Misiva al Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de Bélgica

Mme. Sophie Vilmès, Ministra de Exteriores de Bélgica

Por Léo Juvier-Hendrickx.

 

Al Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de Bélgica,

A la ministra de Asuntos Exteriores, Sophie Wilmès,
A la Subdirectora de la Unidad Estratégica, Sra. Delphine Delieux,
Al Sr. Mohamed Lahmidi, despacho de América y el Caribe,
Considerando la distorsión de la realidad cubana por la propaganda castrista, la complicidad y la presunción de inocencia otorgada al gobierno de la República de Cuba por sus colaboradores económicos, me dirijo a ustedes en nombre de los Cubanos Libres de Bélgica y en nombre del exilio cubano para esclarecer la realidad del Estado y la sociedad cubana ante el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de Bélgica, con miras a una colaboración constructiva hacia un estado de derecho con la sociedad civil cubana democrática y libre.
Señoras, y  señor
La República de Cuba es hoy un estado totalitario fallido sin los principios de separación de poderes, estado de derecho y respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales. El estado cubano no se basa en la constitución legítima de la República de Cuba de 1940, sino en un manifiesto castrista que nombra al Partido Comunista de Cuba como «la única fuerza política» que gobierna la sociedad y el estado.
La República de Cuba sigue siendo uno de los aliados más cercanos de la Federación de Rusia, Irán, China, Corea del Norte y el país que más apoya al gobierno ilegítimo de la República Bolivariana de Venezuela y Nicaragua a través de estrategias de guerra híbridas, asistencia logística y entrenamiento militar.
Recordamos que el gobierno dictatorial cubano no ha ratificado la Convención contra la Tortura, la Convención para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo de 1967.
Exigimos que las instituciones europeas dejen de cooperar con el gobierno cubano, que ha violado reiteradamente los acuerdos de cooperación entre la Unión Europea y Cuba. El exilio cubano pide que se ponga fin a la colaboración de la Unión Europea y sus estados miembros, por tanto Bélgica, con el régimen cubano y aboga por una política exterior cohesionada de este último con sus aliados de la OTAN con el fin de erradicar de una vez por todas el régimen tiránico mas larga en la historia de nuestro hemisferio. Hacemos un llamado por la libertad y el retorno a la democracia en Cuba y el respeto a los derechos humanos.
La histórica intervención de la República de Cuba en las relaciones exteriores y su papel en la incitación de conflictos violentos y disturbios en la región de las Américas han sido demostrados por las autoridades, la policía y los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, de Colombia, Ecuador, Chile, Bolivia. y Paraguay entre otros. Bélgica aún guarda silencio ante la instrumentalización de la policía belga para reprimir a los defensores de los derechos humanos y acepta la injerencia de la embajada cubana a nivel político, económico y cultural en Bélgica.
En repetidas ocasiones se ha pedido a los líderes de la República de Cuba que se abstengan de tal comportamiento. Los líderes de la Unión Europea, Estados Unidos y América Latina han ofrecido su ayuda pero no han tenido ningún efecto en el desarrollo de la democracia en la isla.
La reforma de la economía centralizada en Cuba no se ha concretado y las medidas policiales y judiciales totalitarias no se han abandonado, sino que incluso se han reforzado desde los disturbios del 11 de julio.
Económicamente, los militares controlan el monopolio de varias empresas en el país. Por ejemplo, GAESA (Grupo Empresarial Comercial de las Fuerzas Armadas), actúa como un estado mafioso fantasma dentro del estado, no controlado por ninguna otra institución estatal. Este grupo controla Gaviota, que a su vez controla todas las instalaciones turísticas del país. Los asuntos economicos belgas en Cuba se llevan a cabo estrictamente sin garantías constitucionales con el régimen castrista y no benefician al pueblo cubano.
El Estado cubano controla la mayor parte de la economía del país y casi todas sus actividades económicas duramente ganadas, incluidas las comunicaciones, el turismo, las remesas y la trata de personas, los profesionales cubanos, en especial los llamadas brigadas medicas que salen por el mundo como mano de obra esclava subordinada al régimen. Mientras tanto el pueblo cubano permanece en la pobreza absoluta.
La severa represión actual del régimen castrista contra la libertad de pensamiento, expresión, prensa, movimiento, asociación, investigación académica, religión y otras libertades es un gran desafío para los gobiernos de las democracias que han hecho cumplir la presunción de inocencia al “Gobierno” de la República de Cuba. Sin embargo, desde la resolución europea del 10 de junio, el gobierno cubano finalmente ha sido reconocido como una dictadura.
El régimen de La Habana y sus relaciones con la Federación de Rusia, la República Bolivariana de Venezuela, la República Islámica del Irán y el apoyo a organizaciones de narcotráfico como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército Rebelde de Colombia (ELN) representa una amenaza para los países vecinos y las empresas en la región de América Latina, Estados Unidos y Europa a través de su participación en el tráfico internacional de drogas.
No se puede autorizar a la «inteligencia castrista» a seguir por el mismo camino, ignorando estas realidades. No es políticamente apropiado que Belgica siga apoyando el acuerdo de diálogo político y cooperación UE-Cuba y siga creando condiciones favorables para que el régimen continúe con sus actividades, la implementación de una peligrosa estrategia regional y la represión contra su propio pueblo.
Los cubanos somos víctimas de la persecución continua de miembros de la oposición, disidentes y ciudadanos que exigen derechos políticos, civiles, económicos y culturales básicos.
Pedimos inequívocamente en nombre del pueblo cubano libre y oprimido que Bélgica se ponga del lado del pueblo cubano y se comprometa a apoyarnos en el proceso de democratización y liberación de nuestro país. Recordamos que quienes nos ayuden hoy en nuestra justa causa, serán los privilegiados de nuestras relaciones en el futuro. Solo con su apoyo podremos construir un país libre, próspero y desarrollado.
Les presento las diversas peticiones en trámite, las resoluciones adoptadas a favor de los derechos humanos en Cuba, una serie de proclamaciones públicas realizadas por los Cubanos Libres de Bélgica, una hoja de ruta con los 10 puntos para un cambio de sistema en Cuba apoyado por el mayoría del exilio cubano; y documentos de respaldo relevantes para nuestro objetivo de educar a los gobiernos del mundo libre.
Le pedimos que nos ayude a enviar un mensaje urgente a la comunidad internacional en nombre del pueblo cubano en el 76º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas este próximo septiembre.
El pueblo cubano se encuentra indefenso ante una dictadura incapaz de paliar la situación de salud agravada por la pandemia y que ha rechazado la ayuda internacional para mantener la mentira de ser una potencia médica. La situación es crucial. El sistema de salud pública está colapsado. Cuba está muriendo en masa.
Desde esta breve presentación de 62 años de miseria y terror de Estado, nos gustaría una respuesta clara y llena de convicción política y moral desde Bélgica: ¿Continuará Bélgica su colaboracionismo con la dictadura, o se posicionará junto al pueblo cubano que manifestó pacíficamente por su libertad y despojados de todos sus derechos frente a un régimen represivo, totalitario y estalinista que ha apuntado las FAL belgas contra nosotros ininterrumpidamente a lo largo de las relaciones económicas entre la dictadura y Bélgica?
Señoras y señor
¡Le ruego que vuelvan a re-examinar en nombre del pueblo cubano sus relaciones con la dictadura cubana que nos oprime!
Gracias,
Léo Juvier-Hendrickx
Director de BelgoCuba : Cubanos Libres de Bélgica
Arte-Magna International-ASBL
+32 493 96 49 79

One Comment

  1. Pingback: Misiva al Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de Bélgica – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*