Libertad y Amén: Las honras fúnebres de Patria y Vida

Por Carlos M. Estefanía.

Cuando parecía que el duelo de canciones por la libertad de Cuba o en defensa de su dictadura había alcanzado su cúlmen, con Patria y vida, se nos aparece Descemer Bueno con una nueva propuesta en forma de video. Se titula “Libertad y Amén / Cuba Grita Libertad”. Aquí participan junto a Bueno otros artistas como, Baby Lores, Eddy-K, Trueno Aguilera, Amaury Gutiérrez, El Uniko y El Insurrecto.

El nuevo aporte ya da de qué hablar. La publicación digital Holanews se ha hecho eco, publicando el 22 de mayo un despacho de la agencia EFE titulado: “Libertad y amén”, una nueva canción para “despertar” a los cubanos”. Aquí se afirma lo siguiente:

 “El sencillo “Libertad y amén”, que sigue la estela de “Patria y vida”, la canción convertida en el himno de un cambio en Cuba está ya disponible en todas las plataformas digitales para “despertar” a los cubanos y decirles que se quiten la venda y que “la libertad no tiene precio”. Así mismo se explica al lector que el video se hizo en estudios caseros de los participantes, quienes luego se reunieron en la Ermita de la Caridad, y situada a orillas de la Bahía de Vizcaya, entiéndase en Miami.»

Dos cosas me llaman la atención de esta noticia, la primera es el uso de la  frase   “La Libertad no tiene precio” , la divisa publicitaria de la edición impresa de ZoePost, publicación que  ni siquiera citan. La segunda que Holanews no vea contradicciones entre las dos canciones conectadas por la participación de Descemer Bueno. Si embargo existe una auténtica relación de rivalidad entre las dos piezas. Si el escándalo desatado por el reparto de los por cientos significaba una grave herida para la pieza que le precedió a Libertad y Amén, la creación, por parte de uno de sus integrantes, en pugna con los demás, de esta nueva canción, podría significar un tiro de gracia a Patria y Vida. Todo dependerá del nivel de difusión que consiga la nueva obra. Ella cuenta en su favor cierto rango de superioridad, tanto en la forma como en el contenido, con respecto a la que le precedió en la misma línea de condena a quienes gobiernan en Cuba.

«La libertad no tiene precio», divisa publicitaria de ZoePost impreso Nº 0, publicado y distribuido gratis el 21 de marzo 2021, Día Internacional de la Poesía y reiterada en todas las presentaciones de Zoé Valdés, Fundadora y Directora de ZoePost, así como por los miembros de su equipo.

 Para empezar, podría creerse que Descemer leyó (como también se hizo desde La Habana) nuestro primer comentario en ZoePost sobre los puntos débiles de Patria y Vida. 

Al igual que en su respuesta, los comunistas tomaron nota, diversificando sexual y racialmente el contra video, Descemer, en el suyo consigue lo mismo. Lo hace, incluyendo a una mujer, Trueno Aguilera, y algún que otro euro cubano como el popular Baby Lores. Y para que no quepa dudas se nos habla de la Cuba yoruba y la española, es decir de las auténticas raíces de la patria donde negros, blancos y mestizos reciben la misma pateadura cuando se enfrentan al poder.

Esta canción; resulta capaz de mezclar, ecléctica pero hábilmente diversos estilos musicales, desde el rap a los ecos de la forma de musicar y hablar que tuvo la nueva trova, ahora con el discurso verdaderamente disidente que en un primer momento tanto se le atribuyó, pero que de hecho nunca se atrevió a enunciar.

Quizás lo más original del texto, esté en su capacidad de vincular las miserias cotidianas con un elemento trascendente, apocalíptico y a su vez optimista. En su capacidad de apelar a la fe del cubano que la escucha, respaldando lo que se dice con la mezcla en la imagen de una simbología católica y cristiana en general, con la iconografía generada por el movimiento independentistas, gestado en logias masónicas del siglo XIX, una fraternidad de naturaleza universal cuya presencia se hace más que evidente es la bandera de la estrella luciferina, establecida como nacional.

En cuanto al tipo de resistencia que el video preconiza, la única posible en estos momentos, la lucha cívica y pacífica. La opción es clara, en tanto que algunas de las figuras más destacada de esta forma de acción la que vemos en pantalla, entre ellas aquella que algún día llamaremos Padre de la República Democrática, el insustituible Oswaldo Payá.

Por supuesto no existe obra perfecta, y esta no va a serlo. Si no se iban a incluir, por imposible, alusiones explícitas a todos y cada uno de los movimientos y organizaciones que han combatido, de la forma que sea, al castrismo, entonces, el corito gritando al final: “Somos más” el movimiento al que se asocia Eliécer Ávila, más conocido por amigos y enemigos como “El Cabo Malanga” está de más. Esa parte final merece ser extirpada ante que la gangrena partidista corrompa el resto del cuerpo audiovisual.

