night club

Por Denis Fortun.

 

tú y yo estamos condenados por la ira de un señor que no da el rostro

a danzar sobre un paraje calcinado

o a escondernos en el culo de algún monstruo

Reinaldo Arenas

 

 

en El Gato Tuerto a una puta le embeben su mirada con desdichas

y entre alcohol besos y boleros descubre en medio de sus muslos el inminente destierro

que alguna vez será de antaño

otras putas dispuestas a rendirse le van a lanzar piedras desde enero

su pecado

no acepta le cambien el color de su carmín y el de su nombre

 

la puta evita los reflejos

muerde nerviosa las patas de sus espejuelos oscuros

la sospecha centellea y marca a su piel como el rastro de sus dientes en las patas de los

espejuelos oscuros

será durante seis décadas la puta marinera y confinada que errante y proscripta mira

 

sin embargo

ganarán los días cuando la tarde de su ida se recuerde como un capítulo molesto

y un viejo barman vendrá a suplicarle después de examinar una larga lista de

arrepentimientos

puta perdónanos y se la meretriz olvidadiza

ven a beber el nuevo coctel de la concordia

ya no hay pendencias

debe caducar la memoria que guardan tus piernas

vuelve a El Gato Tuerto sin zozobra en tus caderas

trae contigo ese brillo en la mirada que una tarde empapamos con sermones y

amenazas

no precisas hoy de tus espejuelos oscuros

 

ella sabe

nada es como antes

cuando fue puta a secas

y no se hablaba del peligro que hoy figuran las palabras

 

Del cuaderno Noticia en desarrollo.

 


Denis Fortun es poeta y narrador.

One Comment

  1. Heidys Yepe

    Una maravilla.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*