Relato Social

Las crónicas de Jendell VII: Cuando muere un Chiva

Por Félix Antonio Rojas.

Desde hace algunos años en los medios contestatarios de info sobre la situación de deterioro de la sociedad cubana, se ha puesto de moda significativamente, notándose el aumento, la tendencia de recrearse en imágenes e historias de ex miembros del entramado criminal creado por la familia Castro Ruz en el pasado y en este presente-futuro por los Castros Espín… Fotografías de seres esqueléticos, huesudos, demacrados, casi cadáveres, abarrotan las portadas de los periódicos digitales y canales de los vende humos youtuberes del reguetón… Casi siempre las mismas secuencias, ancianos acostados sobre camastros mugrientos y miserables, rodeados de una pobreza superlativa, de una indigencia desbordante, todos coronando la cumbre de la más absoluta escasez impuesta por la tiranía, esa misma tiranía que ellos ayudaron a construir y llevar a la práctica más eficiente.

Después puedes ver cómo algunos nostálgicos que en el pasado fueron igual que los de las fotos, piden desde el exilio ayuda y perdón por el vejestorio de sórdidos de la patria que agonizan en sus propias historias.

Quiero recordar, que esas personas escuálidas y sin grasa corporal, que muy pronto pasarán a mejor vida, fueron miembros del PCC, del Minint, de las FAR, de la UJC, la CTC, de la FMC, de la FEU, y de todas las organizaciones de masas afines al régimen; siendo jóvenes, mujeres y hombres, utilizaron todas sus fuerzas, toda su energía y todo su tiempo, para asesinar, encarcelar, delatar, acosar, golpear, vigilar, incordiar y joderle la vida a millones de cubanos que simplemente no querían seguir los dictados de un grupo de delincuentes marxistas, que a golpe de bayonetas, ideología y crímenes, impusieron el más absoluto terror en una isla que antes del 59 era una perla gigante, donde cada mañana el Santo Fulgencio Batista le sacaba brillo con un pañuelo de seda blanco mientras por el oriente salía el sol.

A cada cerdo le llega su San Martín.

Félix Antonio Rojas es friki freelancer.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*