Al mismo tiempo se notan ausencias inexplicables. Si en su crecimiento participativo de este tipo de creación musical y política, se nos ha transformado en una suerte “Somos el mundo” * por los cubanos, qué les habría costado a sus organizadores incluir figuras tan destacadas en la canción contestataria cubana de la última década, capaces de cantar allí donde las papas queman; Aldo Roberto Rodríguez Baquero y Bian Oscar Rodríguez Galá, de los Aldeanos, Silvito el Libre, por no hablar de Raudel Collazo Pedroso.

Ellos, tan reconocidos en la isla como a nivel internacional, habrían contribuido a dar la fuerza y popularidad que este tipo de obra necesita para funcionar como herramienta en favor de la libertad.

Espero que esta crítica se tome en cuenta para quienes estén dispuestos a continuar en esta batalla musical, del mismo modo que pasen por alto la que vendrá cargada de mal intenciones, no solo por parte de los voceros del régimen, sino de quienes “alegadamente” lo combate desde la misma orilla del entrañable Malecón de la Ermita de la Caridad que vemos en el video.

 Me refiero a ataques sin sentido, como el que, apenas divulgado el material, lanzó Alex Otaola, sugiriendo que el audiovisual había sido financiado con cuadros traficados por Rogelio Bolufé, el famoso “el señor del verde”.

Bolufé, ha sido entrevistado por Baby Lores, uno de los participantes en Libertad y Amén, sobre este ataque. Su respuesta ha sido que él no es un traficante, sino un comerciante, que el “cartel” de traficante lo coloca el castrismo a sus enemigos. A buen entendedor con pocas palabras basta.

Por cierto, ya que estamos hablando de Bolufé y quiero aligerar el cierre de esta nota, lo haré con una pregunta al lector: ¿valdría incluir o no en esta colección de canciones anticastristas de última hora el “célebre corrido” al Sr. del Verde? Aquí se los dejo a ver qué le parece:

 * «Somos el mundo”. Coro coordinado a mediado de los ochenta del siglo pasado por Harry Belafonte. En el participó lo mejor de la canción norteamericana. El objetivo era apoyar los esfuerzos para combatir la crisis de desnutrición y hambre que se vivía en el continente africano particularmente en la Etiopía de 1985.

 

Carlos Manuel Estefanía. Nacido en La Habana en 1962, realizó estudios de Filosofía en las Universidades de La Habana y Moscú, licenciándose en 1987 en la especialidad de Materialismo Histórico. Posteriormente realizó estudios de postgrado en materias tales como, economía, relaciones internacionales, periodismo, lingüística, teoría de la comunicación y semiótica. Así mismo recibió cursos por encuentro en la Facultad de Derecho en la Universidad de La Habana, en materias tales como: Historia del Estado y el Derecho, Teoría del Estado, Derecho de Familia, entre otras. En mayo de 2009 recibió el título de Magister en Pedagogía del Español y de las Ciencias Políticas por la Universidad de Estocolmo.

Radica en Suecia desde 1993, donde es fundador e integrante de la directiva de la Sociedad Académica Euro cubana, así mismo, es presidente de la Asociación de Graduados Extranjeros en Suecia. Es además miembro de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en Suecia (PROFOCA) y del Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio.

6 Comments

  1. Pingback: Libertad y Amén: Las honras fúnebres de Patria y Vida – – Zoé Valdés

  2. un super articulo

  3. Tremendo análisis porque no dice amén. Como vemos, la verdadera batalla tiene la versión musical o musicalesca, que más se aviene con las perspectivas del régimen que solo desea culturizarlo todo, pues el otro tipo de «enfrentamiento» que es la desobediencia consecuente no le conviene. Los extranjeros se asombran de que la libertad de Cuba sea asumida como parte de un «corrido» de antinomias musicales, mientras los machetes de la palabra se oxidan y más allá no pasa nada, creo que por falta de liderazgo concertado, mientras en el resto del mundo la gente se lanza a las calles para resolver sus problemas. De todos modos, cualquier forma de lucha es respetable cuando de la libertad y el condumio se trata. Y la crítica de este artículo también lo es, amén; tenemos que criticarnos y unirnos a ver si la libertad le cae a patadas a los culpables del drama de 60 años.

  4. Muy buen articulo, pero pero, ahora resulta que la dictadura la van a tumbar al son de cancioncitas?? vaya que el zumba la carabina de Ambrosio y mientras nadie o casi se ocupa de los presos y los verdaderos opositores ahi estan ninguneados sin visibilidad les han cortado el agua y la luz ($$$)y ahi tienen el teniente que los atiende pegados como mocos que no los dejan hablar esto es lo que hay, pero si, vivan las cancioncitas y demosle publicidad gratis !! nada de personal

  5. me gusta patria y vida mas que esta cancion nueva y no me interesa que personas le hagan honras debido a la pelea de descemer con otaola, patria y vida es un himno. da verguenza que si dicen que son luchadores por la libertad de cuba gente que dice ser intelectuales, echen a fajarse por una cancion

    • Señor, una crítica sobre una canción no es echar a fajar a nadie, bájese ya del barrio, que esto es un periódico, no la esquina de Teja. Gracias.

Leave a Comment