tras 48 horas (ayer ninguno se dio por enterado) algunos diarios españoles lo han cubierto. En Estados Unidos vagamente Los Angeles Time, Washington Post y el Herald en Español porque en la versión en inglés aún hablan de Haití. Los demás aún siguen ignorando la paliza que están dándole a los cubanos  en las calles. Algunos en su versión digital lo han hecho pero, en impresa, que es la que vemos en los estanquillos de la  calle o en los mercados, en las instituciones de gobierno y en la vida real han optado por la omisión o cuando más por la información sesgada.

Se ha cuidado mucho la comunidad política internacional de arañar como se merece a la tiranía. Curiosamente los disturbios de Chile, Colombia y cualquier nación gobernada por la derecha son pastos de los medios a la media hora de ocurrir.

Los cubanos no tenemos esa suerte y debemos pasar a la acción y enfocarnos en presionar a las instituciones internacionales, a los políticos locales y federales para que se pronuncien contra el genocidio que ha pedido Díaz-Canel. Bloquearles sus oficinas. Exigirles acción humanitaria de emergencia para condenar a quien masacra al pueblo.  Las tiranías no dialogan, entiéndanlo . Hay que atacarlas con más fuerza con la que ellos hoy están atacando a nuestros hermanos de la isla. Ellos están solos y  sin armas ni alimentos no podrán aguantar mucho. El régimen tiene el monopolio de la violencia y la única manera de eliminarlo es resistiendo desde adentro  a base de guarimba y Molotov, como dice el colega Ray Luna  y presionando desde afuera a todo nivel político e institucional cómo están haciendo varios prestigiosos  intelectuales y activistas como la fundadora de nuestro diario Zoé Valdés. Así que, una vez más,  evitemos desenfocar la gravedad del asunto y busquemos de que manera obligamos a la comunidad internacional a condenar al régimen tiránico de La Habana.

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

 

4 Comments

  1. Correcto y balanceado articulo, solos y en la mierda absoluta

  2. Pingback: No hay patria con más soledad que la nuestra. Complicidad total con una Tiranía que está dando plomo y garrote en las calles – – Zoé Valdés

  3. No te miento. Hace solo unos instantes acababa de leer otro de los artículos publicados en el ZoePost, que por cierto, no solo no fue de mi agrado, sino que había determinado no leer más de tu publicación. Pero me detuve con este, el último en mi buzón de correspondencia. Por ello te leí. No soy de los que participa en discussions personales, ni a favor, ni en contra, pero tu artículo me ha devuelto la fe y el orgullo del por qué nos llamamos cubanos.

  4. Pingback: ZoePost con la Cuba Heroica - Acontecimientos 11/7/2021... -

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*