Mundo

Lluvia ácida se extendería a La Habana

Por Martí Noticias/Redacción ZoePost.

La lluvia ácida que baja a tierra las sustancias contaminantes del humo negro producido por el incendio de grandes proporciones desatado el viernes pasado en la Base de Supertanqueros de Matanzas alcanzaba este martes al poblado de Guanabo, en La Habana del Este, según testimonio de una residente del lugar.

La activista María Elena Mir Marrero envió una foto a la redacción de Radio Martí en la que se observan manchas oscuras dejadas por la lluvia en la noche del lunes. Durante todo el día, una nube de humo negro se extendía sobre el poblado y áreas aledañas.

Vecinos del lugar dijeron sentir los efectos del humo… “Durante el domingo, dos aguaceros llenaron la ciudad de charcos viscosos, con una peste a gasolina quemada que se impregnó en las paredes y adoquines de La Habana”, precisó el medio independiente.

La nube negra contiene partículas de dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, entre otras sustancias. Según la Organización Mundial de la Salud, los gases y partículas que se desprenden de la combustión de crudo se asientan en las vías respiratorias medias, mientras las partículas aún más pequeñas pueden alcanzar las vías respiratorias bajas en los pulmones.

Durante una reunión en la tarde del lunes para evaluar la catástrofe provocada por el incendio en la base de almacenamiento de combustible, en Matanzas, las autoridades informaron que una lluvia ácida había sido localizada en el Valle de Yumurí. La ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA), Elba Rosa Pérez Montoya, dijo a la prensa estatal tener todas las evidencias de que hay una afectación natural importante.

Vivienda de Guanabo con las paredes manchadas por la lluvia en la noche de este lunes. (Foto: Cortesía María Elena Mir Marrero)
Vivienda de Guanabo con las paredes manchadas por la lluvia en la noche de este lunes. (Foto: Cortesía María Elena Mir Marrero)

La ministra indicó que los científicos hacen una evaluación de los efectos del incendio en el suelo, el agua, y la biodiversidad, para un análisis integral del impacto ambiental por el incendio en la Base de Supertanqueros.

Informó, además, que al menos tres equipos estarán monitoreando el aire para tener un conocimiento más preciso de las afectaciones. Hasta el momento, la contaminación se mantendría a una altitud de entre cuatro y seis kilómetros, detalló.

Pérez Montoya dijo que el CITMA trabaja con el Instituto de Meteorología (Insmet) y expertos de Matanzas para “controlar cada uno de los lugares más vulnerables” de la provincia, los de Mayabeque y de La Habana.

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) señaló el lunes que tras un monitoreo de las áreas cercanas al incendio, no se halló evidencia de afectaciones a la salud humana producida por los elementos tóxicos liberados por la combustión de crudo. La ministra del CITMA recalcó esta información.

“Reiteramos aquí que la población debe utilizar el nasobuco, sobre todo la más vulnerable (padecimientos crónicos y otros); también es aconsejable que no se exponga al aire libre cuando llueva”, concluyó Pérez Montoya.

Fuente Martinoticias / EFE.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*